“La transformación debe empezar por la implementación del Acuerdo de Paz”: Gloría Inés Ramírez

0
277
Gloría Inés Ramírez

La vicepresidenta de la Federación Democrática Internacional de Mujeres y dirigente del Partido Comunista Colombiano hace un balance de la coyuntura electoral y habla sobre el futuro del país, que decide entre la propuesta democrática liderada por Gustavo Petro y el continuismo y autoritarismo que representa Rodolfo Hernández

Habla la J Radio

¿Qué significa para el pueblo colombiano y particularmente para las mujeres que un tipo como Rodolfo Hernández pueda ganar la Presidencia de la República?
-La verdad es que yo ni siquiera quiero pensar que un personaje como Hernández llegue a la Presidencia de Colombia. Son varias razones, no solamente por su mensaje en contra de las mujeres, sino por su ignorancia frente a la realidad económica y política del país. No ha entendido que la participación de las mujeres, que somos casi el 52 por ciento de la población, es un problema estructural de la democracia.

El candidato Hernández se ha ido en contra de la legislación que tipifica y penaliza el feminicidio. Como senadora, usted fue una de las creadoras de ese instrumento ¿Por qué es tan importante la Ley 1257 o ley Rosa Elvira Cely?
-Nosotras tenemos derecho a una vida libre de violencias. La Ley 1257 es un instrumento jurídico para construir una vida libre de ese flagelo, pues no solamente lo especifica, sino que da protocolos para que las instituciones territoriales empiecen campañas para que la sociedad no normalice la violencia en contra de la mujer. En esa misma ruta, construimos jurisprudencia en contra del feminicidio, tipificamos este delito atroz que es el asesinato de mujeres por su condición de serlo o por motivos de su identidad de género.

El feminicidio es la etapa final de un círculo de violencias. Nunca hay un asesinato a una mujer si no hay sometimiento a violencias continuas de todo tipo: físico, psicológico, sexual, económico, etc. Por eso hemos sido tan enfáticas en decir que no hay crímenes pasionales por amor, lo que hay es una violencia de género que no puede ser justificada ni aceptada por la sociedad. Todo lo contrario, lo que hay es que prevenirla y trabajar hacia su eliminación.

Por eso son absurdas las intervenciones del señor Hernández, no solo porque nos manda a la casa como si fuera el medioevo, sino porque desconoce en su totalidad la agenda de las mujeres, donde la lucha en contra del feminicidio es un punto prioritario que se ha posicionado en el conjunto de la sociedad.

Feminicidios

Durante el último periodo se han incrementado los casos de feminicidio en el país. ¿Cuál es la opinión que tiene el movimiento de mujeres frente a este lamentable fenómeno?
-Las cifras son contundentes. En el 2020 hubo 630 casos; en el 2021 tuvimos 622; y en lo que llevamos del 2022 son 64 feminicidios. Esto nos indica que más o menos cada 28 horas una mujer está siendo asesinada. Por eso esta ley es tan importante y significativa. Porque se trata de combatir esa invisibilización que han tenido estos crímenes y que afectan la vida cotidiana, no solo de las mujeres víctimas sino también de núcleos familiares y comunidades enteras. Es un fenómeno que enluta al país.

Ante esta realidad, el movimiento de mujeres ha avanzado en construir agenda. Las consignas de “ni una más” y “nos queremos vivas” se han posicionado en las distintas movilizaciones. Nos conmocionamos ante todos los actos de barbarie, como el caso de Juliana Samboní, la niña de siete años que fue violada y asesinada, doblemente abusada; o el caso de Rosa Elvira Cely, quien además de violada y abusada, fue empalada; o el caso de Rosa María Pava, que es una abuela de 68 años que su nieto violó y la empaló.

Los feminicidios son una tragedia humanitaria que vivimos las mujeres de este país. Colombia es el primer país en feminicidios en América del sur y el segundo en América y el Caribe después de México.

Trabajo

El candidato Hernández también se ha manifestado en contra de los sindicatos. Usted fue líder sindical y ha estado en el Congreso, lideró la iniciativa del Estatuto del Trabajo. ¿Por qué tanta política antisindical por parte del candidato?
-Es increíble, pero al parecer para el señor Hernández el sindicalismo no debería existir. Solo por ese hecho está desconociendo la democracia, donde es fundamental la organización y participación de los sindicatos, de acuerdo a los derechos constitucionales adquiridos por la clase trabajadora, así como por la normatividad internacional.

En cambio, nuestra propuesta es respetar la Constitución Política del 91. Como integrantes del Pacto Histórico nos comprometemos a defender los derechos de la clase trabajadora, en especial el artículo 53 que obliga a implementar el aplazado Estatuto del Trabajo. El proyecto que presentamos construye avances en materia de formalización del salario mínimo y estabilidad laboral, además de asegurar el derecho a la protesta.

Colombia dice que respeta la huelga, pero acá no se han definido cuáles son las garantías para que sea un derecho real. En la práctica lo que Rodolfo hizo en Bucaramanga con los trabajadores de las Empresas Públicas cuando les dijo que o se rebajaban el salario al 50 por ciento o se van de la empresa mientras hacia una empresa paralela, evidencia la realidad de una mentalidad que puede ser un peligro para los trabajadores del país.

Paz y cambio político

¿Por qué es tan importante la implementación del Acuerdo de Paz?
Porque definitivamente ha sido uno de los avances más importantes en materia de reformas que necesita el país. Recordemos que su implementación ha tenido muchos obstáculos, sobre todo por parte del gobierno uribista de Iván Duque que ve como una amenaza el potencial transformador que representa la reforma agraria, política, electoral o la justicia transicional.

En un eventual gobierno progresista del Pacto Histórico, como Partido Comunista y Unión Patriótica, defenderemos que el proceso transformador del país empieza con la implementación total del Acuerdo de Paz.

¿Cuál es la invitación para el próximo 19 de junio en la segunda presidencial?
En Colombia debe haber un cambio y este lo representa la fórmula de Gustavo Petro en la presidencia y Francia Márquez en la vicepresidencia. Yo trabajé con Gustavo y puedo dar fe de su trabajo de toda una vida por el cambio político. Siempre ha actuado de acuerdo a sus principios y convicciones. Se le pueden criticar cosas, pero definitivamente es el estadista que necesita el país. Conoce la realidad nacional y tiene la capacidad para transformarla.