La deuda externa de América Latina y el Caribe. ¿Hasta cuándo?

0
800

Mientras el capital especulativo financiero deambule por la tierra, sin control alguno, la posibilidad de desendeudarse real y ampliamente, será totalmente difícil. La deuda externa seguirá siendo un mecanismo de desacumulación para nuestra parte de América.

mercados-de-deuda

Nelson Fajardo

La deuda externa de América Latina y el Caribe fue un problema que causó una alta conmoción durante la década del ochenta del siglo XX, que condujo a bautizar esa como “la década perdida para América Latina”. Efectivamente, se trató de una situación en la que los acreedores no podían cobrar y los deudores no podían pagar la deuda.

CUADRO 1:
AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE: DEUDA EXTERNA BRUTA TOTAL
(En millones de dólares, saldos a fin de período)

FUENTE: Estudio Económico de América Latina y el Caribe (CEPAL), página 193.
FUENTE: Estudio Económico de América Latina y el Caribe (CEPAL), página 193.

Esta situación de crisis fue tan grave, que obligó al imperialismo a recurrir a los swaps o paquetes de deuda, comprados por las mismas transnacionales, principalmente, estadounidenses. Por esta vía, el proceso de transnacionalización se profundizó y preparó el camino para la ofensiva de Estados Unidos sobre la región latinoamericana, a través del ALCA.

El cuadro 1 nos muestra, claramente, el carácter casi exponencial del crecimiento de la deuda durante el periodo escogido. Es una deuda que tiene sus mayores incrementos entre 2009 y 2010, precisamente, en momentos en que la economía capitalista global atraviesa por una leve recuperación luego del estado maniaco depresivo que la acompañó entre 2007 y 2009.

Cuadro 2:
PAÍSES ALTAMENTE ENDEUDADOS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE (A)
(En millones de dólares, saldos a fin de período)

FUENTE: Estudio Económico de América Latina y el Caribe (CEPAL), página 193.
FUENTE: Estudio Económico de América Latina y el Caribe (CEPAL), página 193.

A nivel del subgrupo más endeudado, encabezados por México, y con Chile con menor volumen dentro del subgrupo. En el caso de Argentina observamos que entre 2008 y 2009, la deuda externa no se incrementó fuertemente; y pasó de $198.340 millones de dólares en 2008 a $198.192 millones en 2009. La brasileña es, una deuda pública, con pocos productos y un gran apoyo para impulsar un desarrollo doméstico, altamente favorable.

Cuadro 3:
PAÍSES MEDIANAMENTE ENDEUDADOS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE (M)
(En millones de dólares, saldos a fin de período)

FUENTE: Estudio Económico de América Latina y el Caribe, (CEPAL), página 193.
FUENTE: Estudio Económico de América Latina y el Caribe, (CEPAL), página 193.

Venezuela está ubicada como el país que puntea por tener la deuda externa más alta, dentro del subgrupo de países medianamente endeudados. En total, los tres miembros del subgrupo, hacen una deuda que en 2008 era de $134.430 millones de dólares; y pasa a $252.960 millones de dólares.

Cuadro 4:
PAÍSES BAJAMENTE ENDEUDADOS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE (B)
(En millones de dólares, saldos a fin de período)

FUENTE: Estudio Económico de América Latina y el Caribe (CEPAL), página 193.
FUENTE: Estudio Económico de América Latina y el Caribe (CEPAL), página 193.

Al observar el cuadro 4, encontramos que en el lote de países menos endeudados y con las deudas más altas están Uruguay, Ecuador, Guatemala, Costa Rica; por el lado de los menos endeudados tenemos Haití, Paraguay, Honduras y Bolivia; y en una línea intermedia están República Dominicana, El Salvador y Panamá.

Este menor endeudamiento con subgrupos, no se da en dependencia con la baja o alta liquidez de los países para el pago de sus deudas; sino que está en dependencia de las condiciones políticas, socioeconómicas y naturales de cada uno de ellos; así como del tamaño de su presupuesto. Lo primero que podemos observar es que la suma de todas las deudas crece de manera exponencial, al dar un salto de 2008 a 2012 exorbitante al pasar de 92.731 millones de dólares en 2008 a 134.683 millones de dólares respectivamente; lo que significa un incremento del 45.2 por ciento durante los cinco años del periodo en estudio.

Este tipo de incrementos muestran que los 11 países de este subgrupo tienen serias dificultades para fortalecer la capacidad acumulativa de las economías con recursos propios, lo cual obliga a mayores niveles de endeudamiento. Así, por ejemplo, Uruguay encabeza el subgrupo de los bajamente endeudados y durante los cinco años.

Al tratar las variaciones porcentuales año a año, vamos a encontrar más sorpresas, en la medida que ellas nos indican el comportamiento de los Estados con su capacidad cotidiana de endeudamiento. Así las cosas, tenemos que en el subgrupo de los países más endeudados, se dan unas variaciones altísimas, que entre 2009 y 2010 fue de 7.1 por ciento de crecimiento año a año, para pasar entre 2010 y 2011 a 21.1 por ciento. Este fenómeno tiene que ver con una amplia inversión en capital constante, ligado al desarrollo en la infraestructura.

¿Hasta cuándo?

Luego de la crisis de la deuda en 1984, de las medidas tomadas por las transnacionales, por medio de sus Estados o por vía directa, se puede constatar que la situación no tiende a la baja; por el contrario, la deuda externa total de América Latina y el Caribe ha tenido unas variaciones anuales en porcentaje, extremadamente altas. Por ejemplo, en los países de alto endeudamiento, Brasil, el más endeudado de la región, obtuvo variaciones año por año, supremamente altas; entre 2008 y 2009 fue de -0.09 por ciento, para una reducción insignificante; mientras que entre 2009 y 2010 la variación fue de 29.5; entre 2010 y 2011 de 16.1 por ciento y entre 2011 y 2012 llegó a 5.0 por ciento.

Mientras el capital especulativo financiero deambule por la tierra, sin control alguno, la posibilidad de desendeudarse real y ampliamente, será totalmente difícil. La deuda externa seguirá siendo un mecanismo de desacumulación para nuestra parte de América.