Investigación penal: análisis de contexto

0
358
Escena de una audiencia de juzgamiento penal.

Con este tipo de investigación los imputados son los partidos políticos, las organizaciones populares, sociales que actúen en determinadas regiones. No solamente van a criminalizar a líderes populares, sino a la protesta social, y toda forma de oposición.

Escena de una audiencia de juzgamiento penal.
Escena de una audiencia de juzgamiento penal.

Rubiel Vargas Quintero

El trasplante del derecho no para en Colombia. Un gran número de juristas que han realizado sus estudios de doctorado en EEUU y en Europa, especialmente en Alemania, han aplicado teorías en el ordenamiento jurídico colombiano. En el primero, la teoría del realismo jurídico norteamericano, implementando el pensamiento único y el modelo neoliberal, en el segundo están desarrollando la metodología de la investigación penal: análisis de contexto, en el marco de la justicia y la paz. Estas teorías nada tienen que ver con la realidad colombiana, son refritos que las muestran como teorías innovadoras.

En Colombia la Fiscalía General de la Nación viene ajustando la metodología de la investigación penal: análisis de contexto, en el marco del proceso de La Habana, de la justicia transicional, del marco jurídico para la paz. Este tipo de investigación supuestamente busca indagar las conductas delictivas de las organizaciones relacionadas entre sí, no como conductas aisladas, individuales, sino que son determinadas por un contexto en el ámbito social, político y económico.

Su principal objetivo estratégico es desmantelar organizaciones, alianzas y redes “criminales”. Para ello han creado la Unidad Nacional de Análisis y Contexto. La tradición penal se ubica en la investigación del caso en particular que se puede trasladar a lo universal, donde la responsabilidad es individual. Con esta “nueva” teoría parte de lo universal a lo particular.

Tradición penal

Supera la tradición penal caso a caso con la noticia criminal. La criminalidad que debe ser investigada en el contexto de la justicia transicional, que parte de otra mirada de cómo abordar este tema. Se debe avanzar mucho más allá. Superar caso a caso. Para esta teoría la delincuencia contemporánea, la moderna criminalidad ya no operan de forma vertical, sino horizontal. No es fácil ubicar el jefe o la estructura.

Tienen una red criminal que comete varios delitos, que opera en forma diferente. Para enfrentar las nuevas modalidades criminales, se debe analizar la forma como estas organizaciones operan, la estructura, los vínculos, las relaciones, su forma de actuar y cómo se han desarrollado. El análisis debe hacerse de forma global, con proyección de cada uno de los sectores que puedan ser afectados, partiendo del contexto, de las relaciones que existen entre los diferentes individuos, de los grupos que conforman esa red.

Se fija claramente cuáles son los hechos delictivos, los sujetos que actúan dentro de la organización. La metodología no va ya del caso particular a lo general, sino de lo general al caso particular. El investigador, el fiscal, el juez deben tener una visión general, abierta, integral, que va más allá de la propia configuración del crimen concreto. El crimen concreto es la consecuencia de investigar una gran estructura y del control efectivo de la organización, y por lo tanto es esta la que debe ser descubierta.

Se analiza el marco de poder externo e interno del grupo, entender cómo funcionan, como es su modo operante de la organización, quiénes son sus cabecillas, quiénes son sus representantes, las unidades de apoyo, sus formas de financiación, niveles de mandos y coordinación, para poder avanzar mejor en una investigación.

De esta forma, el investigador judicial clasifica a todos los sujetos de la estructura criminal, ordenándolos, para poder generar modelos y representaciones gráficas que permitan caracterizar la propia red, para lograr establecer cuáles son los grados de responsabilidad de sus actores. Permite diferenciar niveles de responsabilidad efectiva. Encontrar las redes de apoyo económico, político, prestación de servicios de salud, de habitación, en forma de red, se buscan los colaboradores en todos estos aspectos.

Caracterización de contexto

Se caracteriza en dos niveles: Investigaciones de macrocontexto y microcontextos. I) Macrocontexto son los elementos investigativos alrededor de aspectos políticos, económicos, culturales, que permiten estudiar las regiones, empresas que funcionan en esa región, la actividad política de la región, cómo está organizada la región, qué tipo de población tiene, cuáles son los problemas de la región; con estos elementos la fiscalía busca saber cuál es el origen del crimen, que personas colaboran, cuáles son las zonas de influencia.

II) Microcontexto. Situaciones en forma de cadena, que organizan un universo de casos que tienen una misma dinámica, una serie de casos. Para realizar se vale de todo. Las fuentes primarias, como el expediente, y fuentes secundarias, como la prensa, informes académicos, informes de organizaciones no gubernamentales.

Para poder realizar la investigación, la Unidad de Análisis de Contexto se apoya en una variedad de disciplinas: sociología, filosofía, matemática, estadística, son fuentes que permiten aproximarse de una manera diferente, emiten conceptos que fortalecen el expediente a través de diagramas, cartografías sociales, formas de discursos teóricos, videos, que sirven para la investigación. Permite construir un indicio de responsabilidad a través del contexto. Identifica modelos de criminalidad para así poder saber cómo actúan.

¿Para qué sirve un contexto? Aporta una hipótesis investigativa que tiene un resultado universal, imputar crímenes internacionales, de delitos de lesa humanidad, de genocidio, de crímenes de guerra.

Con este tipo de investigación los imputados son los partidos políticos, las organizaciones populares, sociales que actúen en determinadas regiones. No solamente van a criminalizar a líderes populares, sino a la protesta social, y toda forma de oposición.