jueves, junio 20, 2024
InicioLa militanciaHomenajeHasta siempre, camarada Teresa

Hasta siempre, camarada Teresa

Falleció en Ibagué la sobreviviente de la Guerra de Villarrica y exintegrante del Comité Central del Partido Comunista

Nelson Lombana Silva

Con música llanera y demás aires musicales, fue despedida la camarada Teresa Matiz de Prada por sus familiares y amigos que concurrieron al acto de inhumación. Fue una ceremonia sencilla, pero emocionante, en donde se recordó su lucha revolucionaria al lado de su esposo, el también camarada Eusebio Prada, quien hace seis años murió.

Teresa Matiz de Prada, veterana sobreviviente de la guerra de Villarrica, Tolima, por obra y gracia del dictador Gustavo Rojas Pinilla, batalló incansablemente entre los estruendos de las bombas y el tableteo de las ametralladoras del régimen, prestando solidaridad a los campesinos y campesinas caídos en desgracia, animando la unidad del pueblo para resistir la arremetida y fortaleciendo la ideología del Partido Comunista.

Olga Lucía Pito Bolaños, también simpatizante de la izquierda, consternada por la muerte de la camarada, la define como una “lideresa incansable durante todo el tiempo de su militancia partidista. Tuvo la oportunidad de estudiar marxismo en la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviética, URSS”.

Recuerda que la camarada Teresa desarrolló trabajo político en los departamentos de Tolima y Meta, junto con históricos comunistas como Gilberto Vieira, Cecilia de Viera, Manuel Cepeda Vargas y Yira Castro, entre otros y otras.

Su esposo, Eusebio Prada, fue presidente de la asamblea departamental del Meta. Durante el genocidio contra el Partido Comunista y la Unión Patriótica, fue víctima de un atentado que por poco le cuesta la vida. Al recuperarse regresó al Tolima, siguiendo su lucha en el municipio de Icononzo, de este departamento.

En cada una de estas luchas, momentos amargos y de dura zozobra, la camarada Teresa Matiz siempre estuvo a su lado con dignidad y compromiso revolucionario. También fue dirigente nacional de la Unión de Mujeres Demócratas, UMD, desarrollando un papel meritorio en la lucha organizativa de la mujer en busca de sus derechos desconocidos históricamente por el sistema capitalista.

Fue concejala por el Partido Comunista en los municipios de San Martín y Granada, Meta, donde aportó con decisión la denuncia, el maridaje del militarismo con el paramilitarismo. Luchó por los campesinos y el desarrollo comunitario de estos municipios.

Durante sus últimos años de su victoriosa y honrosa existencia, la camarada Teresa Matiz de Prada aportó su testimonio de vida a la redacción del periódico La Época, en el cual reconstruyó la terrible guerra de Villarrica. También, le contó a María Gaitán, directora del Centro Nacional de Memoria Histórica, su versión acerca de los efectos del Bogotazo en el Tolima.

Ha partido a la eternidad una gran mujer, una verdadera heroína, una comunista hormonal, que se mantuvo firme y consecuente con su clase social, hasta que la muerte la sorprendió en la ciudad de Ibagué. ¡Honor y gloria a su memoria!

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula