lunes, marzo 4, 2024
InicioEdición impresa¡Grecia dijo no a la eutanasia!

¡Grecia dijo no a la eutanasia!

Por una abrumadora mayoría, los griegos rechazaron en las urnas la propuesta de la banca europea de asumir mayores sacrificios para cancelar una deuda a todas luces ilegal e ilegítima.

Alegre celebración del pueblo en Atenas, ante los contundentes resultados electorales en contra del recetario neoliberal de más ajustes en el gasto social.
Alegre celebración del pueblo en Atenas, ante los contundentes resultados electorales en contra del recetario neoliberal de más ajustes en el gasto social.

Alberto Acevedo

Casi diez millones de ciudadanos habilitados para ejercer el derecho al voto se expresaron en forma abrumadoramente mayoritaria por el no en una consulta convocada por el gobierno de la coalición izquierdista Syriza, donde se le preguntó al pueblo griego si quería o no aceptar la fórmula de la banca internacional y de la Unión Europea de aceptar nuevos sacrificios y más recorte en el gasto social para acceder a nuevos créditos que le permitan al país paliar la aguda crisis económica en que está sumido, precisamente por un desastroso manejo de las finanzas públicas bajo gobiernos anteriores.

En la noche del pasado domingo, con la totalidad de los votos escrutados, el resultado entregado por las autoridades electorales helénicas indica que el 61,31% de los consultados votó por el no, frente al 38,69% de ciudadanos que optaron por el sí; esto indica una diferencia de 20 puntos porcentuales, mucho más allá de lo que indicaban las encuestas, con lo que el recién inaugurado gobierno de Alexis Tsipras se anota un contundente éxito político y respaldo popular.

Entre las primeras reacciones por los contundentes resultados, estuvo la del propio primer ministro Tsipras, quien dijo que “cuando un pueblo tiene fe y conciencia colectiva, puede resistir. Hoy celebramos esta victoria democrática, pero mañana seguiremos como un país unido. Creo en el poder popular”. “Grecia se sentará en la mesa de negociaciones para restituir la estabilidad económica”, anotó el gobernante.

En los minutos siguientes a la publicación de los resultados electorales, el gobierno ruso, encabezado por Vladimir Putin, dijo que continuará brindando su apoyo y solidaridad a las decisiones que en forma soberana asuma el gobierno de Syriza, mientras que el anterior primer ministro griego y líder de la campaña por el sí, Antonio Samaras, renunció como jefe del partido centroderechista Nueva Democracia, abatido por los resultados en las urnas.

Modelando el futuro

Por su parte, el acreditado analista y Premio Nobel de Economía Paul Krugman dijo el mismo día de la consulta electoral: “Acabamos de ver a Grecia levantarse contra una campaña de acoso e intimidación, un intento de meter miedo a los griegos no solo para que aceptaran las exigencias de los acreedores, sino para que se deshicieran de su gobierno. Ha sido un momento vergonzoso en la historia moderna de Europa y, de haber prosperado, habría sentado un feo precedente”.

También Joseph Stiglitz, otro Nobel de Economía, había dicho: “votar por el sí significaría depresión casi sin fin”. En cambio votar por el no “al menos abre la posibilidad de que Grecia, con su fuerte tradición democrática, pueda tomar su destino en sus propias manos. Los griegos podrían ganar la oportunidad de modelar su futuro que puede que no sea tan próspero como en el pasado pero seguro es más esperanzador que la inconsciente tortura del presente”.

Otros analistas indicaron que en la jornada del pasado domingo la democracia de Europa se puso en juego en Grecia. Las exigencias de la alta burocracia europea para no ofrecer al pueblo griego otra opción que la austeridad, sinónimo de desastre económico y social, hubieran sido un nefasto precedente que le hubiera permitido a la llamada Troika chantajear a otros pueblos como el español y el portugués, que luchan contra el dogal de la deuda externa.

Un informe preliminar del Comité de la verdad sobre la Deuda Griega, de iniciativa parlamentaria, conocido antes de la jornada electoral del pasado domingo, mostró con bastante claridad el carácter ilegal, ilegítimo y odioso de la deuda griega, estimada en 400 mil millones de euros, algo así como el 180% del Producto Interno Bruto de ese país.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments