Estados Unidos de América: estancamiento y agonía

0
319

Un somero análisis de los indicadores más significativos de la economía estadounidense, durante trece años, para poder relacionarlos con aspectos relevantes de la economía de Colombia

Bolsa valores Nueva York 1

Nelson Fajardo*

Después de las elecciones parlamentarias, Barack Obama no la tiene fácil, pues además de su estruendosa derrota, reconocida por él, tiene que centrar la atención en las serias dificultades que muestra la economía estadounidense.

La economía mundial tendrá un crecimiento de 1,60% a finales de 2014, porcentaje que no es nada halagüeño y confirma el estado recesivo, con perspectiva de crisis en que se encuentra el capitalismo mundial. Pero la potencia capitalista más poderosa hace parte de la tendencia mundial señalada.

Tasas de crecimiento de la economía de los Estados Unidos (2001 a 2013)
TABLA SEPARATA NELSON

El Producto Interno Bruto Nacional (PIB) se movió durante los trece años del periodo de la Tabla de Crecimiento, de manera ascendente hasta 2004, luego tuvo un leve bajón en 2005, para recuperarse con altos crecimientos entre 2006 y 2007 y emprender un descenso vertiginoso que lo acompaña hasta ahora, exceptuando 2011. Es un comportamiento inestable y oscilante, que presagia estancamiento y agonía, más que bonanza; cuyas causas encontramos en la situación de algunos rubros de la economía. Veamos qué nos informan los seis rubros seleccionados.

Lo primero que salta a la vista es lo correspondiente al 2008 y 2009, donde los ritmos de crecimiento anteriores se detuvieron y la crisis volvió a emerger, dando cuenta del agotamiento del modelo de acumulación y sus efectos sobre el buen vivir de los estadounidenses. Por otra parte, todos los rubros escogidos tienen de común que inician el periodo (2001 a 2013) con porcentajes de crecimiento bajos, que van ascendiendo hasta acercarse a 2008; pero después, esos crecimientos no fueron de una recuperación rápida. Por el contrario, son crecimientos por debajo de los años anteriores a la crisis mencionada.

Ahora bien, la actividad productiva, industria y construcción muestran un claro agotamiento al final del periodo; mientras que finanzas y comercio sostienen crecimientos positivos descendentes. La agricultura y los servicios sociales, por su parte, si bien tienen decrecimientos, mantienen porcentajes positivos en descenso.

Esta situación indica que la economía estadounidense está orientada a las fases de realización de la actividad económica, descuidando la coherencia entre proceso de producción y proceso de realización; necesaria para frenar la tendencia a la crisis. A ello se agrega una actividad productiva comprometida con los encargos militares, que profundiza la falta de coherencia, en detrimento de la economía civil. Así las cosas, el triunfo del Partido Republicano está anunciando la posibilidad de su futuro ascenso a la presidencia, debido a la errática gestión económica de Obama y su equipo.

Si bien los sucesos de las Torres Gemelas en Nueva York en 2001 dieron un respiro al crecimiento, el estancamiento y la agonía de la economía están asociadas con los enormes gastos en el exterior que hace esta potencia, ligados a la pérdida creciente de productividad. Alto endeudamiento externo, déficit fiscal en aumento, balanza comercial deficitaria, desempleo en aumento, conjugado con trabajos precarios y flexibles, son algunos de los males que agobian esta nación. De ahí, la presencia latente o desembozada de protestas, tales como Occupy Wall Street. No dudamos que el auge de las luchas de clase aumente en el mundo y afecte a la sociedad estadounidense.

* Presidente del CEIS.