Elecciones en la CUT y Fecode: ¿Cuál debe ser el papel del magisterio?

0
472
La mercantilización y privatización de la educación son los principales problemas que deben enfrentar docentes, padres de familia y estudiantes. Foto Alcaldía de Santa Marta.

Las votaciones son una oportunidad para que los trabajadores sindicalizados en la central obrera más grande y en Fecode, elijan direcciones que estén a la altura de las exigencias políticas de la actual coyuntura

La mercantilización y privatización de la educación son los principales problemas que deben enfrentar docentes, padres de familia y estudiantes. Foto Alcaldía de Santa Marta.
La mercantilización y privatización de la educación son los principales problemas que deben enfrentar docentes, padres de familia y estudiantes. Foto Alcaldía de Santa Marta.

Redacción laboral

Los comicios se realizarán el próximo 7 de junio, en medio de un contexto internacional caracterizado por una nueva crisis del capitalismo descargada sobre los hombros de los trabajadores y los pueblos. Aun así, América Latina y el Caribe constituyen la región del mundo menos golpeada por esta, gracias a gobiernos progresistas y de izquierda.

Mientas tanto, el régimen colombiano se empecina en profundizar el neoliberalismo que ha hecho del país uno de los más desiguales del mundo, con el desempleo más alto de América Latina y con una política que mercantiliza la educación, la salud y los demás derechos sociales, y aniquila las reivindicaciones de los trabajadores, entre ellos, los educadores.

Por lo tanto, es de gran importancia la definición de una política clara y de un programa para el magisterio -que de una u otra manera es lo que ha hecho el XIX Congreso de Fecode-, pero la experiencia indica que todo eso puede quedarse en el papel si no se elige una dirección sindical consecuente y comprometida.

Propuestas al magisterio

Por lo anterior, el colectivo Edu­cadores Clasistas y Unitarios, argumenta que debe haber una lucha contra el neoliberalismo, por ser la educación un derecho humano fundamental. Fecode tiene que orientarse a rechazar su mercantilización, privatización y lograr que sea gratuita, con cobertura total y óptima calidad; financiada y administrada por el Estado en establecimientos públicos estatales.

Para ello hay que demandar el aumento de los presupuestos, la ampliación de las plantas docentes y administrativas en propiedad, el mejoramiento de la infraestructura física, la dotación, los textos, el bienestar estudiantil y la garantía de tres grados de educación preescolar; así como acabar los cupos por convenio o los colegios en concesión y defender la educación pública estatal.

La Federación debe encausar sus esfuerzos en la defensa de los derechos del magisterio, en particular del régimen prestacional y pensional. La exigencia al gobierno del pago de la deuda al Fondo del Magisterio el reconocimiento de todos los factores salariales para la liquidación de las prestaciones y su pago. Entre los puntos fundamentales también está la pelea por la derogatoria de la Ley 100 de 1993 y demás normas que mercantilizaron la salud.

La insistencia por el Estatuto Único Docente, que garantice la estabilidad en la carrera, la profesionalización de la docencia, el salario profesional, una escala de ascensos progresiva, un sistema de evaluación diagnóstica, y programas de formación y actualización del magisterio financiados por el Estado.

Construir e implementar el Proyecto Educativo y Pedagógico Alternativo, Pepa, como un espacio de análisis del proceso de enseñanza-aprendizaje, de las políticas educativas, del papel del maestro y de la democracia escolar, con miras a construir una propuesta alternativa para una educación integral y humanista.

Igualdad y unidad

Los maestros que discuten y componen este colectivo, piensan que urge la igualdad de derechos para las mujeres y se oponen a la discriminación de las minorías. “El magisterio colombiano está integrado en su mayoría por mujeres, lo que hace más obligante el compromiso de Fecode y sus sindicatos con la lucha por la igualdad de los derechos de género, como parte indisoluble de la lucha de clases”.

La lucha por la paz con democracia, justicia social y soberanía, no escapa a sus temas de análisis, por lo que aseguran que en la presente etapa se deben rodear los diálogos entre el gobierno nacional y las FARC-EP que se desarrollan en La Habana, elaborar propuestas para esta mesa y participar en las distintas iniciativas que se orienten a la consecución de una paz estable y duradera.

Es necesaria la búsqueda de la unidad obrero-campesina y popular. En este sentido, están comprometidos con la construcción de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, que unifique al personal docente y administrativo, tanto del sector público como del privado, firmemente ligada al estudiantado, a los padres de familia y al movimiento sindical y popular.

Igualmente, creen que se debe trabajar por rescatar los principios fundacionales de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, para hacer de ella una auténtica organización de clase que esté al frente de las luchas obreras y populares.

Ante la crisis que atraviesa el movimiento sindical, expresada en la disminución o estancamiento del número de afiliados, la pérdida de la capacidad de convocatoria, de movilización, el gremialismo, el predominio de las concepciones de conciliación de clases y otros vicios; expresan la urgente reconstrucción orgánica, política e ideología del movimiento sindical, en la cual debe jugar un papel decisivo la educación sindical y política de clase.

Educadores Clasistas y Unitarios, también cree que Fecode y sus sindicatos deben comprometerse con el trabajo por la unidad de todo el pueblo en un frente amplio de convergencias y procesos, como un requisito indispensable para enfrentar con éxito las políticas del régimen dominante y construir la alternativa política que requiere el pueblo.

Sumado a sus propuestas, hacen un llamado al magisterio a respaldar a sus candidatos, a los comités ejecutivos de la CUT y Fecode, a las directivas de los sindicatos regionales y al Congreso de la CUT, con el fin de que estas organizaciones tengan direcciones consecuentes que prioricen la movilización como forma de lucha y garanticen fidelidad a los intereses de los educadores, de los trabajadores y de la sociedad en general.