El “trabajo suplementario» es esclavitud moderna a pilotos de Avianca y LAN

0
358
Foto: pdx.rollingthunder via photopin cc

H. Durango

La lucha por el incremento salarial para los pilotos de las aerolíneas Avianca y LAN en Colombia pone al descubierto formas de sobreexplotación a estos trabajadores aplicadas en las compañías de transporte aéreo, como la denominada “trabajo suplementario”, que tienen que ver con aquellas labores extras que tienen que adelantar los pilotos para mitigar las deficiencias en infraestructura aeronáutica del país y demás las falencias administrativas de las compañías que afectan las operaciones cotidianas.

Foto: pdx.rollingthunder via photopin cc
Foto: pdx.rollingthunder via photopin cc

Cerca de mil pilotos sindicalizados de Avianca y ahora 34 de LAN han dicho “no más”. Existe estado de alerta máxima en la compañía COPA Airlines. Los trabajadores comenzaron el conflicto en Avianca desde la primera semana de septiembre obligando a las autoridades de la empresa a reunirse tras la mediación de la Vicepresidencia de la República, sin mayores avances para el gremio.

En Avianca iniciaron limitando sus funciones estrictamente a aquellas de carácter contractual, dejando de minimizar el impacto en la operación de las deficiencias en infraestructura aeroportuaria, administrativas, de personal y demás mediante decisiones gerenciales, explican mediante comunicado público los operarios agremiados.

“Además de la inmensa responsabilidad que a diario tenemos los aviadores con el desarrollo seguro de las operaciones aéreas, desde siempre hemos asumido con la compañía un compromiso de esfuerzo extra para analizar e implementar acciones orientadas a la eficiencia y cumplimiento de los vuelos”, dice el gremio de los pilotos.

Entre los motivos de las protestas señalan que, a lo largo de muchos años, todos los empleados de Avianca han trabajado de manera comprometida para lograr el fortalecimiento de la compañía y así superar aquellas duras épocas durante las que casi a diario vivían la incertidumbre financiera de la empresa y su natural impacto en lo operacional y lo administrativo.

El periodo 2002-2003 fue el más crítico de esa historia reciente: a las difíciles circunstancias que atravesaban la industria y los mercados luego de los ataques terroristas de 2001, se sumó el deterioro financiero de nuestra empresa y una serie de decisiones administrativas que, a fin de buscar la viabilidad, pusieron a Avianca ante las exigencias del Capítulo 11 (Ley de Quiebras de Estados Unidos). Si bien el C-11 facilitaría la recuperación de la empresa y dar marcha a su fortalecimiento, el sacrificio fue muy alto, especialmente por los cientos de empleados despedidos.

También dicen en comunicado que “diez años después, y gracias al plan de negocios establecido y, principalmente, gracias al esfuerzo de todos y cada uno de los trabajadores, la historia que escribimos es bien distinta: somos parte ahora de una empresa catalogada como de las más grandes y sólidas del mundo en su sector”.

Diez años atrás, con el fin de aumentar la productividad de la empresa, los pilotos entregamos algunos de los beneficios convencionales y pactamos nuevos que restringían nuestros ingresos, en tanto Avianca lograba superar la crisis, incluso suprimiendo las horas de alimentación durante el tiempo de servicio o jornada laboral.

El tiempo de vuelo de cada piloto es de 90 horas al mes y la jornada de servicio, es decir, la jornada laboral se extiende a 200 horas por mes y 12:30 horas diarias, mientras cualquier otro trabajador colombiano lo hace hasta ocho horas diarias.

Entre las peticiones presentadas por los pilotos de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac). además de un justo incremento salarial, consecuente con el sacrificio económico que venimos haciendo desde 2003 como contribución al proceso de fortalecimiento financiero de Avianca, mencionan la nivelación de la pérdida del poder adquisitivo de nuestros ingresos en los últimos ocho años, equivalente al 14,93%. A partir de esta nivelación, que sería el punto cero, han establecido unas variables de incremento para este y los próximos tres años. El incremento solicitado tendría un impacto en la rentabilidad operacional de no más de dos puntos porcentuales.

Acdac resalta que las inversiones hechas por la empresa en modernos equipos, entrenamiento y formación, son una responsabilidad y un compromiso con la seguridad, las exigencias de los mercados, sus planes de crecimiento, etc. Los ascensos no constituyen un aumento salarial basado en las nuevas posiciones ocupadas por loa aviadores, de acuerdo con lo expresado por la administración. No pueden ni deben ser una cuenta de cobro a los pilotos.

Si en Avianca llueve en LAN no escampa

El capitán Jaime Hernández, de la asociación, denunció trato desigual y exigió en LAN que se nivele a todos los trabajadores. Los pilotos sindicalizados de la filial en Colombia de la aerolínea chilena LAN anunciaron que no realizarán trabajos suplementarios como parte de la disputa laboral que mantienen con la compañía.

“Los 34 pilotos sindicalizados de LAN Colombia decidieron emprender una operación Cero Trabajo Suplementario”, dijo la Acdac en un comunicado en el cual denuncian que menos del 20% de los más de 200 pilotos vinculados a la aerolínea chilena se encuentran agremiados en Acdac, debido a las prácticas antisindicales de la empresa.

“Además de solidarizarnos con las medidas adoptadas por nuestros compañeros de Avianca desde el pasado 13 de septiembre, iniciamos la operación debido a que por cerca de dos años la administración de la empresa ha desconocido el laudo emitido por un Tribunal de Arbitramento y que la obliga a garantizar condiciones laborales equitativas para todos los pilotos”, sostuvo la Acdac.

La organización denunció que los pilotos sindicalizados reciben entre 2.100 dólares y 4.200 dólares de salario menos al mes que todos los demás que no están vinculados al sindicato.