domingo, junio 23, 2024

El papa tiene razón

José Ramón Llanos H.

El sumo pontífice, al interpelar al presidente Zelenski, hizo una declaración sensata y útil cuando expresó “Creo que son más fuertes quienes ven la situación, quienes piensan en el pueblo, quienes tienen el coraje de izar la bandera blanca y negociar”.

Esto evitaría continuar la destrucción de Ucrania y que sigan cayendo, por miles, mujeres, niños, ancianos y militares ucranianos en esta guerra insensata. Es claro que uno de los responsables de la catástrofe y muerte de sus connacionales es el mandatario Volodímir Zelenski.

Él no tuvo la valentía necesaria para comunicarle a los EE.UU. la decisión de no integrar Ucrania a la OTAN. De esa forma, se hubiese estabilizado la frontera entre Ucrania y Rusia, además de tranquilizar la región y propiciar relaciones cordiales.  Esto ahorraría al mundo las tensiones ante los graves riesgos del uso de armas nucleares.

Pero no es el único responsable. También lo son los Estados Unidos, Alemania y Francia, estos últimos porque no desplegaron a fondo su diplomacia para evitar la guerra. La ONU como una institución ineficaz, incapaz de lograr uno de sus objetivos institucionales como es evitar la guerra y promover la paz.

Por esta razón, al paso de los días, las voces de quienes consideran que llegó la hora de hacer un balance de los fracasos de la ONU y reemplazarla por una institución más democrática, sin países con votos polivalentes, acciones más asertivas y decisivas, se multiplican por todo el orbe.

Ciertamente, Rusia también es responsable de la guerra porque tampoco utilizó eficazmente la vía diplomática para convencer a Zelenski de la necesidad de desmarcarse de la política bélica de los Estados Unidos.

El mayor responsable es Estados Unidos porque una vez más ha pretendido seguir su carrera expansionista hacia el Este, aunque se había comprometido con Mijaíl Gorbachov a no avanzar hacia esta región en los diálogos ocurridos al final de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas. El problema es que Estados Unidos nunca ha desarrollado una política internacional que tenga como fundamento la convivencia y la paz en el ámbito mundial.

Con todo esto, el obispo de Roma otra vez tiene razón, por lo que el presidente Zelenski debería desistir de su objetivo imposible, derrotar a Rusia. Zelenski debe creer que China permanecerá impasible ante la posibilidad de que Rusia sea derrotada y le impongan un gobernante títere de Estados Unidos en sus fronteras.

Rusia como potencia nuclear utilizaría sus armas para impedir su derrota, ante lo cual un grueso número de la población mundial responsabilizaría a Zelenski del advenimiento del holocausto nuclear, que ya presagió Albert Einstein. Zelenski debería reconsiderar su actuación para no ser el causante del exterminio de sus compatriotas.

Zelenski debería ser valiente, izar la bandera blanca y evitar que sus compatriotas sigan muriendo e iniciar la reconstrucción de las zonas destruidas de su nación. Los países guerreristas ojalá lo ayuden a edificar lo que por la contienda fue aniquilado.

Saeta. ¿Será este alcalde bogotano hijo de Luis Carlos Galán o será que en la clínica hubo un cambiazo de cuna y este señor es un hijo de Patanquiva Malo, muy conocido por sus patanadas contra las mujeres?

Artículo anterior
Artículo siguiente
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula