martes, mayo 21, 2024
InicioPaísPolíticaDe luto burguesía tolimense

De luto burguesía tolimense

Nelson Lombana Silva

La burguesía tolimense está de luto ante la intempestiva muerte del ex presidente del congreso de Colombia, de filiación conservadora, Luis Humberto Gómez Gallo. Un paro cardiaco fulminante a la edad de 51 años, lo sorprendió ayer mientras jugaba un partido de squash en el club campestre de la ciudad de Ibagué (Tolima) con el secretario municipal administrativo de esta ciudad, José Adrián Monroy Tafur.

luis_humberto_gomez_gallo_0

Sin signos vitales fue ingresado a la clínica Nogales al filo de las seis de la tarde, según se pudo establecer. La velación se viene llevando a cabo en el centro de convenciones “Alfonso López Pumarejo” y sus exequias se llevarán a cabo mañana a partir de las diez de la mañana en la catedral.

Gómez Gallo fue condenado a nueve años de prisión por nexos con el paramilitarismo, pero debido a su “buen” comportamiento salió con tres años y unos meses, residenciándose en Valledupar, de donde es oriunda su mujer. Desde allí manipulaba con suma destreza los intríngulis de la burocracia politiquera. Desde allí le daba manivela al gobernador Delgado Peñón.

El escándalo de los nexos de Gómez Gallo con el narcotraficante Restrepo Victoria, alias “el Socio”, quien habría de comprar la franquicia del bloque Tolima de las AUC, buscando con ello, al parecer, entrar a los oscuros acuerdos de Ralito, tuvo en este senador un compinche permanente en reuniones frecuentes en el centro de Ibagué y los bacanales del municipio de San Luis (Tolima).

Este senador conservador que en tiempo récord amasó una fortuna inmensa, se recordará por el empeño en apoyar y votar el acto legislativo 1 de 1986 que enterró la salud en lo profundo de las bóvedas del capitalismo, en detrimento del derecho del pueblo a ésta.

Gómez Gallo es responsable de miles de colombianos muertos en las puertas de los hospitales y de las clínicas, centenares de desplazados, de viudas, huérfanos, etc. “Seguramente nunca pensó en la muerte, se dedicó a hacer fortuna pero no tuvo tiempo para disfrutarla”, dijo un conocido periodista de Ibagué.

Otro lector del periódico El Nuevo Día virtual, escribió: “Ahora los delincuentes son los que ocupan las primeras páginas de los periódicos… con una vida tan indigna es mejor morirse”.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments