jueves, julio 18, 2024
InicioPaísDerechos humanosDe las armas a los remos

De las armas a los remos

Una comunidad establecida en el ETCR Miravalle que construye paz, está comprometida con el desarrollo y la transformación territorial, debe salir del territorio; se convirtió en objetivo militar. La paz le está costando la vida

Zabier Hernández Buelvas

Miravalle está ubicado en el municipio de San Vicente del Caguán, departamento del Caquetá, con 44 familias que lo habitaban, un área total de 27 hectáreas y 1586 metros cuadrados; hace parte de los 24 ETCR más antiguos desde que se inició y firmó el proceso de paz entre las antiguas FARC-EP y el Gobierno nacional a nombre del Estado colombiano. En él conviven y están organizados excombatientes plenamente reincorporados a la vida civil, de la mayor parte de los departamentos de Guaviare, Meta, Caquetá y la Orinoquía.

Era uno de los ETCR más avanzado en la implementación de proyectos e iniciativas productivas. Había logrado a pulso, tenacidad y persistencia, en medio de ingentes dificultades, construir una autosostenibilidad alimentaria.

Pasar del miedo al turismo

Duvan Carvajal

En el 2018, la Misión de verificación de los acuerdos de paz llegó y recorrió el ETCR, al finalizar la visita, publicaron en su portal la siguiente reflexión: “Hace unos años, cuando se mencionaba a San Vicente del Caguán, era inevitable que los colombianos tuvieran una expresión de miedo. (…). Hoy esos miedos van quedando en el pasado, y la que fuera una ‘zona roja’ se está convirtiendo en un potencial para el turismo ecológico y sostenible”.

En efecto, visité y estuve como periodista e investigador social cuando se desarrollaron los diálogos entre las antiguas FARC-EP y el gobierno de Andrés Pastrana. Después del rompimiento de esos diálogos, la zona retomó su dinámica de guerra, en desarrollo de la estrategia imperialista de guerra llamada eufemísticamente “Plan Colombia”, el miedo y las violaciones constantes de los derechos humanos contra la población civil, se volvió el pan de cada día.

Fue el proceso de paz de La Habana el que comenzó a devolverle a los Llanos del Yarí y al Caguán su vocación productiva, su carácter pacífico y de convivencia y que haría entrar este territorio en un nuevo ciclo de vida.

Caguán Expeditions

Esta comunidad, que antes cargaba 25 kilos de morral y un fusil, ahora se alista y anda cargando un remo y un casco. Ya no son caminatas que presagiaban guerra y muerte, ahora son caminatas para para bajar al río Pato y llevar turistas a senderismo, rafting y avistamiento de aves.

Caguán Expeditions es el proyecto de turismo comunitario del ETCR Miravalle que ofrecía senderismo, rafting y que se había convertido en un proyecto de vida, del cual ya vivían mucha familias. Proyecto que por ahora se trunca por causa de una nueva guerra, la de la disputa entre las guerrillas del Estado Mayor Central y la Segunda Marquetalia.

El retorno de la guerra

Triste. Una comunidad establecida en el ETCR Miravalle, construyendo paz, comprometida con el desarrollo y la transformación territorial, debe salir del territorio. Se convirtió en el objetivo militar. La paz le está costando la vida. Los y las reincorporadas están en peligro; a los más de 4000 asesinados, ahora se suma la destrucción de sus proyectos de reincorporación y de vida civil.

Un nuevo ciclo de guerra se dispara en los territorios. Caquetá, Cauca, Nariño, Norte de Santander y Magdalena son hoy nuevamente víctimas de la confrontación y las violaciones de derechos humanos.

En el marco de esta situación, el Gobierno anunció que trasladará de lugar el Antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (AETCR) de Miravalle. No se conoce aún el lugar a donde serán reubicadas las 44 familias. “Sostendrá la presencia de la fuerza pública en la zona, se acelerará el traslado y consolidación del ETCR de Miravalle a un lugar definitivo que facilite la reincorporación integral, atendiendo al llamado realizado por sus habitantes y para lo que se acordó una ruta para su desarrollo, a la vez que manifestó que exige al EMC desistir de su amenaza”. Aprendamos la lección, la sola presencia militar no garantiza nada.

Debemos dejar nuestro hogar

Ubicación del ETCR de Miravalle Foto. Agencia Reincorporación Nacional

En su despedida del territorio a través de un comunicado público, las familias del ETCR expresan desazón y frustración. “¡No es un adiós, es un hasta siempre! Nuestra salida de la vereda Miravalle, ubicada en la Zona de Reserva Campesina del río Pato y valle de Balsillas, es un hecho real e inminente. Nos vemos obligados a salir del territorio, del espacio de reincorporación, de nuestro hogar, nuestro querido ‘filo’, lugar matriz, cuna de inspiración natural de nuestros proyectos”.

Exponen las razones que los llevó a tan radical decisión: “es la imposibilidad de permanencia y convivencia con la guerra, con la confrontación armada, que después de siete años, está de regreso en nuestros territorios. Hemos quedado en medio de una absurda disputa entre las guerrillas del Estado Mayor Central y la Segunda Marquetalia hasta el punto del ahogo, sofocando las posibilidades de continuar nuestras operaciones turísticas y deportivas en nuestra vereda.

»La decisión de cambiar los fusiles por los remos fue justamente para navegar hacia nuevos horizontes, por la construcción de la paz, la reconciliación, la protección de la naturaleza, y con ello, generar nuevas oportunidades, posibilidades de arraigo para los firmantes y comunidades, opciones de vida en este agreste piedemonte Patuno, hogar de gente de empuje y resistencia”.

El poeta, gestor y formador cultural en diferentes ETCR, Duván Carvajal, opina que “El Gobierno y el Estado colombiano no han hecho lo suficiente para que se cumpla el Acuerdo, tenemos una profunda tristeza, todos los que acompañamos estos procesos, por la salida de las familias de este ETCR. Hacemos un llamado a la ONU y a organismos internacionales, al presidente, a los firmante que están en el Congreso a que se ocupen y defiendan la vida de estas familias. Es increíble que, en estos tiempos de paz, cuando el Gobierno nacional está negociando con las disidencias, y ellos mismos estén atentando contra el proceso de paz”.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula