sábado, junio 15, 2024
InicioEconomíaDavos: El club de los magnates

Davos: El club de los magnates

Iván Posada P.

Se realizó una versión más del Foro Económico Mundial en Davos (Suiza), evento que, como se sabe, convoca al empresariado capitalista mundial. Por algo es llamado el “club de los ricos”. Asistieron en total 2.622 delegados, de los cuales 1.595 eran del sector privado, que pagaron miles de dólares para asistir al evento. Entre los invitados se encontraba Bill Gates. Igualmente se hicieron presentes 46 presidentes y primeros ministros de los cinco continentes. Según The Economist, el valor en bolsa de las empresas representadas asciende a 12 billones de dólares, 30 veces el tamaño de la economía colombiana.

Uno de los temas de la agenda fue “como construir un futuro económico sostenible”. Se abordaron otras problemáticas como la inteligencia artificial, el calentamiento global, la salud, la educación, el desarrollo social y la distribución del ingreso. Temáticas que fueron discutidas en forma superficial, sin compromiso para diseñar políticas de largo alcance que le apunten a soluciones a los problemas que atraviesan los países y la humanidad. Y no podía ser de otra manera dados los intereses de los asistentes, o sea los magnates que controlan el negocio del petróleo, de las multinacionales del sector minero-energético y los grupos financieros de la banca internacional.

Sir Martin Sorrell, alto ejecutivo del conglomerado de la publicidad WPP, señaló en el encuentro que la falta de reformas en el mercado laboral aún debilita al continente europeo.

Barry Salzberg, el director mundial de Deloitte, dijo que sus clientes eran más optimistas y predijo que las noticias positivas incluso podrían llevar a un “cierto nivel de reindustrialización en los países desarrollados”.

Samir Brikho, director ejecutivo de Amec, compañía de servicios basados en petróleo del Reino Unido, dijo que una de las razones para asistir al foro era medir hasta donde la reducción del crecimiento económico de China podía afectar la demanda de materias primas y los planes de sus clientes en el sector energético.

Este año podría ser “el punto de giro”, dijo Marissa Mayer, directiva de Yahoo, cuando los negocios fueran revolucionados por los dispositivos móviles interconectados (el “internet de las cosas”), y por la economía del trueque.

Otros más consecuentes con la realidad, como Pierre Nanterne, dijo: “Lo que me preocupa es el auge de los extremos en Europa, por la falta de inclusión, y el alto nivel de desempleo y de desigualdad”.

En conclusión, cada conglomerado, cada magnate presente en Davos fue a defender sus intereses individuales y de su respectivo sector dentro de la economía.

Los asuntos claves de la economía mundial, como las elevadas tasas de desempleo en los países desarrollados y el deterioro en la distribución del ingreso fueron tocados tangencialmente y, como era previsible, no se propusieron políticas específicas a este mal endémico del sistema capitalista. En la zona euro (España, Grecia, Italia), por ejemplo, el desempleo no disminuye, y la tasa de desempleo de largo plazo en Estados Unidos sigue siendo alta con respecto a la crisis de 2008. Todo indicaría que para 2014 Europa va a tener crecimiento económico mínimo de 1%, insuficiente para superar la actual crisis.

La problemática social de los países en desarrollo como la hambruna en África, el desempleo juvenil en América Latina y, en fin, las necesidades básicas insatisfechas de millones de habitantes, fueron ignorados en este exclusivo club donde los organizadores se reservan el derecho de admisión.

El presidente Santos se hizo presente en esta cumbre para presentar oficialmente la Alianza Pacífico, compuesta por México, Perú, Chile y Colombia, bloque económico para contraponerlo a las iniciativas de integración económica latinoamericana como el ALBA (Alternativa Bolivariana para los pueblos de la Américas) y Mercosur.

Finalizó así, sin pena ni gloria la versión número 44 de este Foro Económico Mundial donde se debatieron las necesidades y problemas de los empresarios, en tanto la problemática social y económica de millones de habitantes quedó reducida a una declaración de buenas intenciones.

Iposada47@hotmail.com

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula