Clavos calientes

0
259

Un jalón de orejas

Según fuentes de la Casa de Nariño, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, recibió un “jalón de orejas” del presidente Juan Manuel Santos por la inconsulta declaración pública sobre las visitas de Timochenko a La Habana. La locuacidad del ministro metió en problemas al Gobierno Nacional y le generó dificultades con Cuba y Venezuela, garante y acompañante de los diálogos de paz. Según Pinzón el jefe de las FARC salió de territorio venezolano y fue recibido por los cubanos. Después del escándalo que produjo la revelación de Pinzón y la aclaración del Gobierno de que la visita fue autorizada por el presidente, el ministro de lengua larga solo recibió el “jalón de orejas”. Le salió barata la provocación contra la paz.

juan-carlos-pinzon-juan-manuel-santos

Los abusos de Ordóñez

A juicio de connotados constitucionalistas, el procurador general de la nación, Alejandro Ordóñez, ficha de la extrema derecha fascistoide, no tiene competencia para indagar sobre los hechos sobrevinientes que tengan que ver con el proceso de paz de exclusiva competencia del presidente de la república. En este sentido, la carta que le dirigió Ordóñez al presidente Santos, además de insolente es improcedente y causal de un acto de indisciplina. Lo paradójico es que quien está llamado a investigar las conductas de los servidores públicos que infrinjan el régimen disciplinario, lo viola de manera flagrante y con impunidad. Nadie le pone el cascabel al gato.

Víctor G. tiene razón

En estos días el ex comisionado de paz del gobierno de Andrés Pastrana Arango, Víctor G. Ricardo, reveló que días antes de la instalación de los diálogos del Caguán, ellos conocieron que Manuel Marulanda no estaría presente en la ceremonia porque la guerrilla tenía informes de inteligencia de que paramilitares tratarían de asesinar al comandante de las FARC-EP, poniendo en peligro así la vida del mandatario. Aunque Pastrana lo niega, Víctor G. tiene razón. Raúl Reyes se lo informó con detalle y el ex comisionado trató de convencer a Marulanda para que participara. El jefe de las FARC, por prudencia, no quiso asistir y así se lo hizo saber al Gobierno Nacional. Esa fue la razón de la “silla vacía”.

Hasta pronto a Dora Rapold

En la residencia de María Alejandra Villamizar, conocida periodista, fue la despedida a Dora Rapold, embajadora de Suiza en Colombia, quien culminó la gestión diplomática en este país, durante la cual patrocinó causas de derechos humanos y respaldó los diálogos de paz. En la despedida estuvieron Nelson Berrío, dirigente sindical; Alejo Vargas, profesor universitario; el general Eduardo Herrera B., rector de la Universidad Militar; Francisco Galán y Carlos Lozano, director de VOZ. La embajadora promovió un grupo de amigos que se reunían cada mes para hablar de paz y analizar el proceso de La Habana.