Clavos calientes

0
310
El director de VOZ, Carlos Lozano, durante el 31 festival del semanario.

Cámara peligrosa

El domingo pasado, el director de VOZ, Carlos Lozano, ingresó al sitio de votación, en el barrio Policarpa, acompañado de Raquel Viña, periodista de Pacocol. Cuando Lozano estaba depositando el voto, Viña captó el registro fotográfico y de inmediato le cayeron desde una vigilante privada hasta la policía, aupada por los jurados de votación de la mesa #2. La vigilante le tapó la cámara y el policía dijo que se la llevaba para la estación. El director de VOZ intervino para decir con ironía que la “cámara peligrosa” no tenía balas ni artefactos peligrosos, era simplemente la herramienta de trabajo de la periodista. ¿Por qué Uribe, Santos y todos esos zánganos de la oligarquía pueden entrar con fotógrafos entre las cámaras y un periodista de la oposición no lo puede hacer con una cámara?, dijo el también dirigente comunista. Al final Raquel Viña pudo salir del puesto de votación en el “pola”, acompañada de Carlos Lozano.

El director de VOZ, Carlos Lozano, durante el 31 festival del semanario.
El director de VOZ, Carlos Lozano, en el 31 festival del semanario.

Ganó el Bolardo

La “gran prensa” en el afán mediático de presentar a Enrique Peñalosa como una novedad en la Alcaldía, “olvidó” que ya fue alcalde sin que sobresaliera en la construcción de obras sociales. Dos cosas le tapó la prensa burguesa: primero, la destrucción de la malla vial a los pocos meses de su construcción, que nunca se pudo recomponer por la mala calidad de la obra; y por los bolardos que fueron colocados en algunas vías y que significaron un millonario despilfarro. Por eso se le conoce como el señor de los bolardos y de los petardos por lo antipático que es.

El inquisidor Ordóñez

El matón Alejandro Ordóñez, procurador General de la Nación, quien pretende la muerte política del senador Iván Cepeda, como ya lo hizo con Piedad Córdoba, está dedicado a perseguir a la oposición. Es la sensación que tienen los diplomáticos en Bogotá, mientras los funcionarios corruptos hacen lo que quieren en la administración o en las pasadas elecciones varios fueron artífices de la compra y venta de votos sin que el Ministerio Público estuviera vigilante. Se roban el erario y Ordóñez tiene una venda en los ojos, pero para perseguir a los opositores y a los que no comulgan con su ideología de extrema derecha los persigue.

Leopoldo el avivato

Leopoldo López sigue posando de víctima a pesar de su responsabilidad en hechos de violencia en la República Bolivariana de Venezuela y de ataques a la Embajada de Cuba en Caracas. Ahora resulta que el fiscal Nieves, uno solo de los funcionarios que investiga este tipo de actividades, fue cooptado por el Departamento de Justicia y este lo refugió en Estados Unidos para presentarlo como testigo en favor de López, la “gran prensa” colombiana, en su extremada mala fe, lo presenta como funcionario de la Fiscalía venezolana que hablando a nombre de ella denuncia las “irregularidades en el juicio a Leopoldo López”. No es así, el fiscal Nieves se vendió al mejor postor y punto. Para nada cambia el resultado del juicio bobarrones mediáticos. ¡Cagatintas, decía Gilberto Vieira!