Clavos calientes

0
467

Pacho sub judice

El candidato uribista a la Alcaldía de Bogotá, Francisco Santos Calderón, continúa sub júdice porque está bajo investigación de la Fiscalía General de la Nación para establecer si fue el instigador para crear el Bloque Capital de las “AUC”. Ha pasado inadvertida en los medios de comunicación la noticia, en la semana pasada, que el ente acusador negó el archivo o preclusión de la investigación contra Pacho Santos, la cual había sido solicitada por sus abogados. Seguirá vinculado al proceso como presunto promotor del paramilitarismo en Bogotá Distrito Capital. Todo un candidato de lujo del uribismo, muy de la estirpe del jefe, que goza de la impunidad.

francisco_santos

Persecución a oposición

En las últimas semanas, la Fiscalía adelanta una cacería de brujas contra el Congreso de los Pueblos y la Marcha Patriótica en todo el país. La finalidad es asociarlos a “actos de terrorismo” y de pertenecer a grupos insurgentes. Son falsos positivos judiciales, montajes a partir de los informes de la Policía Nacional. Es un mal mensaje a la Mesa de La Habana, dicen inclusive amigos del gobierno, porque demuestra que no existen garantías para la oposición y que la democracia es muy precaria con la negativa del gobierno de acceder a medidas de apertura política y democrática. Quieren la paz pero para seguir gobernando los mismos mediante la violencia y las gabelas del poder.

Una familia “ejemplar”

Al senador Álvaro Uribe Vélez se le va a crecer la nariz como a Pinocho. En estos días en que se fugó de la cárcel el narcotraficante mejicano, Chapo Guzmán, sonó el nombre de María Dolly de Jesús Cifuentes Villa, cuñada del ex mandatario, pues estuvo casada con su hermano Jaime Alberto Uribe Vélez, alias “Arepa” o “El Pecoso”. María Dolly, ahora presa en una cárcel de Estados Unidos, trabajó en Ciudad de México con el narcotraficante y Uribe negó la relación de ella con su hermano. Dijo que había sido algo pasajero. Sin embargo, el desmentido corrió en las redes sociales por donde circuló el registro civil de matrimonio, que confirmó que fue algo más estable y según dicen personas cercanas a la familia Uribe Vélez, duró más de quince años. De esa relación quedó una hija buscada por la justicia también por narcotráfico. Muy ejemplar la familia.

Intolerancia y violencia

Los niveles de intolerancia y violencia entre los colombianos están llegando a un pico preocupante. Los noticieros de televisión dedican casi el 60 por ciento de la emisión diaria a la información de actos de intolerancia, riñas callejeras, atracos en los que participan inclusive menores de edad y violencia de toda índole sin incluir los actos del conflicto. Los anteriores superan a los últimos con creces. Sin embargo, no hay un debate constructivo y mucho menos estrategias adecuadas para combatir la inseguridad. Todo lo resuelven con más Fuerza Pública y represión. Algunos creen que es un simple problema urbano y que el récord está en Bogotá para cargarle la responsabilidad a Petro. En los canales privados, RCN y Caracol, la andanada es contra Venezuela porque según ellos hay demasiada inseguridad urbana. Sin mirar la viga en el ojo propio.