Cese trilateral

0
174

No solo hay que desescalar el lenguaje para aminorar el conflicto, sino también desescalar el lenguaje sexista para reducir la desigualdad de género

sexismo

Renata Cabrales

El sexismo es un hecho social en el cual se crea una relación desigual entre los sexos, que desfavorece a las mujeres en el ámbito político, educativo, económico, religioso, ideológico, etc. Su característica principal consiste en atribuir propiedades subordinadas y peyorativas a las mujeres, legitimadas en espacios socializadores como la escuela, la familia, la iglesia y los medios de comunicación de información y difusión masiva.

Este es el caso de los medios convencionales de comunicación en Colombia. Tenemos que, cuando el Presidente Santos propuso el desescalamiento del lenguaje con el fin de ir bajando la intensidad del conflicto y referirnos al otro con amabilidad, estos saltaron al ring, argumentando que el lenguaje debe ser claro y veraz, y es de suponer su veracidad cuando a diario se dirigen a la población colombiana con el tema de los “terroristas” de las FARC, con el único fin de convencerla de que sin FARC, Colombia sería el paraíso terrenal.

De paso, uno de los medios aprovechó para sacar a colación su manual de estilo: “Dice el Manual de Estilo de El Colombiano que “el periodista debe llamar las cosas por su nombre, sin caer en la tendencia, muy en boga en la sociedad colombiana, de los eufemismos (…) El periodista no debe embozar el lenguaje, ni esquilmar, de ese modo, al lector. El eufemismo resta claridad y verdad al escrito”… “Es decir: si hay terrorismo, es eso. Si hay asesinato, es eso. Si hay extorsión, es eso. La verdad debida al lector no permite cosa distinta a que se utilice el término exacto para informarle qué fue lo que pasó”.

Así mismo, proclama este medio que: “El Gobierno podrá decidir cómo dirigirse a sus interlocutores en las negociaciones de paz, es normal que busque un equilibrio. Pero jamás pretender, ni mucho menos imponer, que la prensa se ajuste a propósitos distintos a informar con veracidad y exactitud. “Desescalar el lenguaje”, referido a la prensa, para no llamar las cosas por su nombre, es una propuesta abusiva”.

No es que esté mal llamar las cosas por su nombre, pero la experiencia que vivimos a diario con los medios hegemónicos y su lenguaje guerrerista, nos reafirma que, al menos, hay un par de medios masivos que no tienen un manual de estilo como el de El Colombiano.

El lenguaje sexista en los medios de comunicación

Eso en cuanto al tema del conflicto armado. Si retomamos el tema del sexismo, podemos comprobar que el lenguaje casi nunca es veraz o claro cuando se trata de las mujeres, pues a diario nos bombardean con noticias como por ejemplo, la publicada por Noticias RCN el 17 de julio. “En una vivienda del barrio San Francisco, en la localidad de Ciudad Bolívar (sur de Bogotá), fue atacada una joven de 22 años que recibió 32 heridas con arma blanca y falleció en el Hospital de Meissen, a donde fue trasladada aún con vida(…) El hombre enfurecido por motivos pasionales habría atacado a la joven en medio de una discusión. La policía desplegó un operativo para capturarlo”.

Encontramos, además, en diferentes medios, titulares como: “Se duplican los asesinatos por celos en Bogotá”; “En menos de una semana Bogotá conoció tres historias que aunque no están ligadas tuvieron un desenlace común: los asesinatos de mujeres, por causa de los celos, y los suicidios de sus protagonistas”. Se refieren a “motivos pasionales” aun sabiendo que hay aprobada, en el país, una ley de feminicidio.

Famosos son los casos de Andrés carne de res, donde una chica fue violada y lo más relevante de la noticia fue el hecho de que el dueño del local argumentara que todo fue a causa de la minifalda de la joven. También las falsas denuncias son noticia de mayor relevancia, sin tener en cuenta cuántos casos de violación se presentan a diario, y los agresores nunca son condenados o las mujeres no se atreven a denunciar.

Una investigación desarrollada durante el 2014 por ONU Mujeres de la que hicieron parte más de 100 países halló que solo una de cada cuatro noticias son sobre mujeres, y al menos un 46% de las noticias en prensa, radio y televisión refuerzan estereotipos de género. El estudio muestra también que, aunque algunos medios de comunicación resaltan la igualdad de género en las noticias y sus contenidos, estos solo representan el 6% a nivel mundial.

Por un cese trilateral del fuego

Es por eso que no solo hay que desescalar el lenguaje para aminorar el conflicto, sino también desescalar el lenguaje sexista para reducir la desigualdad de género. Es necesario entonces, un cese trilateral del fuego.