Cartagena: La ruta son las transformaciones de fondo

0
414
Aída Avella en Foro de reformas política en Cartagena.

La UP y el Polo Democrático hablaron duro en foro de reformas políticas

Aída Avella en Foro de reformas política en Cartagena.
Aída Avella en Foro de reformas política en Cartagena.

Redacción Política

“En la Ruta para la Paz” fue un foro convocado por el Ministerio del Interior en cabeza de Juan Fernando Cristo, para delimitar una propuesta que garantice el cumplimiento de los acuerdos suscritos en la mesa de La Habana por la guerrilla de las FARC-EP y el Gobierno nacional en materia política.

A la cita llegaron partidos políticos, magistrados del Consejo Nacional Electoral, el Consejo de Estado, así como congresistas de distintos partidos. Las intervenciones sirvieron para diagnosticar el estado del sistema electoral colombiano, las prácticas políticas y la ausencia de garantías reales para quienes se declaran en oposición al régimen económico, social y político.

Respecto a esto último, el jefe de la cartera del Interior, reconoció la deuda que ha tenido el legislativo colombiano con los partidos de oposición desde 1991: una ley estatutaria. De acuerdo con Cristo “esa es una deuda con la Constitución, más que un reclamo de La Habana”, y agregó: “ya van más de 25 años sin cumplir la orden de una ley estatutaria de la oposición, es un tema prioritario para el Gobierno”, resaltó.

Para la Unión Patriótica la paz llegará de la mano con las trasformaciones políticas que abran el camino a una democracia real. Aída Avella, presidente de la colectividad, señaló que la política no puede seguir siendo una competencia entre mafiosos, corruptos y contratistas para ver cuál puede ganar más congresistas, alcaldías, gobernadores, ediles, concejales y diputados para desangrar el erario. “Los carteles de criminales deben estar lejos de la política”, indicó Avella.

De acuerdo con Gabriel Becerra, miembro de la dirección nacional de la UP y quien participó en el foro, este momento político es una oportunidad sin igual para transformar a fondo las prácticas políticas y el sistema electoral colombiano: “El proceso de paz es la oportunidad para cambiar las costumbres políticas y de hacer las reformas de fondo que permitan a todas las colectividades existentes y las que están por crearse tener condiciones necesarias para salir a buscar votos sin el temor a la corrupción o a la persecución”, sentenció.

Aunque la presencia de los partidos políticos tradicionales fue mayoritaria, emprender las reformas allí planteadas sería un golpe certero a la tradicional manera con la que estos hacen política. Entonces estaría en duda que esos partidos estén interesados en los cambios. “Debe ser un momento para que los partidos tradicionales asuman su responsabilidad histórica para permitir que los partidos políticos de oposición tengan el derecho a la vida, la no repetición y la garantía de gozar de derechos políticos”, puntualizó Becerra.

Otra de las críticas fuertes fue la expresada por la presidenta del Polo Democrático Alternativo, Clara López Obregón, quien describió las sofisticadas técnicas con las cuales se roban las elecciones con el auspicio de la propia organización electoral en cabeza de la Registraduría Nacional del Estado Civil. “Le he dicho al Presidente que para unas elecciones confiables se debe cerrar la Registraduría y hacer una completamente nueva”, expresó López quien además sentenció que los partidos políticos deben dejar a un lado la mezquindad y garantizarle a la insurgencia que va a hacer dejación de las armas las posibilidades ciertas de que va a poder desarrollar la acción política con la suficiente seguridad y transparencia, de lo contrario, señaló la presidenta del Polo, “lo demás es literatura”.

Las conclusiones del foro serán recogidas mediante la conformación de una comisión encargada de redactar una hoja de ruta que permita acompañar desde el Congreso las diversas opiniones y los compromisos para respaldar los acuerdos de La Habana y sacar adelante las reformas al sistema electoral colombiano.