miércoles, julio 17, 2024
InicioInternacionalBuque de guerra estadounidense en aguas colombianas

Buque de guerra estadounidense en aguas colombianas

Redacción Internacional 

El pasado domingo 30 de junio concluyeron, en aguas del Pacífico colombiano, frente a las costas de Buenaventura, los ejercicios navales de guerra Shoutern Seas 2024, última etapa de una serie de movimientos similares, dentro de la Operación Mares del Sur, que coordina el Comando Sur de los Estados Unidos, un ejercicio de fuerza, intimidación y alineamiento global, contra la presencia en América Latina de China, Rusia, Vietnam, India y Corea del Norte, a quienes Washington considera sus enemigos estratégicos.

Con ocasión del inusitado despliegue naval, la jefe del Comando Sur, la general Laura Richardson, inició una visita el fin de semana anterior al departamento del Valle del Cauca, en donde se reunió con las autoridades departamentales y municipales y ofreció nuevas líneas de ‘colaboración’, que encajan perfectamente en los objetivos estratégicos que busca la nación norteamericana en la región latinoamericana.

En palabras de la alta oficial, esa colaboración se encuadra dentro de los estándares de la OTAN, y gracias a ello está en condiciones de ofrecer una flotilla de aviones F-16 para reforzar la lucha contra las disidencias de las Farc, que para Estados Unidos sería la forma de restablecer el orden en esa zona del territorio nacional.

Injerencia grosera

Está claro que lo que ofrece el Comando Sur no es otra cosa que una grosera injerencia en los asuntos internos de la nación colombiana y una vulneración de nuestra soberanía nacional.

La Operación ‘Shoutern’ es la última de una serie de ejercicios por varios países de América del Sur, entre ellos Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Perú y Uruguay. En visitas anteriores a tierras latinoamericanas, Richardson ha expresado, a nombre del Departamento de Estado de su país, el malestar por la presencia de China y Rusia en negocios con varios países y el interés de la Casa Blanca por presionar la salida de estos socios ‘incómodos’ para sus intereses.

La estrategia de fondo es militarizar aún más la región, y ya después, con un claro control territorial, apoderarse de las riquezas naturales de estos países, como el litio, el oro, el manganeso, los recursos maderables y de agua dulce, es decir, lo que Washington necesita no solo para su desarrollo, sino para sostener una agresiva política de guerra, como lo demuestra su apoyo a los regímenes de Israel y Ucrania. Dicho de paso, aspira también a involucrar a países como Colombia en esta política guerrerista y genocida.

Por eso, las maniobras navales, en las que participaron cerca de doscientos marinos e infantes de marina colombianos, estuvo liderada por el portaviones de propulsión nuclear USS George Washington, de la Marina de Guerra de los Estados Unidos.

Difícil de creer que una nave de guerra norteamericana, con capacidad nuclear, y tropas de infantería de Marina de medio continente, sean el instrumento ideal para combatir a unos pocos centenares de insurgentes en disidencia. Como dice una canción colombiana: “mama, ¿qué será lo que quiere el negro?”.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula