Avanza Congreso de la UP: Los encuentros de la militancia

0
341
En el primer orden de la reparación política de la UP están las víctimas.

La paz y la reparación política, temas centrales del Congreso upeista

Redacción política

La Unión Patriótica, UP, se encuentra con el acelerador a fondo en una dinámica política de unidad y encuentros con su militancia a dos meses de realizar un nuevo Congreso Nacional, el quinto en su historia.

La colectividad de izquierda a la que recientemente, el Consejo de Estado devolvió su personería jurídica, se enrumba a un nuevo Congreso, máxima instancia de dirección, para los próximos 15, 16 y 17 de noviembre, en donde se definirá una nueva Junta Patriótica Nacional y delimitará su accionar en busca de la reparación política y su participación en la vida nacional.

Unidad y política

Para ello han empezado a confeccionar una serie de reuniones regionales denominadas: Encuentros por la Esperanza. Espacios para el reconocimiento de la militancia upeista, fortalecer los lazos de unidad política y trazar el qué hacer de las bases en cada región, departamento, municipio o vereda donde la UP tradicionalmente ha mantenido su presencia.

Uno de los departamentos en que mayor presencia política alcanzó en el pasado la Unión Patriótica es Santander. Allí la dirección regional de la colectividad convocó a un pleno departamental ampliado con el objetivo de reencontrar la militancia, comunicar las orientaciones dejadas por la dirección nacional reunida en Bogotá el pasado mes, preparar lo pertinente al Congreso Nacional de noviembre y analizar el acontecer político del país.

Las regiones

La UP en ese departamento nororiental habló de paz y de la necesidad de hacer memoria del genocidio en su contra para prevenir repetir la historia en la eventualidad que llegue la paz para el país: “Asegurar que una vez los actuales alzados en armas se reincorporen a la civilidad puedan ejercer sus derechos políticos, sociales, culturales y económicos con sus procesos de autogestión y autonomía, sin que corran el riesgo de ser asesinados, lo que en el país desgraciadamente ha ocurrido casi desde su inicio como Estado”.

Esa misma dirección regional hizo un llamado a considerar como imperativo buscar procesos de alianza y unidad con el nuevo movimiento político y social Marcha Patriótica así como también con otros sectores de izquierda, alternativos, democráticos para unir esfuerzos para alcanzar un gran movimiento o frente alternativo de cara a los procesos que se avecinan.

En eso coinciden las asambleas locales convocadas por la dirección distrital de la UP en Bogotá, donde se invita a conformar y fortalecer un gran frente político por las transformaciones sociales, donde jueguen un papel trascendental las organizaciones populares y políticas con un derrotero: la paz con justicia social.

Reclamos al CNE

Por su parte, la Dirección Nacional de la UP, dio a conocer un comunicado firmado por el Secretario Ejecutivo, Felipe Santos y el presidente de la colectividad verde amarilla, Ómer Calderón, donde celebran los encuentros regionales de la militancia y llama a no dejarse engañar por quienes pretenden suplantar la dirección de la UP: “la representación de millares de víctimas, sobrevivientes, militantes y simpatizantes de la UP, contraviniendo los estatutos vigentes de la UP, que mandatan a la Junta Patriótica Nacional para convocar a la participación democrática y decisoria de la colectividad upecista”.

En ese sentido, la dirección de la UP, le extendió un informe a Nohora Tapia Montoya, presidente del Consejo Nacional Electoral, CNE, explicado las irregularidades que guarda la convocatoria de un congreso apócrifo de esa colectividad. “Constituye este hecho una burla a las víctimas de la Unión Patriótica, a los derechos de una reparación política a su organización, a la legitimidad y legalidad de la participación y representatividad en un régimen que se aduce democrático, es muestra clara de las posibilidades de las falsas fabricaciones del Internet”.

“El CNE no puede demorar más las disposiciones para hacer efectiva la sentencia del Consejo de Estado”, reiteró Felipe Santos. El reconocimiento a la dirección que ha permanecido a pesar del crimen, la persecución y la exclusión se hace imperativo en el inicio de la reparación política necesaria para la colectividad. Aun cuando la colectividad no ha definido su participación política para los comicios del año venidero, exigen que se cumpla la sentencia más allá del formalismo de la personería pues considera que “sus condiciones de desigualdad para la participación son abrumadoras y se agravan sin un pronunciamiento oportuno del CNE”.

Legitimidad de la Junta

De ahí la importancia para la colectividad patriota de mantenerse en unidad. Vencer, dice Ómer Calderón, “la labor de ciertos medios de comunicación presentando una UP dividida y en disputa por asumir su representación”. A renglón seguido reitera que en el Congreso de noviembre “todos estamos participando en pie de igualdad, sin exclusiones, con profundo respeto a las decisiones colectivas y al legado histórico de la UP en la lucha por la paz democrática con justicia social”.

La dirección de nacional de la UP, previo a su máximo órgano de autoridad, planea un encuentro con la mesa de conversaciones de La Habana, a la que también están invitados los partidos políticos tradicionales, para tratar el tema que se debate entre la insurgencia de las FARC-EP y el gobierno nacional. “Nosotros sí que tenemos la autoridad moral y ética para hablar de participación política”, le dijo a VOZ, Felipe Santos.

Enfatizaron que a La Habana llegarán con el inamovible: “El crimen contra la UP no puede convertirse en comedia. La reparación política integral a la Unión Patriótica, a sus víctimas y a nuestro movimiento, es factor indispensable en la construcción de democracia con garantías de participación y no repetición, para toda la oposición alternativa, de izquierda, democrática y progresista”.