Asesinan a líder campesino en Casanare

0
326
Daniel Abril. Foto Colombia Informa.

Se trata de Daniel Abril, dirigente social del Congreso de los Pueblos. Un año de atentados y persecuciones a esta organización

Daniel Abril. Foto Colombia Informa.
Daniel Abril. Foto Colombia Informa.

Colombia Informa

El viernes 13 de noviembre hacia las 7 de la noche, en el municipio de Trinidad, Casanare, el reconocido líder social Daniel Abril recibió tres disparos de arma de fuego. Destacado por su lucha en defensa del medio ambiente, había denunciando a las petroleras por la sequía en la región. Era presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Los Chochos.

Abril fue uno de los líderes que, junto al movimiento social de la región Centro Oriente, propició las dos audiencias senatoriales realizadas en el municipio de Trinidad, donde se realizaron denuncias por parte de la comunidad respecto a los daños ambientales ocasionados por las petroleras que operan en esta región del país.

Uno de sus últimos aportes al trabajo social fue el impulso de la firmatón por la renuncia de la directora de Corporinoquia Martha Plazas. En esa actividad se recogieron alrededor de 1.400 firmas de personas que expresaron su inconformidad por la mala gestión de la directora de esta corporación respecto a la protección del medio ambiente.

“Daniel Abril hizo parte activa de la cruzada ambiental de Casanare y la firmatón por la renuncia de la directora de Corporinoquia, realizados en meses pasados”, expresó Isaac Marín, compañero de Abril e integrante del Coordinador Nacional Agrario.

En enero de este año, el Movimiento Social y Político del Centro Oriente de Colombia y el Congreso de los Pueblos denunciaron el asesinato de otro de sus líderes comunitarios, Carlos Pedraza. En esa ocasión las pericias forenses confirmaron que el dirigente social fue rematado con un disparo en la nuca a corta distancia.

Más recientemente, 11 jóvenes líderes sociales de Bogotá, también pertenecientes al Congreso de los Pueblos, fueron detenidos en julio en el marco de una cuestionada causa en la que se los señalaba de ser partícipes de actos violentos, aunque finalmente fueron puestos en libertad por irregularidades en la instrucción de la causa. En ese caso, el propio presidente Santos y el Comandante de la Policía Nacional, general Palomino, se habían puesto al frente de la campaña de difamaciones contra los jóvenes, acusándolos de realizar acciones guerrilleras, aunque nada de eso pudo demostrarse.

“Este tipo de persecuciones dan pie a los grupos paramilitares que, con base en falsos señalamientos a líderes sociales, accionan atentando contra la vida de valiosos compañeros”, habían señalado en esa ocasión voceros del movimiento social.