miércoles, mayo 22, 2024
InicioPaísArmel Caracas, el firmante de paz que es alcalde electo en Vichada

Armel Caracas, el firmante de paz que es alcalde electo en Vichada

Desde el 1 de enero de 2024, Armel Caracas será el alcalde del municipio más extenso del país. Es ex guerrillero de las FARC-EP y alcanzó la victoria electoral en representación del Pacto Histórico. Hablamos con él sobre su vida en la insurgencia, el trabajo con las comunidades, la campaña electoral y los principales retos que tendrá

Bolcheradio AM

En las pasadas elecciones territoriales, el Pacto Histórico ganó la alcaldía de Cumaribo, departamento del Vichada. En el municipio más extenso del país, casi 65 mil kilómetros cuadros de superficie, el nuevo burgomaestre es un excombatiente de las extintas FARC-EP, firmante del Acuerdo de Paz.

Se trata de Armel Caracas Viveros, quien conversó con el equipo de la Bolcheradio AM sobre su vida en la guerrilla, su trabajo con las comunidades, las luchas territoriales, la campaña electoral y los principales retos que tendrá al frente de la alcaldía en un municipio olvidado por la centralidad del país.

La disciplina

Cuéntenos un poco de su vida dentro de las FARC

Yo nací y crecí en Puerto Rico, Caquetá. Siendo muy joven ingresé al Frente catorce. En 1999, llegué a Barrancominas, Guainía, y al Frente dieciséis. Allí asumo la tarea de trabajar en la organización de masas, lo que siempre me permitió tener un vínculo directo con la comunidad, la cual hoy en día ha dado un gran respaldo a mi candidatura. La gente reconoce mi comportamiento acertado con base en lo que dictaba la línea y la orientación de las FARC. En mi entendido, la disciplina es el ingrediente vital para asumir los retos de la vida, así fue en la lucha armada y ahora en la lucha política-electoral.

Justamente sobre la guerra y la paz, ¿cómo ha sido ese tránsito?

Este tránsito no ha sido muy difícil porque siempre entendimos, de acuerdo con la plataforma, que la salida al conflicto social y armado era por la vía política. Con la firma del Acuerdo de Paz en 2016, comenzamos la lucha política por los cambios. En Cumaribo, eso significó darle continuidad al trabajo que teníamos con las comunidades.

¿Cuál fue la base para asumir la candidatura de Cumaribo?

Siempre se entendió que la lucha armada era una expresión política, que usábamos las armas porque no había garantías. El Acuerdo de Paz, y su punto dos, apertura democrática y participación, nos permitió emprender caminos para trabajar políticamente en el municipio. Teníamos el acumulado de masas, pero era una nueva situación, un proyecto desde la legalidad, que permitía el Acuerdo. Siempre le dijimos a la gente que podían decidir si apoyaban las propuestas o no, lo que terminó con un gran respaldo. Vuelvo y reitero, en el territorio fuimos disciplinados y nunca atropellamos a nadie, cuando estuvimos allí, donde tuvimos influencia en la lucha armada, hoy tenemos una gran legitimidad en las comunidades, siendo una prueba de ello los resultados obtenidos en la pasada victoria electoral.

Trabajo con la gente

En Cumaribo hubo trece candidaturas y el Pacto Histórico logró el triunfo con casi el 20 por ciento de la votación. ¿Cuál fue la estrategia?

Fue la continuidad en el trabajo. Nosotros participamos de la campaña en 2019, que, si bien no logramos ganar la alcaldía, sí alcanzamos buenos resultados. Nos mantuvimos luchando con la gente, llevándole una esperanza a diferentes sectores de la sociedad, en especial los niños, en deportes y arte. Con el pasar de los días, fue bajando la estigmatización. La gente empezó a conocernos por lo que somos y no por lo que dicen de nosotros. Al comenzar la reciente campaña electoral, ya teníamos un camino adelantado porque nunca dejamos de trabajar. Eso nos dio una ventaja sobre los “paracaidistas”. Ahí sentíamos que teníamos una candidatura fuerte, porque podíamos mostrarle a la comunidad hechos reales. Nuestra propuesta siempre fue la de construir una nueva realidad social para Cumaribo.

En opinión de Armel Caracas, ¿cuál es el principal problema socioeconómico en Cumaribo?

Es la desigualdad social y las profundas brechas. La mayoría de las personas, que estuvieron junto con nosotros, están marginadas de todas las riquezas. La comunidad de Cumaribo no tiene el goce pleno de sus derechos; no hay, por ejemplo, el acceso a servicios públicos básicos, esenciales. Conozco casos de comunidades indígenas que nunca han tenido acceso a un vaso de agua potable. Nuestra esperanza y compromiso es poder corregir eso a partir de la gestión.

¿Qué otras dificultades tienen en Cumaribo?

Las dificultades son muchas, pero les doy un ejemplo, no hay ni siquiera un kilómetro de carretera pavimentada. Este es un caso para que ustedes dimensionen la dificultad que tenemos y el atraso en el que estamos metidos. Por otro lado, la niñez y la juventud no tienen ninguna oportunidad para salir adelante, es decir, la educación es modesta y la oferta deportiva o cultural es prácticamente inexistente.

¿Cómo aspiran solucionar todas esas dificultades que heredan?

En los últimos días hemos dicho que llegó el tiempo de construir. En coordinación con el Gobierno nacional y departamental, nosotros queremos trabajar el tema de las vías, ya sean principales y terciarias, básicamente porque la economía se mueve así, las requiere.

Lo segundo es que queremos hacer del arte, la cultura y el deporte una herramienta de paz para la población. En tercer lugar, queremos trabajar en garantizar servicios públicos para la comunidad. Mucha gente dice que eso es aspirar mucho, porque en cuatro años no se va a lograr. Somos conscientes de las dificultades y del poco presupuesto que tienen los gobiernos locales, pero sí aspiramos a sentar las bases. Sobre estos mismos problemas fundamentales, cabe mencionar las dificultades que tiene el sistema de salud, así como la poca infraestructura para mejorar las comunicaciones en nuestro pueblo.

Otro punto, por el cual estamos dispuestos a trabajar, es que el pueblo pueda contar con una sede del SENA, esto para garantizar el estudio técnico y tecnológico de mucha gente que necesita capacitación para mejorar sus conocimientos, habilidades y capacidades, sus hojas de vida, y de esa forma impulsar la economía productiva del municipio.

Finalmente, aspiramos liderar un frente contra la corrupción, sobre la premisa que “cuando no se roba, alcanza”. En resumen, queremos que nuestro Plan de desarrollo local esté sintonizado con el Plan Nacional de Desarrollo que viene impulsando el Gobierno nacional, para, así mismo, construir las alternativas y resolverle a la gente la mayor cantidad de problemas posibles.

En beneficio del pueblo cumaribense

¿Cómo se encuentra Armel Caracas para asumir el gobierno local de Cumaribo?

Nosotros estamos con todas las energías puestas y con toda la fe y esperanza que vamos a hacer un muy buen trabajo en beneficio de toda la comunidad cumaribense. Por años, nos enfrentamos a la vida dura en la montaña y a las dificultades en la lucha armada. Ahora asumimos, con igual compromiso, este reto político. Reitero, la gente sabe que soy un hombre disciplinado y que este conjunto de reglas es el ingrediente vital para lograr el éxito.

¿Cuál es el mensaje final para las personas que lean esta entrevista?

Todas las personas están cordialmente invitadas en lograr los cambios necesarios en nuestro municipio. Cumaribo es un pueblo de gente buena y amable, con mucho potencial en turismo, que poco se conoce en la centralidad del país. Las personas que no son de Cumaribo, las invito a que lo conozcan y se lleven un recuerdo bonito. Nosotros los estaremos recibiendo con los brazos abiertos.

RELATED ARTICLES

SOS Cauca

Inmortal Kurosawa

Most Popular

Recent Comments