Activistas pro palestinos cierran fábrica de drones en Escocia

0
210

La fábrica de armamentos Thales UK es blanco de protesta por sus vínculos con la masacre israelí

Paddy McGuffin
peterlazenby@peoples-press.com

Activistas de solidaridad con Palestina cerraron una fábrica de armas de Glasgow, involucrada en la producción de aviones no tripulados para Israel, en la mañana del martes 23 de septiembre.

Los manifestantes ocuparon el techo de la fábrica de Thales UK y bloquearon sus puertas, mientras algunos se encadenaron.

Los activistas se comprometieron a continuar su ocupación «por tanto tiempo como sea posible» en respuesta al terrible bombardeo reciente de Israel a Gaza y la «creciente cooperación industrial militar de la economía del Reino Unido con los gobiernos que violan el derecho internacional».

Glasgow Palestine Action dijo en un comunicado: «Thales está en la mira hoy por su estrecha relación con Elbit Systems, la mayor empresa militar de Israel y el mayor productor de aviones no tripulados en el mundo».

Como parte de un contrato de mil millones de libras (unos 1.275 millones de euros, más de tres billones de pesos colombianos) los dos fabricantes se han unido para hacer la próxima generación de drones Watchkeeper, basados en el Hermes 450, que causó la muerte de civiles palestinos en Gaza en 2008-9, según se ha documentado.

Los drones son comercializados como «probados en terreno», lo que significa que han demostrado ser eficaces para matar palestinos, según los manifestantes.

Fifi O’Hara, una de los ocupantes del techo, dijo: «Los drones son una parte clave del arsenal militar de Israel. Al permitir que esta fábrica exporte componentes de aviones no tripulados y otras armas a Israel, el gobierno del Reino Unido está proporcionando apoyo directo y aprobando las masacres de Israel».

Otra ocupante, Latrice Royale añadió: «El gobierno del Reino Unido, al permitir que Thales opere con Elbit Systems, tiene sangre en sus manos».

«Sólo el año pasado el gobierno británico tenía 381 licencias de exportación de armas a Israel por valor de casi ocho mil millones de libras».

«Exigimos que el gobierno escocés ejerza presión sobre el gobierno del Reino Unido para poner fin a la venta de armas a Israel y tome medidas activas para poner fin a la producción de sistemas de armas en Escocia, que están conectadas con el apartheid, el colonialismo y el genocidio. Otra Escocia es posible».

El asalto de Israel contra Gaza, que duró siete semanas, dejó más de dos mil muertos, entre ellos cientos de niños.

Miles de palestinos quedaron sin hogar por el ataque y los suministros de agua y electricidad fueron destruidos.

Fuente: Morning Star
Traducción de David Moreno para SemanarioVoz.com