Una locomotora destructiva

0
Hay una política generalizada de saqueo del subsuelo.

Segundo Foro Nacional Minero-Ambiental

Hay una política generalizada de saqueo del subsuelo.
Hay una política generalizada de saqueo del subsuelo.

Partido Comunista Colombiano – Popayán

Durante los días 3 y 4 del presente, en la vereda San Rafael, de Popayán, departamento del Cauca, se realizó el Segundo Foro Nacional Minero-Ambiental, “Por el derecho a la vida, al territorio y la soberanía”, organizado por la Asociación Campesina para el Desarrollo Rural (Acader).

El evento contó con la participación de organizaciones sociales y políticas como Marcha Patriótica, Congreso de los Pueblos, Partido Comunista del Cauca, Movimiento Campesino de Cajibío, Reclame, Cima y Asocomunal Popayán, entre otras.

La academia también tuvo participación con ponentes de la Universidad Autónoma de México, la Universidad Pedagógica Nacional-Bogotá, Censat Bogotá y la Fundación Biodiversidad de la Universidad del Valle.

Desde la ciencia y la tecnología, la conferencia “Locomotora minero-energética y consecuencias en el medio ambiente”, del geólogo de petróleos y magister de la Universidad de la Amistad de Moscú, Carlos César Cerón Illera, a nombre del Centro de Estudios e Investigaciones Sociales (CEIS), Cauca, llamó gran interés y concitó a los asistentes, al resaltar las políticas de enajenación del Gobierno Nacional y el saqueo por parte de las transnacionales, de las riquezas del subsuelo patrio y en consecuencia la destrucción del medio ambiente. En particular por la explotación del llamado gas de esquistos, shale gas o gas no convencional.

Los temas referenciaron la tierra, el agua, el aire y el subsuelo en los contextos mineros y ambientales de soberanía alimentaria, cultura campesina y desde la jurisprudencia. Enmarcado, además, en la actual coyuntura política de las conversaciones en la mesa de La Habana con el equipo negociador de la insurgencia, así como la situación del paro en el Catatumbo y el próximo paro nacional del 19 de agosto.

El evento culminó con un llamado al cese bilateral inmediato de las acciones de guerra. El consenso general fue de descalificación y denuncia de las políticas de Estado y gubernamentales, especialmente del anterior gobierno de Álvaro Uribe y el de Juan Manuel Santos.