Tolima: Rechazo a neoliberalismo de Santos

0
84
Un aspecto de la manifestación de los arroceros. Foto Nelosi.

En las últimas semanas en el departamento del Tolima se adelantaron movilizaciones por la vivienda, de rechazo a la transnacional Anglo Gold Ashanti, y de los arroceros que demandan soluciones

Un aspecto de la manifestación de los arroceros. Foto Nelosi.
Un aspecto de la manifestación de los arroceros. Foto Nelosi.

Nelson Lombana Silva

Ante los estragos de la política neoliberal que viene implementando el presidente Santos, las comunidades del Tolima se vienen manifestando cada vez con más fuerza, decisión, organización y coraje. Es la respuesta popular, sindical y campesina ante un sistema oligárquico y depredador que concentra cada vez más las ganancias y socializa las pérdidas, las cuales recaen sobre los hombros de los más pobres.

En lo que va corrido del presente año, se han suscitado diversas manifestaciones populares y campesinas en este departamento de singular valor orgánico y político. Casi mil personas necesitadas de vivienda se tomaron un lote de Invías en Cajamarca y obligaron al alcalde Luis Evelio Gómez Velasco a una concertación. En la protesta que duró varios días los habitantes rechazaron los megaproyectos, sobre todo la presencia de las multinacionales y transnacionales que amenazan con robarse los recursos naturales, contaminar el agua y convertir al departamento en un gigantesco desierto. Con voz firme esta comunidad dijo al unísono una vez más: No a la megaminería, no a la transnacional Anglo Gold Ashanti y en cambio sí a la vida, sí a la soberanía nacional.

No había terminado esta protesta en Cajamarca, cuando los habitantes del municipio de Piedras se lanzaron a un paro indefinido rechazando categóricamente la presencia de la transnacional Anglo Gold Ashanti en su territorio. Este paro comenzó el 31 de enero a partir de las cuatro de la mañana y se sostiene con fuerza y decisión hasta tanto toda la maquinaria de esta transnacional salga de su territorio. Se trata de defender el medio ambiente, sobre todo los ríos y riachuelos de la vasta zona, especialmente el río Opia que se caracteriza por sus ostras y cuyas aguas consumen los habitantes del perímetro urbano de esta población ubicada al norte del departamento y varias veredas circunvecinas.

Rechazo a transnacional

El concejal de esta municipalidad Jhon Fredy Trujillo Cruz señaló: “Nuestra presencia es por el rechazo a la actividad minera puesto que se cree que vienen a causar un daño muy grande, puesto que vienen a lavar el material que sacarán de Cajamarca acá en Doima, municipio de Piedras. El miedo de la comunidad es por el daño que pueda causar a las aguas y al medio ambiente en general”.

Esta transnacional entró al municipio con mentiras y engaños, señala el concejal: “Nos dijeron que eran simplemente unos estudios pero no nos decían para qué. Ellos mismos decían que no sabían para qué eran esos estudios. Pero poco a poco nos fuimos dando cuenta que en la piscina de lixiviados, que es lo que vienen a montar acá, van a utilizar químicos como el cianuro, químico bastante venenoso. Proyectan ubicar estas piscinas en las veredas Camao y Pantano”.

Francisco Alberto Ramírez, indicó: “Nosotros debemos defender la vida, honra y bienes de los piedrunos, el agua natural, las ostras y los peces del río, tenemos que evitar que nos contaminen con mercurio y cianuro”.

María Ángela Méndez Sánchez, presidenta de la junta de acción comunal de la vereda Campoalegre dice: “Optamos por esta protesta pacífica con la compañía de toda la comunidad de Doima para presionar la salida de Anglo Gold Ashanti de nuestro municipio, porque no trae beneficios pero en cambio sí destrucción y deterioro ambiental inmenso”.

Protestan los arroceros

De otra parte, los pequeños y medianos arroceros de seis departamentos del país se movilizaron el pasado 8 de febrero con el objeto de exigir del gobierno nacional políticas que impidan su desaparición total gracias a la implementación del Tratado de Libre Comercio y el contrabando. Por las calles de Ibagué se movilizaron cinco mil personas de los diferentes distritos arroceros, demandando de la comunidad tolimense unidad y solidaridad y rechazo absoluto a la política santista. Los puntos principales que plantearon los manifestantes son: 1. Precio de sustentación, mínimo 130 mil pesos la carga de arroz paddy; 2. Prohibir terminantemente la importación del cereal; 3. Control exhaustivo al contrabando y a los inventarios de la industria molinera; 4. Ayuda económica para el mejoramiento del cultivo y así ser más competitivos; 5. Rechazo total a la megaminería en zonas agrícolas y cuencas abastecedoras de agua de los distritos de riego.

La multitudinaria movilización llegó al parque Manuel Murillo Toro, bajo la llovizna que acompañó gran parte del recorrido. Allí, intervino Roberto Botero, uno de los voceros quien solicitó públicamente una audiencia con el presidente Santos para plantearle de frente la problemática y auscultar posibles alternativas de solución. Sobre la marcha señaló: “El detonante fundamental que originó esta movilización nacional se dio debido a la baja de los precios que el industrial paga al productor en la carga de arroz paddy, los cuales tuvieron a la fecha de hoy un decrecimiento del 45%, lo que hace que nuestra actividad deje de ser rentable y se ponga en riesgo la agricultura de más de 450 mil hectáreas sembradas en arroz”.

Al calor de estas movilizaciones se cocinan nuevas acciones, entre otras la gran movilización por la paz el 9 de abril. El pueblo está despertando ante tanta injusticia social en Colombia y en el Tolima, por supuesto.