Recuperar la esperanza

0
Aspecto de la Conferencia Internacional de Mujeres en Moscú.

Crónica de la conferencia de la Federación Internacional de Mujeres (FDIM), realizada del 27 al 29 de abril en Moscú

Ana Elsa Rojas Rey

Recuperar la esperanza, para que la indiferencia no sea la causante del olvido, fue el lema que marco el espíritu de la conferencia de la Federación Internacional de Mujeres (FDIM), realizada los días 27, 28, y 29 del pasado abril en la ciudad de Moscú, donde asistieron invitados de Israel, Portugal, Italia, Grecia, Rusia, Congo, República Árabe Saharaui Democrática, Jordania, Reino Unido, Baréin, Líbano, Angola, Venezuela, Italia, Palestina, Brasil, Ecuador, México, Cuba, Colombia, Mozambique, Vietnam, España y Corea Popular, entre otras.

El objetivo de esta conferencia fue planificar las actividades que se puedan realizar en cada nación por las organizaciones afiliadas y, donde haya la posibilidad, hacer actos conmemorativos en ocasión a los 70 años de la FDIM, la cual fue fundada por las mujeres de la mayor parte del planeta por iniciativa de las comunistas de la antigua Unión Soviética, cuando el fascismo pretendía invadir el mundo, en cabeza de Adolfo Hitler en Alemania y Benito Mussolini en Italia, que dejó 27 millones de rusos muertos en la confrontación con las tropas enemigas durante la Segunda Guerra Mundial.

“El primer elemento a analizar con las asistentes, para la realización de los eventos, fue la resistencia y convicción que existe en las mujeres para pensar que la vida sigue y los acontecimientos sociales cambian, en función de las fuerzas que los dirigen”. De esta forma lo expresaron Olga Alímova, una de las cuatro diputadas del Partido Comunista de la Federación Rusa, y su primer vicepresidente Iván Mélnikv.

Si el socialismo de la Unión Soviética había caído, las ideas y la esperanza de ver un mundo en paz se mantiene incólume en la mente de las mujeres, las cuales están convencidas de que la prolongación de la vida no se da de cualquier manera. Ellas se mantuvieron firmes en el humanismo, aquel que propicia los postulados de Marx, de Lenin, Antonio Gramsci, Mariátegui, Clara Zetkin, Bolívar, Martí, La Gaitana, Vilma Espín y todas las desobedientes de Nuestra América, que aunque no escribieron por las condiciones sociales de la época, dejaron la enseñanza con su ejemplo, hoy con satisfacción ven renacer la esperanza, en la patria de los y las grandes heroínas.

Enterrar el socialismo es equivocado

El segundo elemento a discutir fue la imperiosa necesidad de luchar por la paz del mundo. Quienes pretendieron enterrar el socialismo se equivocaron, las bases de este magno modelo están vivas en la patria del gran Lenin; se derrumbó un modelo, en el cual se cometieron errores tergiversando la dialéctica, pero las ideas que universalizaron la construcción de un mundo justo siguen vigentes en la mente de millones de ciudadanos y ciudadanas rusas, quienes son víctimas de los lastres del capitalismo y comienzan a diferenciar lo que puede ser una nueva sociedad socialista como el porvenir que hace feliz a la humanidad.

Hoy en Rusia florece la esperanza como la primavera. La simbología del socialismo se mantiene en lo fundamental, a pesar del vendaval anticomunista que se apoderó de esa nación. Ese es un síntoma muy importante, y no pueden negar la victoria contra el nazismo, lo cual hace que se mantengan los grandes monumentos de la Gran Guerra Patria, los que enarbolan la hoz y el martillo; el Mausoleo de Lenin que los traidores del socialismo pretendían destruir continúa allí como el referente de un nuevo amanecer, después de enterrar para siempre el fantasma del zarismo, el pueblo lo impidió. Además, hoy la figura de Stalin es reivindicada por jóvenes comunistas como el gran conductor de la lucha contra el fascismo.

El Partido Comunista de la Federación Rusa logró reunirse para celebrar el 1 de Mayo en la Plaza Roja, luego de 22 años de la caída del socialismo, en donde fue prohibida su celebración; en la tribuna hicieron entrega a un gran número de jóvenes del carné del PC, acto que se celebró con regocijo por los asistentes, el cual estuvo colmado de aplausos y lágrimas de alergia, sobre todo por las y los veteranos de la guerra.

Las brujas nocturnas

Otro de los elementos que no han podido borrar es el de las heroínas conocidas como “las brujas nocturnas”. Estas fueron mujeres que se subían a aviones hechos de madera, para que el ruido no fuera detectado. Lo único que estos aparatos tenían de hierro eran los motores y los piloteaban regimientos de 200 mujeres, que por las noches salían a bombardear a las tropas enemigas, lo que se convirtió en el terror para los soldados alemanes y por eso Hitler las llamaba las brujas nocturnas. Se reúnen todos los 2 de mayo frente al teatro Bolsóhoi, donde el pueblo las colma de claveles rojos.

Hoy, solo quedan seis de ellas. En esta ocasión solo salieron dos, porque las otras cuatro estaban enfermas. Las historia se cuenta de generación en generación, ya que las madres asisten con sus nietos, bisnietos y la memoria de estos hechos está presente, mas cuando el fascismo hace intentos de apoderarse nuevamente de Ucrania, pero saldrán con el rabo entre las piernas como ocurrió en 1945. Así lo expresaron las mujeres de Ucrania y Crimea, que asistieron a la conferencia de la FDIM.

Finalmente, después de una exposición por parte de la delegación colombiana, de Asodemuc, de la situación del país, se acordó respaldar irrestrictamente los diálogos de paz en Colombia, y que las mujeres asistentes al evento se pronunciaran en sus países contra los intentos de saboteo o rompimiento de este proceso, que conviene a la paz no solo de Latinoamérica sino del mundo entero.

Colombia es un país geopolíticamente importante para la estabilidad de las revoluciones nacientes en este continente, sobre todo Venezuela, sobre la que el imperialismo norteamericano está encima para poner sus garras y de paso a las otras naciones que se encaminan a construir estados libres y soberanos. También se hizo el compromiso de respaldo de los demás estados latinoamericanos que luchan por su desarrollo político y económico independiente, la solidaridad para los cinco héroes cubanos y la defensa la revolución de este heroico país, en el que se están desarrollando los diálogos de paz, entre la insurgencia y los representantes del gobierno colombiano.