¿Qué es la justicia?

0
138

Es uno de los derechos humanos de mayor importancia, para la sociedad y la persona humana; pero, no puede considerarse el más elevado, que gobierna al mundo entero sin la participación del conjunto de esos derechos.

Ilustracio Justicia 2

Hernán Ortiz Rivas

El título del presente escrito, corresponde al utilizado por Kelsen, en su conferencia de despedida, como miembro de la Universidad de California, el 27 de mayo de 1952, célebre conferencia, cuya debilidad, según nuestro criterio, radica en una reiterada inspiración cristiana. El famoso jurista austriaco, naturalizado norteamericano, tuvo razón al sostener que el tema y el problema de la justicia, ha sido debatido en todos los tiempos, que por la justicia se ha derramado mucha sangre y muchas lágrimas, sin que la pregunta haya sido respondida adecuadamente.

La Justicia

Kelsen propuso varias respuestas a su interrogante, a saber: la justicia es la felicidad personal y colectiva, garantizada por un orden social. La justicia es la realización de la libertad, la paz, la tolerancia, la democracia. Se trata, pues, de una especie de compendio de los llamados derechos humanos, de la cumbre de todos ellos. Sin duda, la justicia es uno de los derechos humanos de mayor importancia, para la sociedad y la persona humana; pero, no puede considerarse el más elevado, que gobierna al mundo entero sin la participación del conjunto de esos derechos. La justicia se caracteriza por todos los significados atribuidos por Kelsen en su conferencia, a los cuales, deben agregarse otros, que pasamos a reseñar con suma rapidez.

Para los antiguos pensadores griegos, la justicia se considera como orden, equilibrio, medida, conformidad con las leyes jurídicas, las decisiones de jueces y magistrados, en cada caso de conflicto, teniendo en cuenta las normas legales. El sofista Trasimaco decía que la justicia está al servicio del más fuerte, tesis controvertida por Platón, quien la valora como la virtud por excelencia de la polis y del ser humano, que se reparte en condiciones de igualdad entre el mismo grupo social; pero, no entre todos los asociados. En La República platónica, la justicia equivale a la igualdad entre iguales. Aristóteles, también ubica la justicia como la “virtud total”, cimérica, de los humanos, que procede del sistema de gobierno, la legalidad y la igualdad, “pero no para todos, sino para los iguales”. Aristoteles divide la justicia en total y parcial (distributiva, correctiva), doméstica (conyugal, paterna, esclavista), y política (legal, natural). La justicia política es la “virtud” general, base sustancial de la polis, constituye el fin primordial del Estado y del derecho. Estas dos concepciones de la justicia, la platónica y la aristotélica, demasiado resumidas, son las bases de su teoría y desarrollo, en el mundo occidental.

Justicia contemporánea

En la sociedad contemporánea, circulan varios significados de la justicia, como dar a cada uno lo suyo (clásica), a cada uno según sus méritos, a cada uno de acuerdo con sus obras, a cada uno, según sus necesidades, a cada uno en proporción a su rango, a cada uno de acuerdo con lo atribuido por la legislación. No sobra recordar la definición de justicia del emperador Justiniano, como la voluntad constante y perpetua de dar a cada uno lo que se merece; los antiguos juristas romanos, decían que los preceptos de la justicia son tres: vivir honestamente, no hacer daño a otro, y dar a cada uno lo suyo. Para concluir, nada mejor que citar a Marx, cuando se refería la nueva justicia, en la futura sociedad comunista, en cuya bandera debía ondear, la consigna: “¡De cada cual, según su capacidad; a cada cual, según sus necesidades!”.