Policía mutila a líder indígena en protesta en Leticia

0
229
El Esmad de la Policía Nacional es duramente cuestionado por sus permanentes agresiones contra la movilización social pacífica. Foto La Opinión.

Nueva agresión del Esmad

El Esmad de la Policía Nacional es duramente cuestionado por sus permanentes agresiones contra la movilización social pacífica. Foto La Opinión.
El Esmad de la Policía Nacional es duramente cuestionado por sus permanentes agresiones contra la movilización social pacífica. Foto La Opinión.

Agencia Prensa Rural

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) denunció que la Policía, al mando del teniente Yépez, reprimió violentamente una movilización pacífica de las comunidades ancestrales en la capital del Amazonas, dejando como saldo a un integrante de la guardia indígena gravemente herido.

Las comunidades y pueblos indígenas que integran la Asociación Zonal de Consejos de Autoridades Indígenas de Tradición Autóctona se movilizaron el pasado 14 de abril, en la vía entre el Aeropuerto Internacional Alfredo Vásquez Cobo de Leticia y la sede de la Universidad Nacional.

Unos 500 representantes de las comunidades indígenas de la región exigían la habilitación de la vía donde, hace un mes, la ola invernal obstaculizó el tránsito de las comunidades hacia sus viviendas en el barrio San Miguel.

Salvaje represión

Aunque la movilización se adelantaba de forma pacífica y tranquila, fue repelida violentamente por miembros de la Policía Nacional, con material explosivo lanzado de manera indiscriminada, ignorando que en el lugar había menores de edad.

En los hechos resultó gravemente herido el líder y miembro de la guardia indígena José Prudencio García Tejada, de la etnia Uitoto, al explotar en su mano izquierda una bomba de aturdimiento lanzada por la Fuerza Pública, y que destrozó su extremidad.

“Él salió a proteger a los niños presentes en la manifestación y la granada le explotó en la mano”, dice el líder indígena Wellington Murayari. Además, asegura que “la manifestación la teníamos organizada hace dos días, aproximadamente” y que es una marcha pacífica con el fin de reclamar la única vía que nos conduce a las comunidades indígenas. Después de este incidente, José Prudencio fue trasladado al hospital municipal de Leticia donde la fue amputada la mano, debido al estado lamentable en que quedó después de la explosión.

El alcalde de Leticia, José Ignacio Lozano, funcionarios de la Defensoría del Pueblo, representantes de las comunidades demandantes y las Fuerzas Militares y de Policía se reunieron el día 15 para habilitar un espacio provisional mientras la Alcaldía y la Gobernación desarrollan la obra final en la vía.

Los pueblos indígenas de la Amazonia exigen que las autoridades investiguen y reparen el daño causado, y que cumplan con sus obligaciones respecto a las comunidades ancestrales.