Podemos-Izquierda Unida: Cambiar España

0
140
Alberto Garzón y Pablo Iglesias al anunciar el acuerdo Izquierda Unida-Podemos.

Las más importantes y progresistas propuestas están relacionadas con las cuestiones económicas y sociales que desmonten el modelo neoliberal y sus lesivas consecuencias para el pueblo español.

Alberto Garzón y Pablo Iglesias al anunciar el acuerdo Izquierda Unida-Podemos.
Alberto Garzón y Pablo Iglesias al anunciar el acuerdo Izquierda Unida-Podemos.

José Ramón Llanos

Podemos e Izquierda Unida concurrirán a las elecciones del 26 de junio, con el mismo programa con que participaron en diciembre, sin embargo han elaborado un “documento programático” denominado “Cambiar España: 50 pasos para gobernar juntos… Se trata de una ruta en cincuenta pasos con los que responderemos a los grandes problemas de nuestra sociedad en el corto y mediano plazo”.

Las más importantes y progresistas propuestas están relacionadas con las cuestiones económicas y sociales que desmonten el modelo neoliberal y sus lesivas consecuencias para el pueblo español. Se cambian los objetivos de la actual política anticrisis implementada aceleradamente por el Partido Popular, se cambiarán las reformas laborales del 2010 y del 2012, para subsanar los efectos de la informalidad laboral, la inestabilidad en el empleo, y la reducción salarial con el pretexto de superar la crisis. En efecto se propone establecer un salario mínimo de 800 euros para los años 16 y 17 e incrementarlo a 900 en el año 2018.

Para garantizar el Estado de Bienestar, se incrementará el presupuesto de la salud, de la educación y de la protección de los sectores más vulnerables. Se establecerá un consumo gratuito del mínimo vital del agua y energía para cada hogar considerado insolvente para pagar esos servicios. Se hará una reducción de las deudas hipotecarias de los hogares de bajos ingresos.

Para asegurar la financiación de estas propuestas se reducirán en un 20% los presupuestos de defensa, orden público y seguridad. Además, se incrementarán los impuestos a los ingresos de las grandes empresas, los cuales se establecen en un 15%. Se creará el impuesto a la riqueza, a las transferencias, a las donaciones y a las herencias. Se establecerá un impuesto de solidaridad que pagarán las empresas una sola vez, para compensar las ayudas y subsidios que les ha dado el Estado con el pretexto de la crisis.

El Estado será el prestador de los servicios de salud, de sanidad y educación. De igual manera se aumentarán las partidas presupuestales destinadas a la investigación a la protección del medio ambiente y a la innovación de la generación de energía, especialmente las fuentes renovables como la solar, la eólica, la geotérmica y otras como la fotovoltaica.

Al final de la introducción se expresa el objetivo de Podemos e Izquierda Unida:

“Hoy nada es más urgente que poner en pie un gobierno capaz de construir un nuevo futuro para nuestro país. Un nuevo futuro para los trabajadores precarios y para los cientos de miles de jóvenes que han tenido que marcharse por falta de un futuro. Nada es más urgente que proteger a quienes echan horas que nadie les paga por salarios de miseria, a quienes quieren formar su propia familia y no tienen ni para empezar, a los enfermos que a duras penas llegan a pagarse sus medicamentos y a los jubilados que han tenido que volver a sostener a sus familias, esta vez con su pensión.

Hoy nada es más urgente que poner en pie un gobierno que trabaje para defender unas condiciones de vida y trabajo dignas para las grandes mayorías de nuestro país y garantice que los corruptos se sentarán en los banquillos de los juzgados y no en los consejos de administración de las grandes empresas estratégicas del país.

Estos son nuestros objetivos y estas nuestras propuestas”.