Los compromisos con las madres comunitarias

0
Durante 10 días, 100 madres comunitarias estuvieron en carpas frente a las instalaciones del ICBF en Bogotá. Foto J.C.H.

Una semana estuvieron en protesta más de 15 mil trabajadoras, quienes lograron beneficios laborales y mejoras nutricionales para miles de niños

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@aurelianolatino

Con un reconocimiento al Sindicato Nacional de Trabajadoras al Cuidado de la Infancia y la Adolescencia del Sistema Nacional de Bienestar Familiar, Sintracihobi, como interlocutor legítimo de las madres comunitarias, se inició el acuerdo entre estas trabajadoras y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF.

La reunión realizada el pasado 14 de abril en Bogotá, fue la última de varias en las que hubo presencia de la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo, algunos senadores y los directos involucrados en el conflicto laboral y social: el ICBF y Sintracihobi.

Otro reconocimiento obtenido fue darles todos los derechos como trabajadoras vinculadas a Entidades Administradoras del Servicio de Hogares Comunitarios de Bienestar, mediante contrato de trabajo, con base en la Ley 1607 de 2012, y el acuerdo entre ellas y el Gobierno Nacional el 31 de octubre de 2013.

El conflicto se evidenció ante la opinión pública cuando alrededor de 15 mil madres del territorio nacional entraron en cese de actividades y cien de ellas acamparon frente a las instalaciones del ICBF en la capital del país.

Algunos acuerdos

Las trabajadoras pedían salud, estabilidad, pensión y mejoras en las minutas de las que depende la nutrición de miles de niños; reivindicaciones por las que han peleado desde hace años.

En este acuerdo existe el compromiso por parte del ICBF de presentar un estimado de presupuesto requerido para unificar el aporte nutricional hasta el 70%, como insumo para la gestión de recursos. Es necesario aclarar que el 30% restante es responsabilidad de los padres de los niños, pero como algunas madres de Ciudad Bolívar en Bogotá lo denunciaron a VOZ, hay muchos niños que van al Hogar de Bienestar sólo por comer algo, porque en sus hogares sus padres no pueden darles.

También se convino establecer mesas de trabajo por centro zonal para concertar menús de manera diferencial respetando la minuta patrón, según las realidades territoriales y culturales del país. Se revisarán los procedimientos de las Entidades Administradoras del Servicio para mejorar la calidad en la entrega y manipulación de alimentos, y para que las cantidades sean acordes con las necesidades.

Acerca de los contratos laborales, el ICBF se comprometió a exigir la vinculación inmediata de madres que no hayan sido contratadas aún por las Entidades Administradoras del Servicio, EAS, previa verificación con base en lo reportado por el sindicato, y garantizará que esta sea a término indefinido y con estabilidad laboral.

Igualmente, se revisará el pago de las cotizaciones al Sistema General de Seguridad Social, pues las trabajadoras han denunciado que en varias regiones este no se realiza por parte de los intermediarios o EAS.

Una mesa integrada por la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo, el ICBF y el sindicato, harán un seguimiento a madres comunitarias con problemas de salud que les impida continuar laborando, para buscar reconocimiento en el Sistema General de Seguridad Social.

Por último, el ICBF se compromete a no adelantar retaliaciones contra las madres que realizaron la protesta en todo el país, y la Procuraduría General de la Nación y la Defensoría del Pueblo harán un seguimiento al cumplimiento de los acuerdos.