La USO vuelve a Campo Rubiales

0
43
Los trabajadores afiliados a la USO, hace años habían intentado izar la bandera de su organización, pero habían sido expulsados. Foto archivo.

En una zona dominada por la transnacional y los paramilitares, donde hasta los fiscales trabajan para la compañía, el sindicato logra retornar y es bien recibido por trabajadores y comunidades. Superan bloqueo de Pacific

Redacción Laboral

La Unión Sindical Obrera (USO) informó que la noche del jueves 18 de septiembre hizo presencia oficial en Campo Rubiales, en Puerto Gaitán (Meta), en lo que fue catalogado como un hecho histórico por la presencia paramilitar en la zona y la persecución por parte de la multinacional. Según el sindicato, los dirigentes obreros comenzaron labores al día siguiente enfrentando el rechazo de la multinacional y el seguimiento con los equipos de seguridad.

“La junta directiva nacional de la USO tomó la decisión política de retornar al Campo Rubiales después de dos intentos donde nos sacaron de manera forzada del área. Regresamos con una simpatía por parte de trabajadores y de la misma comunidad”, señaló John Rodríguez, presidente de la USO Centro.

La USO espera construir pronto una base de la subdirectiva Puerto Gaitán dentro del proyecto. Su trabajo al interior del campo tiene tres ejes temáticos: la no prórroga del contrato con Pacific para el año 2016; apostarle a la conservación del recurso hídrico con el Comité Ambiental del Meta y regular las relaciones contractuales con los trabajadores de Pacific Rubiales y sus firmas contratistas.

La alianza por la operación directa de Rubiales por parte de Ecopetrol S.A. se ha puesto en la labor de persuadir a los trabajadores y lograr con las comunidades que el Campo Rubiales se revierta a la nación a partir del 2016.

La USO sabe que las empresas tienden a hacer más daños al final de los contratos para demostrar, uno, que no es viable y, dos, que ellos son los únicos que pueden operar la producción; y así quedarse con ellos. Por tanto, deben impedir que eso ocurra en Rubiales.

Intentos de asustar

Tres hechos han prendido las alarmas de la comisión. El primero, en la zona confluyen distintos grupos de paramilitares, Urabeños, Erpac, Héroes del Vichada, entre otros. Cuando se encontraban en la entrada de Puerto Gaitán, los jefes paramilitares del área estuvieron cerca de las mesas de trabajo, los mismos pobladores informaron de su presencia una vez se marcharon del lugar. Es un sitio público conocido como El Oasis. Los dirigentes alertaron a la Policía que se presentó en 10 minutos en el sitio de los hechos.

Segundo, el sábado, un agente de la Sijín se infiltró en una de las reuniones y la comunidad lo descubrió. Tres, un sujeto con un arma de juguete idéntica a un arma convencional apareció en el área de trabajo, al principio se pensó que el arma era real, lo cual provocó una alarma.

“Nos dejó bastante preocupados porque hay una intención de impedir nuestra presencia en el Campo mediante la vía militar. Es preocupante porque sabemos que en el área no se mueve una sola hoja sin que Pacific Rubiales lo sepa. Entonces, el hecho de que haya paramilitares, como lo reconocen las mismas autoridades aunque los llamen bacrim, ha cooptado la institucionalidad en esta parte. Aquí hasta los fiscales están al servicio de Pacific, no de la nación y, menos de los ciudadanos”, indicó Fredy Pulecio, directivo de la USO Nacional.

La USO ratificó que intensificará su presencia en el área, más aun tras confirmar que hay cerca de tres mil desempleados afectados por la política de Pacific. Pulecio añade: “Creemos que están tratando de intimidarnos y les hemos dicho que nosotros venimos por cumplir una labor a la nación y es que estos 210 mil barriles que se producen en Rubiales reviertan directamente al país. De aquí no vamos a salir bajo ninguna consideración, incluso, con este objetivo seguiremos cumpliendo con las comunidades porque esa es la labor de la USO”.