La tumba de Antígona: Proyecto Lisístrata

0
392

La obra cuenta la historia de un grupo de mujeres que se unen para acabar con la guerra, oponiéndose a dormir con sus hombres, hasta que estos dejen las armas.

imagen-2

Renata Cabrales

“Durante más de veinte años, la antigua Grecia se mantuvo en guerra civil enfrentando sus grandes potencias: Atenas y Esparta. Los griegos no desistían en su locura político sanguinaria por la supremacía de una ciudad sobre la otra y morían generaciones y generaciones de hombres, mientras tanto, las mujeres, relegadas a un segundo plano, permanecían en sus casas criando a sus hijos que pronto serían masacrados. Viendo a sus maridos cada muchos meses, hartas de esta situación insostenible, una de ellas decidió tomar cartas en el asunto y provocó lo que jamás ningún hombre griego pensó que ocurriría, las mujeres lograron dominar sobre los hombres con la única arma que poseían, ellas mismas”.

Como Lisístrata, personaje de Aristófanes, abanderadas de la anhelada paz, las mujeres de Marcha Patriótica, la Juventud Comunista y el Partido Comunista Colombiano han tomado la firme decisión, no de obligar a sus maridos a la abstinencia sexual, para que cesen la guerra, pues de su parte, estos no son quienes la han declarado, lo ha hecho el Estado opresor, así que a diferencia del personaje clásico, cansadas de que sus seres queridos sean vilmente asesinados, la estrategia de estas valientes mujeres ha sido irrumpir en la iglesia a católica para “declarar el inicio de una vigilia permanente por la vida y la paz y solicitar el amparo de la Iglesia Católica bajo la figura del Asilo Eclesiástico, ante el inminente riesgo en el que se encuentra la vida e integridad de las y los luchadores sociales en nuestro país (…) Hemos venido a la iglesia, a la calle y a la plaza, a denunciar la continuidad de un proceso de exterminio político (…) ”

Lisístrata es la primera mujer en la literatura griega clásica que toma la bandera femenina y proclama un discurso de soberanía hegemónica por el fin de la guerra.

Siendo su discurso un ejemplo de empoderamiento, Lisístrata, que fue representada por primera vez en 411 a.C., se ha convertido en un símbolo del esfuerzo organizado y pacífico a favor de la paz. Así, su nombre fue útil para el Proyecto Lisístrata, acto teatral que se realizó el lunes 3 de marzo de 2003 simultáneamente en más de 42 países en defensa de la paz y un gran porcentaje de personas participaron en alrededor de 700 lecturas dramatizadas de la obra, en beneficio de organizaciones que trabajan por la paz.

La obra cuenta la historia de un grupo de mujeres que se unen para acabar con la guerra, oponiéndose a dormir con sus hombres, hasta que estos dejen las armas. Impotentes ante una sociedad dominada por los hombres, con demasiados hijos, mientras sus maridos son masacrados en batalla, esas mujeres emplean la única táctica a su alcance: una huelga de sexo: Lisístrata.- Hablaré entonces; no hay que ocultar el plan. Mujeres, si hemos de forzar a nuestros maridos a vivir en paz, hemos de abstenernos.