Elecciones en Argentina: Agotamiento del kirchnerismo

0
76
La presidenta Cristina Fernández, no parece tener asegurada una nueva reelección, con los resultados de las parlamentarias de octubre.

El oficialismo que lidera la presidente Cristina Fernández, perdió las elecciones en las cinco principales provincias, incluyendo Buenos Aires, pero está lejos de haber sufrido la demoledora derrota que pregonan los grandes medios de comunicación

La presidenta Cristina Fernández, no parece tener asegurada una nueva reelección, con los resultados de las parlamentarias de octubre.
La presidenta Cristina Fernández, no parece tener asegurada una nueva reelección, con los resultados de las parlamentarias de octubre.

Los resultados de las elecciones de ‘mitaca’ del pasado 27 de octubre en Argentina, en las que se renovó la mitad de la bancada en la cámara de diputados (127 parlamentarios) y la mitad del senado, jornada en la que participó el 80 por ciento de los electores, ofrece una lectura compleja.

En primer lugar, el Frente para la Victoria, el partido de la presidenta Cristina Fernández, sigue siendo la principal y más votada fuerza política del país, que mantiene mayorías suficientes en las dos cámaras parlamentarias, para sacar adelante iniciativas legislativas.

No obstante, el oficialismo perdió aproximadamente el 15 por ciento de su votación, especialmente en las provincias que representan los mayores fortines electorales, lo que se explica en la crisis financiera que afecta la inversión social y a un plan de ajuste fiscal, que llevó al gobierno a perder un millón y medio de votos, lo que se interpreta como una advertencia a la burguesía de ese país.

Uno de los fenómenos más significativos de las pasadas elecciones es el surgimiento del intendente Sergio Massa en Buenos Aires, como fuerza política, al derrotar al oficialismo en esta provincia y colocarse como uno de los presidenciables para las elecciones generales de 2015. Massa representa una disidencia del peronismo en el gobierno y aboga por el retorno de las políticas neoliberales y de ajuste fiscal más severas.

En el campo de la izquierda también hubo sorpresas. Una coalición de fuerzas centro izquierdistas y de orientación trotskista, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, FIT, que excluye a los sectores marxistas más consecuentes, se impuso con un 5 por ciento de los resultados electorales. Esta coalición, denominada nueva izquierda, con un millón doscientos mil votos, eligió diez parlamentarios a la cámara baja.

El Partido Comunista Argentino, en alianza con otros sectores, eligió un diputado provincial, en San Luis, y otro de un sector político aliado, en Jujuy. Los comunistas, en un balance inicial de la jornada, llamaron a construir una fuerza política de nuevo tipo, pluralista, que trabaje por cambios estructurales en Argentina, de contenido anti neoliberal y antiimperialista.