Congreso Extraordinario de la CUT: Golpe a la burocracia sindical

0
63
Aspecto general de una de las siete comisiones de discusión. Foto J.C.H.

Aunque faltan aspectos por mejorar, un espíritu renovador impulsó a las bases sindicales a imponerse a la mayoría del ejecutivo nacional de la central y lograr avances en una mayor democratización

Juan Carlos Hurtado Fonseca
@aurelianolatino

Producto de la presión de las bases, la alta corrupción y politiquería de varios dirigentes nacionales y regionales en las pasadas elecciones de la central, y por la insistencia de sectores sindicales clasistas, en el sexto congreso de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, se acordó desarrollar un congreso extraordinario que modificara los estatutos.

El evento tuvo lugar en Bogotá con la asistencia de 750 delegados de todo el país, los pasados 11, 12 y 13 de noviembre y según varios asistentes, a pesar de la presión de sectores políticos con presencia en el ejecutivo nacional de la CUT, se lograron avances hacia una mayor democratización y el rescate de sus principios fundacionales.

Voces de delegados

VOZ habló con algunos de los delegados para tener impresiones que permitan entender el sentido de los cambios. Emilio Cataño, quien asistió como delegado de Sintratextil, Girardota, Antioquia, comentó que se avanzó en acabar la burocracia: “Es que los ejecutivos quieren quedarse toda la vida en el trono, al menos se bajó de cuatro a dos periodos en los que pueden estar. En la participación de los sindicatos minoritarios se avanzó, ya no es 500 sino de 300 los afiliados que debe tener un sindicato para tener un delegado a los congresos, y los sindicatos con menos de 300 afiliados pueden fusionarse, hacer una asamblea y enviar un delegado. De ahora en adelante en las planchas para las elecciones deben ir representantes de las mujeres y los jóvenes. Se nombrarán veedores para fiscalizar el funcionamiento de la central y la parte económica, y una comisión seis meses antes y seis meses después de las elecciones para que garanticen transparencia.

“Lo que sigue mal es la manera como los ejecutivos quieren manejar las cosas, lo hacen como si fuera una empresa de ellos, ganas de manejar el poder sin dar participación, quieren aplanar a las minorías por intereses electorales y personales. Por eso hay denuncias de que hay ejecutivos que no tienen bases, no se sabe cómo sacan votos”.

Rubiela Osorio, secretaria de organización de la CUT Risaralda explicó algunos avances para las mujeres y los jóvenes afiliados: “En las listas debe haber una mujer y un joven en los tres primeros renglones. Eso es bueno ya que en el ejecutivo de Fecode no hay mujeres y en el de la CUT no hay sino tres. No queremos que nos regalen algo, solo que reconozcan nuestro trabajo y liderazgo.

“Se seguirá con la elección directa que es un tema en el que hay que tener cuidado y se debe hacer con transparencia porque han habido muchos vicios en la elección de varios directivos de la CUT. Otro de los avances fue que los trabajadores apoyaron por consenso el proceso de paz de La Habana”.

Apoyo a la paz

El vicepresidente de la junta directiva nacional de Sintrabancol, Herman Cadavid, anotó: “En general fue muy positivo porque hubo una democratización. No se pudo reformar la cuota participativa en el ejecutivo ya que eso está dominado por Fecode. Se da mayor participación a las mayorías, mayor inclusión. Hubo muy buenos paneles sobre todo en el que se habló de la paz, se dio muy buena ilustración sobre eso y se respaldaron los diálogos de La Habana”.

Jaime Díaz de la junta nacional de Sintraimagra habló sobre los avances en el ámbito regional: “Por votación se decidió que los ejecutivos de las CUT regionales no pueden hacer parte de los órganos de dirección de sus sindicatos, ya no se puede tener doble cargo. Esas cosas se dieron porque la gente ya quiere un cambio, pudo más el sentir de la gente que la misma maquinaria. Se logró meter la palabra antiimperialista, volver a los principios fundacionales”.

La presidenta de la Asociación de Servidores Públicos de los Órganos de Control de Colombia, Asdeccol, Blanca Ramírez, cree que a paso lento se avanza en la democratización porque: “Se quería que las cosas cambiaran aunque la mayoría de la dirección quería que nada cambiara. Entre otras cosas, se logró que se quitara el plazo para la creación de los sindicatos por rama y se accediera a diferentes formas de organización tendiente a llegar a los sindicatos por rama; por ejemplo, crear sindicatos de industria o crear federaciones.

“En sistema electoral se logró que la junta nacional deba reglamentar el código electoral. Entre lo que más se destacó fue una especie de rebeldía de las bases que se impuso a la dirección porque realmente quiere cambios. Eso es una muy buena señal.

“El Polo Democrático cometió el error de aliarse con el llamado sector democrático del ejecutivo y sacaban las propuestas a nombre de ellos y los llamados independientes, entonces ¿quién quedaba por fuera? los clasistas. Pero como la gente no traga entero, no le importó eso sino los avances de la central”.

En términos políticos

Prácticas antiéticas, burocracia, corrupción, paralelismo y alianzas con expresiones neoliberales de la derecha por parte de dirigentes sindicales, son la muestra de la profundización de la crisis política, ideológica y organizativa en el movimiento sindical. Estas acciones han sido denunciadas y enfrentadas por las corrientes sindicales clasistas del Partido Comunista y Marcha Patriótica, quienes presentaron unas tesis para abrir el debate y con apoyo de las bases sindicales lograr la realización del congreso extraordinario.

A esto se suma que en el pasado congreso en la comisión organizativa no se lograron conclusiones. Aun así, las mayorías del ejecutivo se la jugaron por un congreso intrascendente, lo que no consiguieron pues se logró ampliar la democracia interna.

Alberto Vanegas, del ejecutivo nacional de la CUT en representación del sindicalismo clasista dijo que se aprobó un parágrafo para pasar de la unidad de acción a la orgánica y crear coordinaciones sectoriales de unidad, lo que convoca a los clasistas a asumir mayores responsabilidades en movilizaciones que confronten el modelo económico.

El dirigente también explicó que la CUT respaldará la refrendación de acuerdos entre el Gobierno y las FARC, e invitará a los empresarios y al Gobierno a discutir el modelo económico, y al gobierno a debatir la agenda laboral ya que por años se ha negado a hacerlo.

“El congreso dejó ratificada la decisión de amplios sectores de delegados y el movimiento sindical, de asumir un proceso de crítica y autocrítica y profundizar el debate ideológico, político y organizativo, de fortalecer la formación sindical y los principios de clase, lo que redundará en la necesidad de reformas organizativas para seguir derrotando los acuerdos burocráticos que intentan imponer a las mayorías”, concluyó Vanegas.