Cartas

0
Fúquene desde Guachetá. Foto: Luis Alveart via photopin (license)

Chiquinquirá muere de sed

Chiquinquirá se muere de sed. Sí, doctor Lozano. Llevamos varias décadas de desidia gubernamental con respecto a la recuperación y protección de la laguna de Fúquene. Está totalmente seca y es la única fuente hídrica de Chiquinquirá. Es una emergencia absoluta y hay oídos sordos; hoy día (27 de abril) vamos por más de 20 días sin agua. Ayúdenos por favor. Usted es la única VOZ. Si es pertinente nos comunicamos. Cordial abrazo. Ricardo Velásquez Parra (vía Internet).

Fúquene desde Guachetá. Foto: Luis Alveart via photopin (license)
Fúquene desde Guachetá. Foto: Luis Alveart via photopin (license)

Unas observaciones

Estimados Camaradas: En el Facebook de VOZ, la foto del artículo “Carta abierta de Aída Avella…”, me ha resultado sorprendente. También, he leído en días pasados una nota, que en el momento no tengo a la mano, en donde se refieren a alguien con el “alias…” Comprendo la muy buena voluntad de los colaboradores de VOZ y la premura para publicitar los artículos no les permite ser más meticulosos en la edición, pero hay que hacer el esfuerzo. Me ofrezco para participar en algún tipo de conversatorio para exponer mis ideas. Carlos, aprovecho la oportunidad para desearte, total mejoría. Y larga vida para todos. Éxitos, cordialmente. Enrique Achury. Ingeniero de Sistemas. Consultor en Reingeniería y Sistemas de Información (vía Internet).

Capitalismo decadente

La teoría marxista del Estado sigue vigente, y el imperialismo como categoría económica y política está más vivo que nunca; es más, nunca antes había llegado a tal grado de terrorismo y corrupción como se está viendo hoy en día.

O si no veamos lo que está pasando con los famosos “Paraísos Fiscales”; lo que estamos viendo con “Los Papeles de Panamá”, la olla podrida de los Estados mediante los cuales la clase dominante lava sus grandes capitales del narcotráfico y de los carruseles de los contratos estatales para legalizarlos y evadir impuestos, comprobándose así hasta la saciedad y en forma irrefutable, que los “señores” del gran capital imponen a su antojo la “Libertad” y el “Orden” que les conviene, para asegurar sus privilegios por encima de los “Estados nacionales”. Con los impuestos de los 100.000 millones de dólares que algunos colombianos millonarios han girado a Panamá, se podría cubrir el déficit fiscal de este Gobierno, haciendo una reforma tributaria progresiva y justa, en vez de descargar el peso de la crisis en los hombros de los trabajadores subiendo el IVA y extendiéndolo al pan y la leche. De tal manera que la “democracia” no es ninguna cenicienta. Ella siempre tiene su sello de clase. Tiberio Gutiérrez (vía Internet).

Clara, ministra

No entiendo por qué la doctora Clara López Obregón aceptó el Ministerio de Trabajo del gobierno de Juan Manuel Santos como cualquier Lucho Garzón. No veo punto de comparación entre la izquierda y el gobierno de turno. Nos une el propósito de paz y lo elegimos por segunda vez. Nos lo debe, pero se ha portado mal. Su agenda es neoliberal y pro capitalista, nada con el pueblo. No podemos hacernos ilusiones de ninguna índole, dentro del gobierno será difícil lograr decisiones conforme a los intereses populares. Un buen arranque de la doctora sería ponerle freno a la tercerización autorizada por Lucho o una política real de empleo o más respeto de los patronos por los sindicatos y los trabajadores. Pero la tercera vía socialdemócrata, a la derecha, no es capaz de avalar ese tipo de reformas fundamentales y estructurales. Gabriel Orjuela (vía Internet).