Brasil 2014: Botín de oro para James

0
James Rodríguez anotó seis goles en el Mundial, uno de ellos ante Japón. Superó al alemán Thomas Muller, que anotó cinco veces.

El 10 de la selección, James Rodríguez, fue el goleador del Mundial. Colombia recibió el premio al Juego Limpio y Alemania ganó el torneo con un gol en la prórroga

Camilo Rueda Navarro

James Rodríguez, volante y figura de la Selección Colombia de fútbol, ganó el Botín de oro de la Copa Mundial Brasil 2014 como goleador de la competición con seis anotaciones.

Además, el jugador de la nómina del Mónaco de la liga francesa fue nominado para el premio del mejor jugador del torneo, adjudicado finalmente al argentino Lionel Messi, en una cuestionada decisión.

James, con 23 años recién cumplidos, fue el líder del cuadro cafetero, que llegó hasta los cuartos de final por primera vez en la historia, instancia en la que cayó inmerecidamente ante una Brasil que generó decepción, luego de sus derrotas posteriores ante Alemania y Holanda.

Al final del torneo, Colombia se ubicó en el quinto puesto con 12 puntos, en un destacado desempeño que generó admiración en el pueblo colombiano y el periodismo deportivo internacional.

El equipo de José Néstor Pékerman fue distinguido con el premio al Juego Limpio de la FIFA, y uno de los goles de James (el primero ante Uruguay en los octavos de final) fue seleccionado como uno de los mejores de la copa.

Se impuso el “tiki taken”

Con un gol en el minuto 25 de la prórroga, Alemania superó a Argentina en la final, disputada el 13 de julio pasado en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Esta vez, al seleccionado argentino no le alcanzó el coraje que mostró en otros partidos y su sueño mundialista se frustró en el último tramo del tiempo suplementario, cuando el cero prevalecía en el marcador y en cinco minutos se disputaría el título en tiros penales.

A pesar de que Alemania dominó la mayoría del encuentro, fue el equipo gaucho el que tuvo las opciones más claras. Pero Gonzalo Higuaín, Lionel Messi y Rodrigo Palacio remataron desviado y perdieron la oportunidad de adelantar en el marcador al conjunto albiceleste.

Al final, se impuso el juego de toque y posesión de los alemanes, con un estilo influenciado por el entrenador Josep Guardiola, técnico del Bayern de Múnich, club que aportó buena parte de la nómina de jugadores de la selección alemana. Por eso se habla sobre el “tiki taken” alemán, una evolución del “tiki taka” que usaron otros equipos.

Argentina, por su parte, se va con el lamento de haber fallado sus opciones de gol y de no sacar provecho de los cambios que hizo el entrenador Alejandro Sabella. Inexplicablemente, el técnico albiceleste sustituyó en el entretiempo a Ezequiel Lavezzi, tal vez el de mejor desempeño en lo que iba del partido.

Las variantes (Sergio Agüero, Rodrigo Palacio y Fernando Gago) poco aportaron al fútbol de los argentinos, mientras que los emergentes teutones (André Schurrle y Mario Gotze) fueron determinantes para que la balanza se inclinara a favor de Alemania.

Fue el propio Gotze el que anotó el gol de la victoria con la que el técnico Joachim Low le ganó la partida a Sabella. Con el título, culmina así un proceso de una década gracias al cual los germanos consiguieron su cuarto campeonato mundial.

Mundial de récords

Algunos comentaristas deportivos consideran que Brasil 2014 ha sido uno de los mejores mundiales de la historia. Esta afirmación se sustenta no sólo en las emociones que produjo a lo largo del torneo sino en los registros de la competición.

Con el título de Alemania, por primera vez en la historia un seleccionado europeo gana en suelo americano. A pesar de los buenos resultados de los conjuntos latinoamericanos ante los europeos en la copa (diez triunfos latinos contra ocho del Viejo Mundo), la efectividad alemana se impuso y se quedó con el campeonato.

Por otra parte, se igualó el registro de goles del torneo: los 171 que también se marcaron en Francia 98, dejando un destacable promedio de 2,67 tantos por partido.

Del total de anotaciones, 136 se produjeron en la fase de grupos, lo que hizo que la de Brasil 2014 fuera la primera ronda más goleadora de la historia.

El delantero alemán Miroslav Klose se convirtió en el mayor anotador de los mundiales, con 16 tantos, dejando atrás al brasileño Ronaldo. El delantero, nacido en Polonia, tenía cinco anotaciones de Japón y Corea 2002, cinco de Alemania 2006 y cuatro de Sudáfrica 2010. Con dos anotaciones más en Brasil, se ubicó como el jugador con más tantos en las copas.

El récord se dio en la semifinal ante el propio anfitrión, en la estruendosa goleada de 7-1 que acabó las aspiraciones brasileñas de ganar la copa. Si el Maracanazo era un fantasma que se quería dejar atrás, el Mineirazo alemán se convirtió en la nueva pesadilla “verdeamarela”.

En ese partido, jugado en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, la zaga brasileña recibió cuatro goles en un lapso de seis minutos. El 7-1 final se convirtió en la peor goleada recibida por la verdeamarela.

Otra marca histórica la consiguió el portero colombiano Faryd Mondragón, que con 43 años se convirtió en el jugador más veterano en actuar en un Mundial.

Además, por primera vez hubo tres técnicos colombianos en la copa: Jorge Luis Pinto, entrenador de Costa Rica; Luis Fernando Suárez, al frente de Honduras; y Reinaldo Rueda, quien dirigió a Ecuador.

Pinto protagonizó la revelación del torneo, al lograr que Costa Rica ganara el “grupo de la muerte”, con dos victorias y un empate. Además, los ticos, al igual que los colombianos, superaron su historia mundialista al llegar por primera vez a la fase de cuartos de final. Y solo se despidieron del torneo por definición en penales ante Holanda.

En ese partido, el técnico Louis Van Gaal sorprendió al enviar al campo al tercer arquero, Tim Krul, quien no defraudó a su entrenador al atajar dos penales y lograr la clasificación.

Otra grata sorpresa la dio Argelia, el único equipo árabe del torneo. Los “zorros del desierto” cayeron ante Bélgica 2-1, superaron a Corea del Sur 4-2 y en la última fecha lograron la clasificación al igualar 1-1 con Rusia.

Con un fútbol atrevido, los argelinos enfrentaron a Alemania en octavos de final. En el tiempo regular el partido quedó igualado, y sólo en la prórroga los teutones se impusieron 2-1.

La selección de Argelia se ubicó en el puesto 14 del torneo y a su regreso a Argel fue homenajeada por una multitud agradecida por sus logros en el torneo, que también fueron celebrados por aficionados en Sáhara Occidental y Palestina.