Uribe Centro Democrático: Una lista encartada

0
411

Redacción política

Los meses venideros estarán marcados por las movidas políticas y los apuros electorales. El Uribe Centro Democrático, como se hace llamar, ya presentó su lista al Senado de la República, en la que aspiran a treinta y cinco curules para conformar la bancada más numerosa del próximo periodo legislativo. Ya arrancó la recolección de listas.

Uribe Juicio a Uribe ya 1

Un déjà vu político persigue a las listas uribistas a Senado y de sus Cámara ya anunciadas. Algunos de sus integrantes son cuestionados al igual que sucedió en el año 2002. A seis meses de la contienda electoral son más los pronósticos negativos que las cuentas alegres de los uribistas.

La división

Los nombres de la lista imponen un futuro incierto al Centro Democrático. José Obdulio Gaviria, es la primera manzana en discordia y el fruto de la pelea al interior de esa colectividad. VOZ conoció las polémicas desatadas al interior, días previos a hacer pública la lista, como la protagonizada por el analista militar Alfredo Rangel, quien habría presentado su renuncia tras conocer que en la nómina de Senado compartiría con el exasesor Gaviria. Disputa que no trascendió a los medios y que fue zanjada por el expresidente Álvaro Uribe, entregándole el respaldo al número nueve en la lista, José Obdulio Gaviria, y abriendo un boquete de desconfianza al interior del uribismo.

Precandidatura uribista

Pero la dispuesta al interior no para. No solo por el nombre del primo más conocido de Pablo Escobar, sino por la manera como se elegirá el candidato único de esa colectividad. Los nombres de Francisco Santos y del exministro Iván Zuluaga, serán los que se disputen la designación mediante una encuesta técnica de aceptación y favorabilidad o una consulta hecha el día de las elecciones de corporaciones públicas en marzo de 2014. Santos le apuesta a una contienda electoral de la que dice recibirá el apoyo de José Obdulio, y por el otro lado Zuluaga prefiere la encuesta que impulsa Fernando Londoño.

Pero al margen de la disputa de los precandidatos, el Centro Democrático y en especial Álvaro Uribe, se van a va dedicar a defender la trayectoria de sus aliados como lo hiciera en las candidaturas pasadas. Aquel recordado “voten antes que se vayan para la cárcel”, del expresidente a su bancada en el periodo legislativo de 2002-2006, se replicaría en las urnas teniendo en cuenta las tempranas acusaciones que tienen a cuestas los nombres de su lista a Senado.

Juego de gamonales

Llama la atención que en el partido de Uribe, hagan presencia viejos gamonales políticos en cuerpo ajeno. El delfín Fernando Nicolás Araujo, hijo del exministro Araujo, inmerso en el escándalo de Chambacú, Cartagena, o, Tania Vega de Plazas la esposa del excoronel Plazas Vega, condenado en primera y segunda instancia, por los desaparecidos del Palacio de Justicia.

Otros políticos no ligados a lazos de sangre pero también cuestionados son el excandidato a la gobernación del Tolima, Luis Fernando Caicedo, quien tiene a su haber un cúmulo de investigaciones en la Fiscalía. Un portafolio de presuntos delitos que van desde la injuria y calumnia, defraudación de fluidos, celebración indebida de contrato, falsedad ideológica y concierto para delinquir por presuntos vínculos con el paramilitarismo en la región.

Jaime Amín, el candidato que ocupa el número catorce en la lista no escapa a cuestionamientos. El ex candidato a la gobernación del Atlántico, resultó involucrado en la investigación de la Corporación Nuevo Arco Iris por recibir presuntamente apoyo de las condenada chancera Enilce López, alias “La Gata” mediante su empresa Uniapuestas.

Parapolítica asoma

Investigaciones que han generado una disminución de figuras políticas que para muchos deberían estar en los primeros renglones de la nómina uribista. Luis Alfredo Ramos, recientemente ratificada su medida de aseguramiento por la Corte Suprema de Justicia, tras ser investigado por vínculos con paramilitares del departamento de Antioquia, dejó de ser el gallo tapado de Uribe y le entregó su caudal político a su hijo Alfredo Ramos Maya, que defiende el legado de su padre y de Alas Equipo Colombia, movimiento político por el cual fue elegido gobernador Luis Alfredo Ramos y cuya dirigencia toda se encuentra respondiendo ante la justicia por el apoyo paramilitar recibido.

Las declaraciones de los paramilitares alias “Don Berna”, y Juan Guillermo Monsalve, desde su cárcel en Estados Unidos y Cómbita, Boyacá, señalan que antes de la gobernación de Antioquia y luego en las candidaturas presidenciales de Álvaro Uribe, él recibió el apoyo paramilitar. En esas declaraciones resultó salpicado Santiago Uribe, hermano del exmandatario quien está acusado de pertenecer a “Los Doce Apóstoles”, grupo que impulsó la creación de buena parte del paramilitarismo en Colombia.

El hermano de Uribe

La periodista Olga Bear ha estado cerca a la investigación y le entregó una entrevista a Confidencial Colombia, analizando la difícil situación para el expresidente si Santiago Uribe luego de la indagatoria ante la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía General de la Nación, resultara éste con una medida de aseguramiento: “Desde el punto de vista jurídico también puede tener una implicación. Las mismas versiones y las mismas pruebas que indican que Santiago Uribe podría estar involucrado en todo este asunto del paramilitarismo en Antioquia, dicen esas mismas voces, que Álvaro Uribe fue como el auspiciador, el que estaba por detrás de su hermano y que era el poder detrás del trono, el verdadero poder”.

Los más cercanos servidores del expresidente en su mandato tienen algún tipo de tacha judicial. Sus candidatos se preparan para una contienda en la que primero se deben defender de las acusaciones. A ese ritmo no llegarán al millón de votos, no conseguirá más de ocho curules y será la derrota política insuperable.