Pereira: Amenazan a dirigentes estudiantiles de la UTP

0
502

Según la denuncia presentada por el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos y la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios, tres estudiantes también hacen parte de la Unión Patriótica, Eduardo Medina, Zamy Zapata y Ángela Esteban.

utp

Después del importante movimiento universitario que buscaba generar cambios de fondo en la situación académico administrativa de la Universidad Tecnológica de Pereira y en la democracia universitaria del Alma Mater risaraldense, varios dirigentes estudiantiles de diversas organizaciones recibieron una amenaza de muerte firmada por el grupo paramilitar ‘Águilas Negras”.

Según la denuncia presentada por el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos y la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios, tres estudiantes también hacen parte de la Unión Patriótica, Eduardo Medina, Zamy Zapata y Ángela Esteban.

Estos señalamientos se enmarcan dentro del enrarecido ambiente generado contra los sectores sociales y alternativos que se vienen manifestando en favor de los derechos más sentidos de la población o que manifiestan una posición distinta frente al rumbo de la universidad y de la sociedad; desde distintas autoridades del Gobierno Nacional y Regional y aupado desde sectores de ultraderecha de los cuales hace parte el rector de la UTP, Luis Enrique Arango, líder de las posiciones neoliberales del Gobierno en el Consejo Nacional de Educación Superior Universitaria.

En el documento los estudiantes son tildados de “guerrilleros” y se les da 40 días “para salir de la ciudad”; por otro lado preocupa que con la coayudancia del estado han sido conocidas estas tácticas, como el colchón sobre el que se sustentan las reformas que se proyectan en la comunidad sobre la base del amedrentamiento y las amenazas, y alejadas del debate democrático, la libertad de asociación y de expresión.

El Semanario VOZ y la redacción juvenil se solidarizan con las personas amenazadas y conminan al gobierno nacional, departamental y a la rectoría de la UTP para que garanticen el derecho a la vida, la libertad de expresión a disentir, organizarse y a la oposición, única salida para la profundización real de la paz y la democracia.