Paro y terror oficial en Risaralda

0
395

Milton Ramírez Giraldo

El lunes 26 de febrero de 2013 se dio inicio al paro nacional cafetero. Este se vivió de manera diferente en las distintas regiones del país, particularmente en el punto de encuentro central para buena parte del eje cafetero, Remolinos Belén de Umbría, donde ocurrió un lamentable hecho de violencia por parte del Esmad, que agredió a los miles de campesinos que allí se encontraban.

Protesta cafetera

Asistieron cerca de 12 mil campesinos de diferentes municipios de Risaralda y Caldas. Mientras se encontraban reunidos llegó una tanqueta del Esmad con 40 agentes, con apoyo policial de 50 hombres más; los campesinos fueron atacados de forma violenta con tanquetas y todo tipo de artefactos bélicos. Quedó como saldo un total de 12 campesinos heridos, siete de ellos atendidos en centros asistenciales cercanos y los demás desplazados a Pereira. Uno de los campesinos del municipio de Belalcázar, Risaralda, perdió uno de sus ojos debido a un disparo propinado por un agente del ESMAD, otros tres sufrieron fracturas en diferentes partes del cuerpo.

Al paro se han venido sumando diferentes estamentos de la sociedad como la Iglesia Católica, la JUCO, comerciantes e incluso los estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira. Estos últimos se manifestaron con una multitudinaria marcha en apoyo al paro además de su presencia en los diferentes escenarios de concentración campesina.