MANE: Ley de Educación Alternativa

0
650
Las marchas del año 2011 dejaron compromisos de los estudiantes que hoy cumplen. Foto Hernán Camacho.

Redacción política

No llega la calma en la tormenta social por la que atraviesa el último año de mandato del presidente Juan Manuel Santos. La ebullición política que se resiste a menguar tiene múltiples aristas y una de ellas es la lucha estudiantil, invicta en tres años, y dispuesta a salir victoriosa con la presentación al país de la Propuesta Alternativa de Educación Superior. Dieciocho meses de debate democrático estudiantil gestó la nueva ruta para la Mesa Amplia Nacional Estudiantil, MANE.

Las marchas del año 2011 dejaron compromisos de los estudiantes que hoy cumplen. Foto Hernán Camacho.
Las marchas del año 2011 dejaron compromisos de los estudiantes que hoy cumplen. Foto Hernán Camacho.

El camino recorrido

“Es un gran proceso democrático que se reflejó en el texto de la propuesta”, le dijo a VOZ, uno de los voceros de la Mane, Álvaro Forero. Siete plenarios nacionales, igual número de comisiones académicas, los más amplios e incluyentes debates públicos donde se contó con la participación de al menos 70 instituciones de educación superior, se cuajaron para llegar a la propuesta radicada el pasado 29 de agosto ante el Ministerio de Educación, y que será presentada al país de manera oficial por la propia Mane el 12 de septiembre, en las calles, escenario de pelea natural de los estudiantes.

Las gigantes movilizaciones estudiantiles que propiciaron la derrota política al gobierno nacional con el hundimiento de la reforma a la ley 30, en 2011, fueron el epílogo de una generación que juntó sus rebeldías y hoy protagoniza una nueva página del movimiento estudiantil colombiano apostándole a la democracia más directa, a la organización y a la convicción de alcanzar transformaciones educativas para su generación y las siguientes. “Estamos por subvertir el país con dignidad”, subrayó Jairo Rivera, vocero de la MANE.

El objetivo propuesto

“Con el objetivo de construir un nuevo sistema de educación superior que haga posible que la misma sea un derecho fundamental y un bien común y que acorde a los altos contenidos académicos, humanísticos, artísticos y científicos, apuntale la construcción de un nuevo país con soberanía, democracia y paz”, la MANE, aprobó el pasado junio, en su último plenario nacional en la ciudad de Medellín, el contenido de la propuesta alternativa.

Esta contempla que para el presupuesto de 2014, la educación superior recibirá un incremento de 0,05% de lo recibido para el año en curso; recursos que profundizaron la crisis y, desde luego, no subsanaron el déficit presupuestal de las Instituciones de Educación Superior que ascienden a 11.2 billones de pesos. Lo que se busca con esta propuesta es generar recursos que garanticen financiación integral de la educación superior, sanear la crisis por la que atraviesa el sistema y ampliar las fuentes de financiación que sostienen una propuesta de educación con soberanía, democracia y paz, como pregonan las premisas de la MANE.

Diálogo nacional

Las exigencias universitarias al Ministerio de Educación son claras y entre ellas; invitar al diálogo nacional por la educación. La MANE invita a instalar una mesa permanente con sectores de la educación superior y el gobierno donde se definan los tiempos, participantes y metodologías para lo que sería una nueva ley de educación.

Las expectativas de apoyo popular son enormes, dice la MANE, y por ello le ha exigido al Ejecutivo garantías para la protesta universitaria pues, tal como sucedió en 2011, los estudiantes saldrán a las calles a cumplir la promesa hecha al país de sentarse a debatir una propuesta que ahora la explicarán de manera amplia.

Inclusión

Los temas incluidos en la propuesta abarcan toda la problemática de la educación superior incluyendo, la de los estudiantes de instituciones privadas, que cargan sobre si sus propios temores en cuanto a la financiación de su educación.

Es el caso de Miguel Ángel Quintero, joven graduado de comunicador social y periodista, egresado de una universidad privada y expectante a encontrar no solo una vacante laboral, sino suficiente dinero parar pagar un crédito Icetex con un saldo a la fecha que asciende a treinta millones de pesos. “Ese saldo es hoy, pero mañana o en dos semanas será más alto por los interés que corren a partir de la liquidación obligatoria del crédito. Luego se vendrán las cuotas de pago y los años de financiación”, explica el comunicador y periodista.

De ahí que la MANE, también conformada por universitarios de instituciones privadas, le exija a la ministra María Fernanda Campo, “condonar la deuda de las personas que hayan adquirido préstamos con el Icetex. Así como abolir la capitalización de intereses o anatocismo”. Y esa es una de las líneas rojas trazadas por el movimiento estudiantil.

Contra la militarización

Otra de las peticiones que ponen en sintonía a los jóvenes universitarios con el país es la petición mediante la cual exigen a los ministerios de Educación y Defensa, el retiró de los cuerpos policiales o militares, en especial del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, “así como dejar en libertad a todos los estudiantes detenidos en el marco de las movilizaciones”, señaló la MANE.

La detención de varios dirigentes estudiantiles de universidades del sur del país, tras hacer público el apoyo al paro agrario nacional es muestra de la intolerancia a la protesta. Advertencia o no, el movimiento estudiantil está listo para sacar adelante la iniciativa sin importar consecuencias, y motivar los cambios necesarios en la educación superior y en el país.