Jóvenes del mundo por la Paz con justicia social para Colombia

0
342

Durante los días 2 y 3 de julio transcurrió el Seminario Internacional de Jóvenes por la Paz, en la Universidad Nacional. Colombia Informa dialogó con Ómar Gómez Orduz, estudiante de sociología, vocero de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE) y miembro del Comité Ejecutivo Nacional de la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios (ACEU).

Colombia Informa: ¿Qué fue el Seminario Internacional de Jóvenes por la Paz de Colombia?

Omar Gómez Orduz: Ha sido un escenario de encuentro de jóvenes de diversas partes del país y del planeta, en donde se ha avanzado significativamente en el propósito de “unir todas las voces del mundo por la paz de Colombia”, en la idea de compartir, reflexionar y proponer acciones e intercambios sobre las experiencias de la lucha juvenil antiimperialista, antimilitarista y por la paz de las diversas latitudes del mundo, que nutran la lucha por la paz con justicia social.

Este escenario ha sido una demostración de hermandad y solidaridad de los pueblos de Nuestra América con la dolorosa realidad colombiana, que ha servido para sumar esfuerzos de lucha por una Colombia sin guerra, con democracia real y justicia social, y por supuesto por un mundo mejor y al alcance de todos y todas.

C.I.: ¿Cómo surgió la idea, quiénes lo integraron y quien organizó?

O.G.O.: El seminario surge en el marco de un nuevo aliento hacia la paz de Colombia. Los diálogos entre el gobierno nacional y las FARC-EP en La Habana, Cuba, han depositado sobre esta generación de jóvenes una inmensa responsabilidad histórica, la cual consiste, hoy más que nunca, en hacer aportes significativos en el campo de la movilización para superar un conflicto que lleva más de 50 años colmando de dolor y sufrimiento al pueblo colombiano.

Así pues, este escenario ha sido el producto de un enorme esfuerzo colectivo de diferentes organizaciones juveniles como la JUCO (Juventud Comunista), el Colectivo Yuca Brava, la ACEU ( Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios), la ANDES (Asociación Nacional de Estudiantes de Secundaria), la Corporación Casa de la Juventud, colectivos de jóvenes de la Macarena, Meta, el CPDH (Comité Permanente por de la defensa de los Derechos Huamanos), entre otros.

Es así como este espacio ha sido integrado por jóvenes provenientes de todas las regiones del país (parches, campesinos, trabajadores, estudiantes, etc), como también por una importante delegación internacional conformada por Hanoy Sánchez, secretario general del buró político de la Federación Mundial de la Juventud Democrática (FMJD); Manuel Ivanovich, dirigente de la Unión Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG); Mateus Fiorentini, miembro del secretariado general de la Organización Continental, Caribeña y Latinoamericana de Estudiantes (OCLAE); Leonardo Rojas y David Moreno, dirigentes de las juventudes del Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV); Batian Henningsen, dirigente juvenil alemán y luchador solidario por la paz de Colombia; Richard Valdés, dirigente estudiantil de Panamá y Héctor López, dirigente juvenil del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional del Salvador (FMLN).

C.I.: ¿Cuál fue la metodología y cuáles los objetivos del espacio?

O.G.O.: El objetivo general consistió en generar un intercambio de iniciativas, experiencias, acciones y propuestas de las organizaciones internacionales a favor de la solidaridad y acompañamiento a la lucha juvenil colombiana por la paz con justicia social a fin de ganar el respaldo y apoyo al actual proceso de diálogos de paz entre el gobierno nacional y la insurgencia, y de posicionar las exigencias y reivindicaciones de los jóvenes colombianos en dicho proceso.

Sobre esta idea se desarrollaron una serie de paneles centrales que ubicaban debates y reflexiones alrededor de lecturas acerca de la paz en Colombia. Asimismo, hubo una serie de mesas de trabajo en las cuales se abordaron diferentes problemáticas juveniles que por supuesto tienen relación con el conflicto, tal como la cuestión de la guerra, la lucha por la tierra y el territorio, los derechos laborales y el trabajo digno en los jóvenes, la criminalización y estigmatización de la vida juvenil, entre otros.

C.I.: ¿A qué conclusiones se llegaron?

O.G.O.: De modo general, se puede señalar que el Seminario Internacional de Jóvenes por la Paz ha expresado toda su voluntad y compromiso de luchar por la conquista de la paz con justicia social en nuestro país. La esperanza que se ha vuelto a abrir con los diálogos entre el Estado y las FARC-EP demanda de cambios profundos en la vida política, social, económica y cultural de nuestro país. Así como la apertura de diálogos de paz con el ELN y el EPL, y sobre todo, de la decidida y efectiva participación de la sociedad colombiana en estos procesos, cuestión que ha sido restringida por el gobierno nacional.

Ha sido claro el compromiso y solidaridad de los pueblos de Nuestra América y el mundo, participantes en este espacio, con las luchas que adelanta el movimiento social y popular en nuestro país por la democracia, la soberanía, y la paz con justicia social, así como el llamado fervoroso a avanzar en la unidad de los pueblos de Nuestra América. Las y los jóvenes han alzado banderas alrededor del trabajo digno, del derecho a la tierra y el territorio, de la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio, de la gratuidad de la educación, contra la estigmatización y criminalización de la condición de ser jóvenes, entre otros.

Además, se ha reafirmado la idea de desarrollar iniciativas de paz como la Brigada Internacional de Jóvenes por la Paz de Colombia en la Macarena, Meta, durante los días 4 al 7 de julio del presente año, que tendrá como objetivo desarrollar una serie de acciones humanitarias en esta región que ha sido históricamente golpeada fuertemente por el conflicto y la represión estatal y paramilitar, así como visibilizar las difíciles condiciones que padecen los habitantes del Meta producto de la agudización del conflicto colombiano.

Así mismo, una serie de invitaciones a diversos escenarios que se desarrollaran en el segundo semestre de este año que también tienen como propósito aportarle a la paz en Colombia como lo es el V Foro de los Universitarios frente al Conflicto, un encuentro de estudiantes de secundaria, el Festival Nacional de la Juventud y el Festival Mundial de la Juventud y los estudiantes, a realizarse del 7 al 13 de diciembre, en Quito, Ecuador, entre otros. Es así como este escenario reafirma esa condición ineludible de los jóvenes a seguir siendo la esperanza de nuestros pueblos.

Colombia Informa