Exigen reforma urbana y vivienda digna

0
336
Barrio de Ciudad Bolívar en Bogotá. Foto Fundación Sentires.

Foro viviendista en Bogotá

Barrio de Ciudad Bolívar en Bogotá. Foto Fundación Sentires.
Barrio de Ciudad Bolívar en Bogotá. Foto Fundación Sentires.

Harold Hernández

El pasado domingo 29 de noviembre, culminó el ciclo de talleres y foro distrital viviendista, organizado por la Coordinadora Distrital Viviendista, eventos que se realizaron en las sedes de la Asociación Distrital de Educadores, ADE, Corpeis y el salón cultural del barrio Policarpa Salavarrieta de Bogotá. En estos hubo propuestas unitarias y de movilización para el próximo año.

La Coordinadora Distrital Viviendista constituida hace dos años, realizó tres talleres de formación de dirigentes en temas de derechos humanos, más específicamente en el derecho a la vivienda digna en el país. Por esta razón finalizó con el foro distrital viviendista por el derecho a la viviendista digna.

Se analizaron diferentes problemáticas que afectan a la población de la capital, en la adquisición o tenencia de la vivienda como son:

El modelo de vivienda aplicado y promovido desde el Estado y el mismo sistema financiero, generan una desarticulación del núcleo familiar; con las altas tarifas en los servicios públicos excluyen a los habitantes de algunos sectores de la ciudad, lo que a su vez genera un desplazamiento interurbano, para tratar de tener asequibilidad a la vivienda en alquiler dificultando a su vez la fácil movilidad para sus sitios de trabajo y estudio.

El Estado hace publicidad engañosa con sus planes deficientes de vivienda que solo benefician al sector financiero, y no solucionan el problema de la vivienda digna en Bogotá. Sin priorizar a los grupos poblacionales que tienen mayores dificultades para el acceso a esos planes como es el caso de los jóvenes, adultos mayores y desplazados, aun cuando los créditos tienen tarifas muy elevadas y los requisitos son difíciles de cumplir por diversas circunstancias, en tanto que el gobierno día a día privatiza las entidades públicas que se encargan de la solución de la vivienda a la población en general.

De la misma manera, se observa que el sistema financiero en su estructura y aplicación de normas representa solamente expropiación y robo a través de créditos leoninos, donde inflan los intereses, llegando a alterar pagarés, para despojar de su vivienda a quienes la han pagado por muchos. De la misma manera se ha creado una mafia, un cartel desde la rama judicial, banqueros, policía y otras entidades oficiales, dedicadas a rematar los bienes de las personas, con trampas y triquiñuelas. De igual manera el Esmad colabora como fuerza intimidatoria y de barbarie en los desalojos.

A todos estos aspectos en contra de las víctimas del sector financiero se agrega el hecho del desconocimiento por parte del pueblo de las diferentes leyes que le protegen para hacer valer sus derechos.

Por estas y muchas más razones la Coordinadora Viviendista se prepara para realizar el próximo año una serie de capacitaciones en los territorios, organizar y vincular diferentes organizaciones que luchen por el derecho a la tierra y a la vivienda digna en Bogotá, pero ante todo a la movilización del pueblo para exigir, tanto al gobierno distrital como nacional, políticas acertadas de vivienda a través de una reforma urbana integral que beneficie a los sectores más vulnerables y de escasos recursos.