Es más que una curul

0
351
La instalación del Foro de Participación Política contó con todos los sectores organizados. la mesa fue variada en opiniones y pensamiento. Foto Marcha Patriótica.

En un encuentro de diferencias ganó la proposición de una apertura democrática y el respaldo a los diálogos

La instalación del Foro de Participación Política contó con todos los sectores organizados. la mesa fue variada en opiniones y pensamiento. Foto Marcha Patriótica.
La instalación del Foro de Participación Política contó con todos los sectores organizados. la mesa fue variada en opiniones y pensamiento. Foto Marcha Patriótica.

Hernán Camacho

Una nueva cultura política, es la síntesis de las propuestas recogidas en los tres días de trabajo de los 1.265 delegados al Foro de Participación Política, convocado por la mesa de diálogo entre FARC-EP y el gobierno colombiano.

La constancia de la diversidad de voces son las 400 propuestas que van desde una reforma electoral, garantías reales para la oposición y la democratización de los medios de comunicación hasta la Asamblea Nacional Constituyente, entre otras.

Al igual que el pasado Foro Agrario, en éste de Participación se vieron muchas visiones de país en torno al segundo punto de discusión en La Habana. Las relatorías mostraron muchas propuestas que van más allá de las visiones de paz que tiene el gobierno Santos, o de unas simples curules para los combatientes de la guerrilla alzada en armas, pues los sectores políticos que asistieron llegaron con el firme compromiso de proponer profundos cambios a la democracia vigente en el país.

154 delegados de partidos políticos, incluidos los de la Unidad Nacional y de la oposición como el Partido Comunista Colombiano y el Polo Democrático se hicieron presentes, al igual que 166 de movimientos políticos; se destacó la presencia de Marcha Patriótica y el Congreso de los Pueblos, además de 143 de organizaciones campesinas y 139 de organizaciones de mujeres, por resaltar algunas cifras. Todos esbozaron lo que es un escenario de verdadera participación política para las comunidades, sectores y colombianos del común, con la advertencia que son propuestas necesarias, ratificadas o no en los acuerdos de paz que puedan surgir desde la mesa de diálogo.

Los observadores

La comunidad internacional también hizo parte de la apertura del evento. María Ofelia Navarrete de El Salvador, ex combatiente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN); Kristian Herzbolheimer, del Grupo Observador de las Negociaciones en Filipinas; Brian Currin, de Sudáfrica, cofundador de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación en ese país; y Ernesto Agazzi, senador uruguayo, ex combatiente de los Tupamaros; hicieron parten en el foro de experiencias internacionales cuyo desarrollo en la primera jornada sirvió para entender la dificultad de alcanzar la paz, pero las inmensas posibilidades que ella trae para los países.

Los observadores subrayaron que la participación política de los colombianos será la fórmula infranqueable para la ratificación de la paz y de los acuerdos alcanzados entre las partes en contienda.

Otros nombres, pesos pesados de la política y la paz, completaron la cuota internacional que desde la distancia enviaron saludos al Foro. Los Nobel, de Paz: Oscar Arias, Rigoberta Menchú y Pérez Esquivel, el reverendo sudafricano Desmond Tutu y Ellen Johnson Sirleaf, presidente de Liberia, más el presidente de Uruguay Pepe Mujica, hablaron del conflicto colombiano y la importancia para el mundo de su terminación.

Los presentes

Todos los partidos políticos de Colombia esbozaron su visión de la participación en cinco minutos. Lo hicieron las colectividades tradicionales y las que emergen con o sin personería jurídica, se escucharon voces de mujeres e indígenas, negritudes y jóvenes.

Lo previsible era la ausencia del Puro Centro Democrático, plataforma política de la derecha del país y que al igual que la Federación de Ganaderos, el pasado diciembre manifestaron su molestia por hablar de escenarios distintos a la guerra en un Foro calificado como fachada del terrorismo. “No nos afana que Uribe y su corte no estén aquí, ellos son responsables de la ausencia de nuestra voz en la política nacional, señalándonos y judicializándonos. Sabemos que piensa en la guerra, nosotros en la paz”, comentó uno de los participantes.

El plato fuerte estuvo en manos de los 12 partidos políticos con personería jurídica y siete movimientos sociales que al unísono respaldaron las conversaciones de paz y pidieron verdaderas transformaciones políticas en el país. “La participación política no solo tiene que ver con la incorporación a la política de la insurgencia, sino también que este país debe fortalecer sus mecanismos de democratización desde abajo y para todos”, dijo la representante del Partido Verde Ángela Robledo.

Los sectores excluidos a lo largo de las décadas del conflicto se tomaron la palabra y participaron activamente, de ahí el significado del Foro; en palabras del representante a la Cámara Iván Cepeda, es explorar un escenario de verdaderas condiciones democráticas en Colombia: “nadie puede ser asesinado por sus convicciones políticas”.

Las FARC también se pronunciaron en el mismo sentido: “La participación política por la que luchamos la entendemos como participación ciudadana con carácter decisorio para la construcción de una democracia plena, y no como legitimadora de procesos amañados y de políticas que ya han sido delineadas de antemano por las élites”.

Los medios de comunicación

Al término de la primera jornada dos paneles de conversación llamaron la atención de los delegados e invitados. La participación política de la ciudadanía y los medios de comunicación y su papel en la guerra y la paz. A éste último fueron invitados medios de orden nacional y regional. Los ausentes: la gran prensa, que sin previo aviso dejaron la silla vacía para hablar de la responsabilidad de los medios en el conflicto.

La Revista Semana, El Heraldo, Tele Antioquia, Telemedellín, Prensa Rural, Confidencial Colombia, Telecaribe, Canal Capital, emisoras comunitarias y el Semanario VOZ fueron los medios que conversaron de su papel en el proceso de paz y los eventuales acuerdos a los que se puedan llegar. La prensa desde la resistencia de los procesos comunicativos regionales, la pedagogía de paz y de los derechos humanos, junto a las realidades sociales de los colombianos o la defensa de lo público fueron los temas que acompañaron a los directores de medios en un ameno debate con diferencias marcadas pero todos asumiendo la responsabilidad desde de los medios en la paz.

El mal sabor de la discusión fue la ausencia de los grupos económicos como RCN TV y Radio, Caracol TV, Prisa Radio, El Tiempo y El Espectador, invitados a compartir sus opiniones. Para muchos esa actitud se debe a que aún sus líneas editoriales no se han podido despegar de la prolongación de la guerra y no hacen posible tampoco un escenario de paz.

Las propuestas radicadas

El próximo 20 de mayo a la mesa de conversaciones entre la insurgencia de las FARC y el gobierno nacional se entregaran las propuestas recogidas por 20 mesas cuya dinámica de sistematización se apegó a los tres subtemas de la Agenda para la terminación del conflicto y la paz duradera.

En el primer subtema, según la relatoría de la Universidad Nacional, se tocaron temas como derechos y garantías para el ejercicio de la oposición política en general y, en particular, para los nuevos movimientos que surjan luego de la firma del acuerdo final. Se entregaron propuestas como la profunda reforma al sistema institucional de elección popular, la implementación del voto electrónico para mayor seguridad y no volver al popular “el que escruta elige”, crear escenarios de democracia real y jurisdicciones específicas como las de mujeres y campesinos.

Un estatuto de la oposición en mora desde la Constitución de 1991, que les permita, entre otras, a la izquierda en oposición participar de los órganos de control y en la Comisión de Relaciones Exteriores, un financiamiento a partidos políticos desde el Estado, prohibiendo así la financiación privada a los partidos políticos y candidatos de elección.

Asamblea Nacional Constituyente

En cuanto a los mecanismos democráticos de participación ciudadana, otro de los subtemas propuestas es popularizar las políticas públicas de desarrollo consensuadas con la ciudadanía en una aproximación real del concepto de participación. Una de las propuestas que llamaron la atención fue la creación de un cuarto poder denominado poder popular. Capaz de controlar y redireccionar las acciones de los mandatarios elegidos por voto popular. “El poder constituyente: la constituyente como máxima expresión de la organización y de la participación ciudadana” fue parte de la conclusión del relator de ese subtema.

En cuanto al acceso de medios, las propuestas recogieron la necesaria ley de acceso de medios, detener la monopolización de los mismos y la plena mediatización de las visiones de paz fruto del acuerdo con la creación de un nuevo canal público en manos de las organizaciones sociales y populares que nunca han tenido voz en las décadas de conflicto, así como también frecuencias radiales regionales y nacionales para el empoderamiento popular de las organizaciones políticas, sociales y culturales.

Al término del foro los participantes manifestaron la importancia que tiene para la mesa sus propuestas pues se allana el camino para la paz y el respaldo nacional a los acuerdos. Tanto las FARC como el gobierno manifestaron estar satisfechos con el cúmulo de iniciativas que serán insumos para identificar las realidades sociales del participación en Colombia.