miércoles, julio 17, 2024
InicioInternacionalDefensor de la libertad de prensa, ¡por fin libre!

Defensor de la libertad de prensa, ¡por fin libre!

La hazaña, prisión y liberación del gran difusor de documentos con información ultrasecreta de los aparatos de inteligencia y otras agencias de Estados Unidos, que asombraron al mundo

José Ramón Llanos H.

Entre 2008 y 2018, Julian Assange se convirtió en el gran acusador de los desafueros y ataques de Estados Unidos contra la libertad de prensa a nivel mundial. ¿Y por qué razones? Porque el periodista australiano logró penetrar el bien custodiado bunker donde, con la más refinada tecnología, el imperio protegía sus más importantes secretos sobre las fechorías contra todos los pueblos del mundo. Algunas de estas calificadas como actos terroristas por Noam Chomsky.

Fue una persecución sistemática que incluyó al aparato judicial y policivo de varios países, entre ellos el Reino Unido y Suecia, los más acuciosos perseguidores. El primero no solo lo detuvo, sino que, además, aprobó su extradición a los Estados Unidos. El presidente Rafael Correa fue el más solidario de todos los mandatarios del mundo, ya que le dio asilo al perseguido Assange en la embajada de Ecuador en Londres. En cambio, las autoridades del Reino Unido ordenaron la captura del australiano en la embajada del país suramericano.

Las denuncias de Julian Assange a través de Wikileaks

A partir del año 2007, Assange publica miles de documentos clasificados del Gobierno de Estados Unidos. Inicialmente, da a la luz pública la información contenida en un manual del Ejército de Estados Unidos, relacionado con las torturas infligidas a los prisioneros de una cárcel estadounidense, localizada en Guantánamo, isla de Cuba, lugar invadido por el imperialismo norteamericano.

En el 2008, publica un listado con nombres y direcciones de funcionarios de la formación ultraderechista Partido Nacional Británico. Al año siguiente, da a conocer 500 mil correos enviados durante los atentados del 11 de septiembre del 2001. Así continuó publicando documentos, información y comentarios ultrasecretos de Estados Unidos y su Ejército, que incluían distintas actividades ilegales, unas claramente terroristas. Algunas eran torturas a prisioneros en las cárceles en ese país y fuera de él.

En el año 2010, los medios internacionales son sorprendidos cuando Wikileaks difunde 90 mil documentos clasificados del Ejército estadounidense sobre la guerra de Afganistán, todos los periodistas y periódicos inmediatamente rememoran Los Papeles del Pentágono durante la guerra de Vietnam, del siglo pasado.

En el mes de octubre de 2010, nuevamente Julian Assange vuelve a impactar a la opinión mundial al dar a conocer 400 mil documentos clasificados sobre la guerra de Irak. De esa forma, se hacen públicas las masacres de civiles iraquíes cometidas por las soldadescas yanquis que invadieron esa nación. En diciembre del mismo año, Wikileaks da a conocer 250 mil cables secretos del Departamento de Estado, fechados desde el año 1966.

Assange se toma por asalto la documentación de Estados Unidos

En los medios, Assange escribió que el objetivo de Wikileaks fue tomarse las estructuras de poder del orbe occidental y defender el derecho a la información y proteger los derechos humanos y, permanentemente, difundir “transparencia” y verdades radicales. El mes siguiente, Wikileaks empezó a publicar dos millones cuatrocientos mil correos electrónicos de ministerios y empresas sirias desde el año 2006.

En septiembre del 2012, desde una sala de conferencia en las Naciones Unidas, se difunde un discurso vía satélite en el que se exige al Gobierno de Estados Unidos que deje de perseguirlo y desabotear su sitio web. En realidad, el acto se celebró en la Misión de Ecuador de las Naciones de Unidas. La ONU aclaró que no patrocinó ese acto.

La sistemática persecución a Assange

Para castigar las denuncias de Assange, amparadas en la libertad de expresión, Estados Unidos organizó una sistemática persecución en todo el mundo que incluyó a Suecia, Reino Unido, países que se convirtieron en obsecuentes mandaderos del imperialismo y sus aparatos judiciales lo sancionaron, incluso Londres lo asedió en su asilo en la Embajada de Ecuador en esa ciudad. Finalmente, le aprobaron la extradición a Estados Unidos. Es necesario decir que el gobierno sueco nueve veces declaró culpable en sus tribunales a Julian Assange.

La persecución al creador de Wikileaks incluyó los bienes y sus recursos económicos, en consecuencia, las entidades financieras también afectaron sus medios económicos; entre las entidades monetarias que congelaron sus bienes económicos están el Bank of America, Visa, MasterCard, PayPal y Western Union, las cuales congelaron la mayor parte de los ingresos de Wikileaks.

La liberación de Julian Assange

El acuerdo que permitió la liberación de Assange es la consecuencia de un largo proceso en que participaron el primer ministro de Australia, Anthony Albanese, el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la Corte Suprema del Reino Unido.

Julian Assange aceptó ser culpable de conspiración por obtener y revelar documentos clasificados de la Defensa Nacional, frente al Tribunal de Justicia del Distrito de Saipán, en las Islas Marianas del Norte, y ante la jueza Ramona Villagómez Manglona, quien previamente le advirtió cuáles serían las consecuencias de la aceptación de culpabilidad.

Después de la aceptación de su culpabilidad, la jueza Ramona Villagómez Manglona comunicó la condición de culpable y le comunicó la condena a 62 meses de prisión. Ella le advirtió que el Departamento de Justicia de Estados Unidos tuvo en cuenta el tiempo de detención que redimió en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, del Reino Unido, por tanto, Assange quedaba en libertad.

El recibimiento apoteósico en Canberra

El miércoles 26 de julio, Julian Assange fue recibido en Canberra por una multitud que coreaba repetidamente “¡Bienvenido a casa!”. También estuvieron su familia y miembros del Gobierno de Australia. En el aeropuerto fue sorprendido por la llamada telefónica del primer ministro Anthony Albanese. Assange le contestó al primer ministro: “¡Me salvaste la vida!”. Albanese declaró a la prensa: “Celebro que la saga haya terminado”. Además, añadió “Es la culminación de un trabajo cuidadoso, paciente y decidido”. La esposa de Assange declaró:

“Este caso es un ataque contra el periodismo […] Julian no tendría que haber pasado ni un día en prisión, pero hoy es un día de celebración porque está en libertad”.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula