Crisis en ICBF lleva a paro indefinido a madres comunitarias

0
607

La organización de madres comunitarias que trabajan con el ICBF anunció que desde este lunes inicia un paro indefinido, con el que más de siete mil mujeres protestarán contra la crisis que aseguran se vive en esa institución.

sintracihobi

Debido a la crisis social y humanitaria que se ha desatado por la improvisación administrativa de los programas de primera infancia a cargo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, a partir del lunes 4 de abril entrarán en paro a nivel nacional 7000 trabajadoras organizadas en el Sindicato Nacional de Trabajadores al Cuidado de la Infancia y Adolescentes del Sistema Nacional de Bienestar Familiar – Sintracihobi.

Esta improvisación administrativa es auspiciada por la determinación del ICBF de acabar con los programas tradicionales de bienestar familiar, los cuales han sido atendidos por las madres trabajadoras por más de 30 años. Lo más grave es que debido a esta improvisación, miles de niños no han podido ser atendidos este año debido a que aún no existe la infraestructura para atenderlos. Esto ha traído como consecuencia la muerte de niños por desnutrición o por condiciones de desatención como se ha hecho saber al ICBF por parte del sindicato mediante varios oficios y derechos de petición que reposan en la sede nacional del ICBF y de los cuales no se tiene respuesta.

La situación tan precaria por parte de la improvisación administrativa del ICBF, obligó a que el día 18 de febrero de este año se citara a Cristina Plazas Michelsen a una audiencia pública como directora del ICBF para denunciar públicamente la lamentable situación de los niños atendidos a nivel nacional. En esta audiencia las madres representantes de los 32 departamentos realizaron graves denuncias con respecto a la condición de maltrato de los niños por parte de ciertos operadores privados con cobertura nacional. Denunciaron de todas las regiones la miserable minuta de alimentación que otorga el ICBF para la atención de los niños a nivel nacional. Desde La Guajira, la madre comunitaria Nelly de la Hoz señala que “me veo obligada a hacer una sopa para 12 niños con solo 6 onzas de frijoles”. Otra de Cundinamarca indicó “cuando se advierte que hay un niño en situación de desnutrición, ICBF envía un formulario, no hace nada más para sacar el niño de la situación”.

Aparte de la situación tan crítica de la atención a los niños, las madres comunitarias también son las víctimas de persecución laboral. Han venido siendo hostigadas sistemáticamente por los operadores y el ICBF con contratos lesivos de sus garantías laborales, con la finalidad de que estas deserten de los programas de primera infancia y se les desconozcan definitivamente los derechos prestacionales que se les adeudan por tantos años al servicio, derechos que hoy son origen de litigios laborales por parte de las madres trabajadoras que buscan dignificar su trabajo con una pensión digna.

Esta persecución laboral ha venido presentándose más gravemente desde que el año pasado se lanzara la iniciativa del Banco Nacional de Oferentes, la cual es una “invitación pública” a todos los interesados de participar en los programas de primera infancia que cuenten con musculo financiero y experiencia al cuidado de la infancia y adolescencia. La puesta en marcha de esto sistema fue nefasta para el personal de las programas de ICBF, los niños a su cargo y las asociaciones de padres de familia, debido a que ponían a competir a esta últimas contra operadores privados con músculo financiero elegidos muchas veces a dedo por funcionarios del ICBF con intereses monetarios o con situación de cercanía personal, dejando en evidencia la corrupción con la que en algunas regiones realizaron el proceso de contratación. Esto ha obligado a las madres comunitarias a migrar a operadores privados, a menudo sin ser recibidas por estos a pesar de que la directriz del ICBF es la de contratación obligatoria.

Nuestra lucha es para dignificar las condiciones de los niños atendidos por los programas de primera infancia y por supuesto, para dignificar nuestras condiciones laborales, por lo cual nos vamos al paro indefinido el lunes 4 de abril. Este paro se convoca por todos los municipios del país, se presentará el pliego de peticiones al ICBF a las 10 am en Bogotá.

Sindicato Nacional de Trabajadores al Cuidado de la Infancia y Adolescentes del Sistema Nacional de Bienestar Familiar (Sintracihobi)