Castilla: epicentro del paro agropecuario y popular en el Tolima

0
331
Foto: AEP

El corregimiento de Castilla es uno de los puntos de concentración de los campesinos del Sur del departamento. Por su ubicación, se ha constituido como un punto de referencia del paro nacional, ya que a la fecha alberga más de un millar de manifestantes. Desde el día 18 de agosto, los habitantes de Castilla comenzaron a presenciar la llegada de delegaciones campesinas de Chaparral y Rioblanco, así como de Planadas, Natagaima, Ortega, Dolores, Prado y Coyaima con el fin de sumarse al paro convocado por los agricultores y sectores populares agrupados en la Mesa Nacional de Interlocución y acuerdo (MIA Nacional).

Foto: AEP
Foto: AEP

Según los lideres de las diferentes regiones, la concentración que protagonizan, la cual va en aumento, tiende a generar un golpe de opinión que doblegue la soberbia del Gobierno y garantice una interlocución alrededor de los puntos del pliego de exigencias agropecuario y popular. Respecto a este ultimo aspecto, los integrantes de la MIA-Tolima, junto con los campesinos agrupados en diferentes organizaciones, sostienen que el gobierno debe escucharlos e instalar una mesa de diálogo permanente con los sectores del agro.

La idea no es conformar mesas transitorias o parciales. Nosotros le apostamos a una mesa de interlocución permanente con el Gobierno para resolver los problemas que nos aquejan, puntualizaron.

Policía provoca a los manifestantes

Aunque aún no se han presentado bloqueos a la vía, la Policía ha protagonizado diversas provocaciones a los manifestantes. De manera reiterada ha transitado por la vía que conduce hacia Coyaima, alrededor de la cual están ubicados centenares de campesinos, filmándolos. Incluso envió un supuesto vendedor de agua con el fin de rastrear información y perturbar la calma de quienes hoy protagonizan el paro nacional agropecuario y popular.

Esmad arremete contra campesinos

Tras protagonizar un golpe de opinión en el corregimiento de Castilla, los campesinos e indígenas participes en el paro nacional agropecuario y popular y los pobladores de la región fueron objeto de una brutal arremetida del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía. Hacia las cuatro de la tarde, cuando los campesinos e indígenas concentrados en Castilla retornaron a sus puntos de estadía, cerca de 40 efectivos de la Policía se desplazaron hacia los lugares donde estaban y los increparon, retaron y, finalmente, los confrontaron usando la violencia desmedida. En concreto, y sin razón alguna, la Fuerza Pública la emprendió contra los manifestantes.

Los pobladores del corregimiento, al respecto, se expresaron en contra de eso hechos. Aunque están al margen del paro, se pronunciaron en total desacuerdo con las acciones de los uniformados, porque arremetieron de manera indiscriminada contra todos sin distinguir entre manifestantes y no manifestantes.

Como saldo de esta actuaciones quedaron ventanas y puertas rotas, menores de edad impactados por los gases lacrimógenos y bombas aturdidoras, y un niño recién nacido a quien lo afectó un gas lanzado a la casa donde estaba. A pesar de esta situación, los campesinos e indígenas se mantienen en pie de lucha. La indignación despertada ha robustecido el paro, ya que más campesinos e indígenas se sumarán mañana.

Agencia Estudiantil de Prensa