domingo, julio 14, 2024

Cartas

Los papeles de Dionisio

A José Ramón Llanos: Acabo de leer tu generosa nota crítica acerca de mi libro de cuentos Los papeles de Dionisio. A tu cultura y pasmosa capacidad de síntesis aúnas la observación oportuna, el buen juicio y el razonamiento. Pero tu generosidad prima para juzgar la obra de este eterno primíparo de las letras. Recibe mi estremecida gratitud junto con mi amistad y afecto, sentimientos extensivos a Martha, tu compañera. Abrazos. PD: Veo en el periódico a Carlos como en sus mejores tiempos. O tal vez éstos son sus mejores tiempos. José Luis Díaz-Granados (vía Internet).

José Luis Díaz-Granados
José Luis Díaz-Granados

Los crímenes atroces

El secuestro es un crimen, cométalo quien lo cometa contra cualquier persona y aun más de niños inocentes. Pero lo que no dice la ultraderecha ni mucho menos los medios de comunicación a su servicio es que los mayores crímenes son los que cometen los gobernantes de turno con el aparato militar fascista y paramilitar matando, desapareciendo y desplazando campesinos a las ciudades, engrosando las filas del hambre y de la miseria, con el cuento de las “ayudas humanitarias” que no es otra cosa que someter a los desplazados a votar por los mismos que han causado el daño moral y material, y mantenerse en el poder con la plata que corresponde para el desarrollo del país.

En cambio las transnacionales tienen el apoyo del gobierno, con el servilismo de rodillas de la Fuerza Pública, despiden trabajadores, contribuyen a aumentar el hambre, la miseria y el desplazamiento. La concentración de poder de la ultraderecha ha permitido el aumento de los mendigos que buscan alimentos en los basureros de las ciudades del país. El pueblo está secuestrado por la delincuencia común, la seguridad para los poderosos y la inseguridad para los que producimos plusvalía al estado y empresarios en pago de impuestos, servicios públicos, regalías por recursos naturales no renovables, para invertirlo en guerra comprando bombas de 500 kilos, matando al que se atraviese. Bonifacio Medina (vía Internet).

PND es una falacia

Es muy deprimente y preocupante ver que mientras el primer acuerdo del proceso de paz entre Gobierno y FARC-EP (llamado: Política y Desarrollo Agrario Integral) estableció la mejora del uso de la tierra de acuerdo a su vocación, da incentivos para hacer más productiva la tierra, facilita el diálogo entre gobierno, sector privado y comunidades rurales, protege las áreas de especial interés ambiental, así como afirma la seguridad alimentaria y nutricional. Por otro lado, el Plan Nacional de Desarrollo promovido por la actual administración de Juan Manuel Santos está para su firma, previamente aprobado por el Congreso con ligereza notoria ya que atenta contra el medio ambiente.

Como dice en artículo serio y sentido Alberto Acevedo en VOZ (mayo 20/15), el ex ministro del Medio Ambiente, Manuel Rodríguez Becerra, en lo ambiental el PND es una falacia; y señala el articulista mencionado que el PND favorece licencias ambientales exprés, reconoce derechos adquiridos a las empresas petroleras que hayan obtenido licencias antes de 2010 en zonas de páramos, desconociendo jurisprudencias de la Corte Constitucional contra derechos adquiridos en esas zonas, favoreciendo así la minería por encima del agua, con miradas cortoplacistas y meramente capitalistas.

¡Lo que se escribe con la mano se borra con el codo! ¡Qué incoherencia! ¡Cómo preocupa de esa manera firmar la paz si no se suspende u objeta al menos parcialmente el PND! Juan Guillermo Durán Mantilla (vía Internet).

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

Rodrigo Carvajal en Elefantes blancos en Coyaima
Rodrigo Carvajal en No Más Olé
Rodrigo Carvajal en ¡A hundir el acelerador!
Rodrigo Carvajal en Semana contra el fascismo
Rodrigo Carvajal en Ucrania, ¿Otro Vietnam?
Rodrigo Carvajal en ¿Quién es Claudia Sheinbaum?
Rodrigo Carvajal en Odio y desinformación
Rodrigo Carvajal en La inflación y sus demonios
Rodrigo Carvajal en No cesa la brutalidad sionista
Rodrigo Carvajal en Putin gobernará hasta el 2030
Rodrigo Carvajal en De Bolsonaro a Lula