Campaña en el sur: El Pazto que queremos

0
531

Jairo López, candidato de la Unión Patriótica a la alcaldía de la capital nariñense.

Jairo Lopez - Pasto-2

Jairo López, es un ingeniero civil, especialista en patología de la construcción, ha sido profesor de la Universidad de Nariño, en las facultades de ingeniería civil y electrónica. Y ha venido acompañando los procesos alternativos, desde la época de Antonio Navarro. Desde hace más de diez años trabaja en la administración pública. En la alcaldía de Pasto, estuvo vinculado a varias secretarías, entre ellas la de Infraestructura en el sector rural, entre otros importantes cargos en la administración local.

El año pasado renunció a un cargo administrativo para lanzar su candidatura a la alcaldía. En este propósito, recogió más de 70 mil firmas, pero con la revisión de las mismas, muchas fueron invalidadas y no le alcanzó para asegurar su postulación, es así como presentó su propuesta de gobierno a la Unión Patriótica, sobre la base de una proclama incluyente, social y alternativa.

Jairo López dialogó con VOZ, y contó que en el ejercicio de lo público, se dio cuenta que hay muchos proyectos inconclusos, y eso fue lo que lo llevó a postularse como alcalde. Dentro de sus mayores anhelos está el garantizar “el tema del empleo, la seguridad, la salud y la educación y todo ligado al asunto de la paz, por eso nuestro lema es el Pazto que queremos, con z de la paz”.

Según López, las problemáticas que hay en Pasto están ligadas al crecimiento demográfico de la ciudad: “Tenemos 500 mil habitantes en todo el municipio y en el casco urbano algo más de 400 mil personas asentadas. También tenemos una problemática de desplazamiento forzado a causa del conflicto, estamos hablando de 92 mil personas”.

Menciona que existe un nivel de desempleo considerable: “El 70 por ciento del empleo es informal; existe una problemática ligada a esta realidad y es el trabajo de préstamos gota a gota, como coloquialmente se define. Detrás de este empleo informal, están las mafias de la minería, del narcotráfico, las Bacrin, que son las que hacen su agosto”. Alrededor de esta realidad está la inseguridad, la cual, dice, se ha estado atacando con mecanismos de control policial y cámaras, pero que son insuficientes. Por eso menciona la necesidad de fortalecer la inversión para el bienestar de la niñez y la juventud, en la idea de prevenir el pandillismo y la vulneración de estos sectores.

Contra la corrupción

Cuando habla de la salud, comenta que a pesar de que se ha venido universalizando la tenencia del carnet de salud, esta no es una garantía para el usuario. “Porque no hay quien atienda, quien defienda los usuarios”. Por eso propone la creación del “defensor del usuario, como una oficina que atienda las quejas y le haga seguimiento a las necesidades de tantos usuarios del régimen de salud”.

Con la idea de mejorar la calidad de la educación, asegura, se deberán redoblar esfuerzos para garantizar una mejoría en la educación de calidad. Y para el sistema de movilidad, plantea: “No se ha gastado el recurso destinado para movilidad, y tendremos que terminar este proyecto para garantizar mejores vías y andenes. Creemos en la construcción de las ciclo rutas, para garantizar mejores condiciones de movilidad. Y promoveremos subsidios para para la movilidad de estudiantes universitarios y de colegios, ya que muchos tienen que recorrer largos tramos, incluyendo los niños del campo”.

Otra de las importantes iniciativas es frenar la privatización de Empopasto, la encargada de obras sanitarias. Según comenta López, la actual alcaldía, en conexión con el Ministerio de Vivienda Ciudad y Territorio, la quiere entregar en concesión por 20 años.

Finalmente menciona que quiere fortalecer el gobierno participativo en la ciudad: “No para que sean gobernados bien, sino para que sean gobierno esta vez. Nuestro interés es darle una participación directa a las JAL, juntas de acción comunal, y de cara a un gobierno con equidad y dignidad y sobre todo anticorrupción”.