La capital colombiana es la sexta ciudad de América Latina con más partículas contaminantes presentes en el aire

Los automóviles que usan gasolina o ACPM son los que más contaminan. Foto VOZ.
Los automóviles que usan gasolina o ACPM son los que más contaminan. Foto VOZ.

Redacción Bogotá

En reciente estudio realizado por la Universidad Nacional de Colombia dio a conocer que si se cumpliera con la norma de mantener las emisiones de PM10 en 50 µg/m3, en una década se reducirían unas 13 mil muertes en mayores de 30 años. Así lo informó la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional.

Las PM10 son partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen, dispersas en la atmósfera, y cuyo diámetro varía entre 2,5 y 10 µm (1 micrómetro corresponde la milésima parte de 1 milímetro). Están formadas principalmente por compuestos inorgánicos como silicatos y aluminatos, metales pesados entre otros, y material orgánico asociado a partículas de carbono (hollín). Se caracterizan por poseer un pH básico debido a la combustión no controlada de materiales.

Al ser Bogotá la sexta ciudad de América Latina con más partículas presentes en el aire (PM10) uno de los principales retos del Plan Decenal de Descontaminación del Aire de la capital, para el período 2010-2020, es reducir la emisión de partículas hacia los estándares aceptados por la norma colombiana, que es de 50 microgramos por metro cúbico anual (µg/m3).

El estudio sostiene que al cumplir las normas de mantener en la medida ya mencionada las PM10, se reducirían 12 mil hospitalizaciones por causas respiratorias en menores de cinco años, 900 muertes en menores de un año, 3.800 atenciones en salas de urgencias, 34 mil pacientes con Enfermedad Respiratoria Aguda (ERA) y 2.500 visitas a las unidades de cuidados intensivos.

La actual metodología podría estar minimizando el impacto real del fenómeno, debido a que se toma a Bogotá como un todo y no se discrimina por zonas para establecer cuáles son las más vulnerables.

Para resolver este problema, Édison Yesid Ortiz, ingeniero químico de la Universidad Nacional de Colombia, modificó las mediciones que se aplican en Bogotá, retomando el trabajo previo realizado por el ingeniero Juan José Castillo de la Universidad de los Andes, que sirvió como base para establecer el Plan Decenal.

La metodología aplicada por Ortiz, que se enfocó en estudios zonales, demostró que podrían evitarse 21 mil muertes de adultos, lo que en términos económicos sería beneficioso, es decir, se ahorrarían aproximadamente de 180 mil millones de pesos en los costos de enfermedad y más de 21,5 billones de pesos en mortalidad. Esto son cinco billones de pesos más que lo estimado por el Plan Decenal (alrededor de 16 billones).

El estudio además sostiene que la localidad de Kennedy sería la más beneficiada si el Plan Decenal de Descontaminación de Bogotá 2010-2020 se aplicara de forma localizada y no homogénea como hasta ahora.

Según la investigación, el objetivo era determinar cómo se favorecerían cada uno de los sectores del Distrito Capital si se disminuye la contaminación atmosférica. Para ello, analizó tanto las Unidades de Planeamiento Zonal (UPZ) –subdivisión urbana que reúne varios barrios en Bogotá– como las localidades.

Para Ortiz, en la mayor parte de la ciudad los niveles están por encima de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estableció que la contaminación del aire es un agente carcinogénico para los humanos. Por ejemplo, en el 2010 se registraron 223 mil muertes por cáncer de pulmón en el mundo a causa de la contaminación ambiental.

Para establecer los beneficios de la descontaminación por cada UPZ y cada localidad, el investigador analizó, desde 2010 y cada hora, once estaciones de la red de monitoreo de calidad de aire de Bogotá. Así calculó la concentración de partículas de PM10 a nivel del suelo (niveles de inmisión) y trazó una línea temporal para la comparación.