9 de abril a la calle por paz, democracia y defensa de lo público

0
1110

Gabriel Becerra Y.

Con una representativa participación de delegados de organizaciones sociales y políticas que comparten la construcción de un amplio movimiento por la paz, y de voceros de la Administración Distrital en cabeza del secretario privado de la Alcaldía Mayor, Jorge Rojas, Ana Teresa Bernal y Camilo González, se constituyó el lunes 18 de febrero el comité ciudadano preparatorio a la gran movilización del 9 de abril.

Paloma

La paz: un fin unitario

En medio de la diversidad de opiniones los asistentes coinciden en la importancia estratégica de la mesa de diálogo en curso entre las FARC-EP y el Gobierno Nacional, como parte del proceso de construcción de la paz con justicia social, en el cual es muy importante también se puedan abrir espacios de dialogo con las guerrillas del ELN y el EPL.

Junto a la consigna de lucha por la paz, como un deber y un derecho de todos los ciudadanos, se levantan las consignas de la democracia y la defensa de lo público.

En el entendido que no habrá paz con justicia social si no hay garantías de participación popular en las decisiones estratégicas de la nación, si no hay respeto a los derechos de la oposición política y social; tampoco habrá paz si no prima el interés público como manifestación del interés general en contra de las lógicas privatizadoras que durante los últimos años de neoliberalismo han venido entregando el patrimonio nacional a intereses particulares, que reducen la paz a la simple ausencia de confrontación armada o a menos fusiles en el campo.

Coinciden con el 9 de abril de 2013 otras dos importantes conmemoraciones: los 65 años del magnicidio del dirigente popular Jorge Eliécer Gaitán, y el día oficial de las víctimas conforme a la ley 448 de 2011. Por lo tanto, será también una fecha para reivindicar la memoria de los luchadores populares asesinados por el régimen bipartidista y de quienes reclaman los derechos a la verdad, la justicia y la reparación.

Así como hace varias décadas ante la violencia conservadora el pueblo indignado salió masivamente a la calle en la histórica Marcha del Silencio (7 de febrero de 1948), y el tribuno popular Jorge Eliécer Gaitán leyó la oración por la paz, haciendo vibrar los corazones y la conciencia de la ciudadanía, hoy es una obligación ética y política salir a la calle a oponerse a quienes pretenden condenar a la guerra y al militarismo el presente y el futuro de Colombia.

La invitación es para que desde todos los rincones del país, pero especialmente desde las 20 localidades de Bogotá y todos los sectores sociales, empezando por los trabajadores del campo y la ciudad, se organicen las delegaciones, y se construyan comités amplios, plurales y unitarios que garanticen una masiva y multicolor marcha que más allá de los micrófonos y las cámaras de los poderosos, haga sentir la voz de quienes no están dispuestos a renunciar al derecho legítimo de una nueva Colombia en paz, justicia y democracia.

El comité ciudadano se reunirá todos los lunes a las cinco de la tarde en las instalaciones de la Alcaldía Mayor de Bogotá. Bienvenidos todos los amigos de la paz con justicia social.