Universidad Industrial de Santander: Elecciones viciadas

0
105
Sede de la Universidad Industrial de Santander, UIS.

Redacción juvenil

El panorama en la Universidad Industrial de Santander, en lo relacionado con la participación democrática de los estamentos que componen la comunidad universitaria, ha sido el más gris de los últimos tiempos, al imponerse las decisiones unilaterales de los órganos colegiados de decisión, mayoritariamente compuestos por agentes externos a la institución o por quienes representan sus intereses a pesar de pertenecer a la comunidad universitaria.

Sede de la Universidad Industrial de Santander, UIS.
Sede de la Universidad Industrial de Santander, UIS.

Al abrirse la convocatoria para las representaciones estudiantiles, varios sectores decidieron apostarle a alcanzar dicho escenario para, desde allí, propender por la creación de mecanismos de participación democrática que le permitan a la comunidad universitaria participar activamente en la toma de decisiones alrededor del funcionamiento y rumbo de la universidad, proyecto que denominan la constituyente universitaria en defensa de lo público, teniendo en cuenta que se abre en el presente año el debate sobre la reforma del estatuto general de la institución, concatenado, por un lado, con el proyecto de ley alternativa que desean impulsar los estudiantes y, por el otro, con la política pública que presenta el gobierno para contrarrestar los intereses del movimiento estudiantil y sus aliados.

En la contienda electoral por las representaciones estudiantiles, es evidente la injerencia de la administración de la universidad, al permitir prácticas como la compra de votos, ofreciendo diez mil pesos como tarifa, regalando balones u ofreciendo favores, entre otras prácticas que por falta de voluntad del comité electoral y de los órganos de control de la entidad no fueron sancionadas y le dieron triste y lamentablemente paso a la politiquería en la universidad más importante del nororiente colombiano.

La omisión de la administración esclarece su posición, favoreciendo a los candidatos que se vieron manchados con dichas prácticas, identificándose con sus propuestas que evidentemente no atacaban de fondo la forma de financiación de la institución, cuyo efecto es la tendencia a la privatización, y mucho menos las formas de gobierno en la universidad, que ha permitido el menoscabo del bienestar de los estudiantes, profesores e incluso trabajadores oficiales.

Los resultados de las elecciones, en las que participaron más de seis mil estudiantes, lastimosamente permitieron que candidatas, promotoras de las prácticas ya mencionadas, alcanzaran las representaciones estudiantiles ante el consejo académico y ante el bienestar universitario, aunque es de rescatar que a las demás representaciones accedieron una representante de la plancha pro constituyente universitaria y otros que han demostrado compromiso con los intereses de los estudiantes de la Universidad Industrial de Santander, de quienes se espera mantengan su compromiso de impulsar las iniciativas de la MANE y del movimiento estudiantil en la UIS, como lo manifestaron durante la campaña.

Con el escaño alcanzado con la segunda mayor votación, más de 1.800 estudiantes, continúan impulsado la constituyente universitaria en defensa de lo público y en la construcción de una universidad critica, creadora y transformadora.